eldiario.es

Menú

Canarias Ahora Deportes Canarias Ahora Deportes

El Granca pasa con nota el primero de sus tres exámenes

El conjunto claretiano vence al Baskonia por 74 a 61 en un encuentro donde los locales arrollaron al inicio a los visitantes y supieron mantener el control y la concentración hasta el final

El próximo viernes los isleños juegan su segunda final en casa frente al Joventud para mantener el octavo puesto y jugar la Copa del Rey

- PUBLICIDAD -
El base estadounidense del Herbalife Gran Canaria Bo McCalebb (d) entra a canasta ante su compatriota Shane Larkin, base del Baskonia, durante el partido de la jornada 14 de la Liga ACB en el Gran Canaria Arena, en Las Palmas de Gran Canaria. EFE/Elvira Urquijo A.

El base estadounidense del Herbalife Gran Canaria Bo McCalebb (d) entra a canasta ante su compatriota Shane Larkin, base del Baskonia, durante el partido de la jornada 14 de la Liga ACB en el Gran Canaria Arena, en Las Palmas de Gran Canaria. EFE/Elvira Urquijo A.

El Herbalife Gran Canaria ha superado la primera de sus tres finales si quiere tener el derecho de disputar la Copa del Rey. Los claretianos vencieron por 74-61 al Baskonia en un partido muy serio de los locales ante unos vitorianos que fueron de menos a más.

Bo McCalebb (13 de valoración con 17 puntos) en el primer tiempo y Pablo Aguilar (13 de valoración, 10 puntos), en el segundo, fueron los más destacados en un equipo donde brillaron casi todos.

Durante el primer cuarto el Granca arrolló como una apisonadora a un Baskonia que parecía ni estar en el Gran Canaria Arena. Bo McCalebb sería el encargado de tirar del carro al inicio, con cinco puntos en dos minutos.

Los visitantes sólo pudieron responder desde la línea de tiros libres con un punto, momento en el que los isleños desajustaron a sus rivales: defensa infranqueable, robos y transición rápida en ataque y un mate de Pasecniks al que el público respondía gritando "a por ellos", mientras Sito Alonso pedía el primer tiempo muerto al 11-1 en el minuto 5.

Pero de poco le sirvió. La ventaja no hacía más que aumentar hasta un parcial de 13-0. El Baskonia no encontraba la manera de penetrar al aro y sólo los tiros libres les permitían reducir mínimamente la ventaja.

Los visitantes acumulaban pérdidas, no sabían de dónde venían las manos amarillas que las metían de todos los colores para dejar el primer cuarto 22 a 6.

En el segundo cuarto la dinámica apenas cambiaba: El Baskonia parecía aterrizar ya en Gran Canaria y, aunque con muchas dificultades, trataba de mantener la dignidad levantándose de los golpes recibidos.

Los claretianos bajaban la intensidad frenética de los primeros diez minutos pero no disminuían la concentración y continuaban mandando en el marcador y en el partido. 

Al filo del descanso el árbitro pitaba una falta de Bo McCalebb a Larkin cuando iba a lanzar de tres ante la estupefacción del base de Nueva Orleans y del público del Gran Canaria, que tras ver anotar los tres puntos al del Baskonia despedía el primer tiempo con gritos de "fuera" al colegiado y un parcial de 18 a 18 que dejaba la misma ventaja en el marcador: +16 a favor del Granca.

Tras la reanudación se vio otro partido. El Baskonia aterrizaba definitivamente en el Gran Canaria Arena y Shengelia se ponía el mono de trabajo para ir acortando distancias. Junto a Larkin y Voigtman endosaban un parcial de 13 a 3 que obligaba a Casimiro a pedir tiempo muerto en el minuto 24 (43-37) tras un triple de Beaubois, que confirmaba la reacción vitoriana. 

Los locales mantuvieron la cabeza fría para no perder la ventaja del inicio del encuentro y dejaron el parcial 10 a 18. Al final del tercer cuarto, el Baskonia en ataque recogía tres rebotes pero la defensa claretiana, como si achicaran agua del barco entre todos, conseguía repeler el asalto y dejaba el marcador 50 a 42 para afrontar la recta final.

El Baskonia embestía, con Larkin reduciendo a seis la ventaja, pero el castillo amarillo se mantenía en pie. Los claretianos sacaron sus garras y entraron las canastas importantes en los momentos claves. Pablo Aguilar, vital en el segundo tiempo, anotaba desde el exterior a seis del final y ponía un +9 para coger aire.

Pero en seguida los vitorianos se rehacían y volvían a apretar. Entonces apareció de nuevo el acierto exterior, de la mano del francotirador Kuric, que ponía el 66-57 a tres del final, del que los visitantes ya no se recuperarían.

La guinda a un gran partido de los amarillos la puso Royce O´Neale con un extraordinario mate desde el exterior a la pintura, haciendo estallar en júbilo a la marea amarilla tras la tensión acumulada.

Victoria claretiana por 74 a 61 y el próximo viernes toca recibir al Joventud en casa para continuar el camino que lleva a la Copa del Rey.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha