eldiario.es

Menú

Inversión pública, unión fiscal y eurobonos, la receta de ICV-EUiA contra la crisis europea

El candidato de la formación ecosocialista, Ernest Urtasun, presenta su programa económico para Europa de la mano de los economistas Stuart Holland y James K. Galbraith

Recogen las propuestas del 'Plan Marshall europeo' de la Confederación Europea de Sindicatos y la Conferencia internacional para la reducción de la deuda de Syriza

Aseguran que el plan es "ambicioso pero realista" y que puede ser aplicado de manera inmediata puesto que cabe en los tratados comunitarios

- PUBLICIDAD -
Acte d'Ernest Urtasun amb els reputats economistes Galbraith i Holland.

Acto de Ernest Urtasun con los reputados economistas Galbraith y Holland.

ICV-EUiA presentó este martes sus líneas maestras contra la crisis europea en un programa que, asegura, es "ambicioso, riguroso, avalado por expertos y fáctible en el corto plazo". Un importante plan de inversión pública para reactivar la economía y rescatar a las personas, auditar, renegociar y restructurar la deuda, control democrático del BCE y las instituciones europeas, una hacienda común o unión fiscal. Estas, entre otras, son las propuestas recogidas en el plan 'Modesta proposición para resolver la crisis de la eurozona', realizado por los economistas Stuart Holland, James K. Galbraith y Yanis Varoufakis, que la formación ecosocialista quiere implantar de forma imediata con el objetivo de acabar con la austeridad y dar una salida justa a la crisis.

El encargado de desplegar la propuesta fue candidato a eurodiputado Ernest Urtasun, quien estuvo apadrinado por los dos de los reputados autores del plan, Stuart Holland, de la Universidad de Coimbra y James K. Galbraith, de la Universidad de Texas. En el acto participaron además el eurodiputado saliente Raül Romeva y Delfina Rossi, candidata jóven a las europeas. "Hay que estirpar el tumor del neoliberalismo en Europa", marcó tajante Urtasun como principal objetivo de una izquierda que "debe aportar el sentido común que los gobernantes no han tenido en los últimos años".

El plan que ICV-EUiA ha trazado junto a los tres economistas, referentes para la izquierda internacional, aborda cinco apartados. En el primero, encaminado a recuperar el control democrático de la economía, se propone una reforma del Banco Central Europeo en la que el Parlamento Europeo marque los objetivos de la política monetaria de la Eurozona y elija al gobernador y equipo de dirección de la entidad. Proponen además que el FMI salga de todas las instituciones de la UE y que se blinden los sistemas nacionales de bienestar. Sobre el BCE Urtasun ha subrayado que, pese a tener capacidad para frenar ataques especulativos, ha permitido que los países deban acudir a los mercados internacionales para financiarse, con el sobrecoste que eso supone.

En el segundo apartado el plan apuesta decididamente por el informe "Nuevo Camino para Europa", un manifiesto de la Confederación Europea de Sindicatos que propone invertir el 2% del PIB durante 10 años para crear 11 millones de puestos de trabajo. James K. Gallbraith, profesor de la Universidad de Texas, ha indicado que hay "un vínculo entre la inestabilidad política y la desigualdad", y ha pedido programas concretos para ayudar a los países más afectados por la crisis.

El plan continúa metiéndole mano a la deuda, "el gran elefante en la habitación del que nadie habla", según aseguró Urtasun durante el acto. El documento se suma a Syriza para pedir una Conferencia europea e internacional en la que se acuerde una reducción ordenada de la deuda pública, además de una restructuración de los intereses y una auditoría. En este sentido, ICV-EUiA pide una mutualización de la deuda de los países de la Eurozona y el impulso de los eurobonos para protejer la deuda soberana de los ataques especulativos. Holland, de la Universidad de Coimbra y que fuera diputado británico durante 10 años, ha señalado la deuda como el origen de la crisis porque existe "una visión filosófica que culpabiliza a quien se endeuda".

Los últimos puntos corresponden a la unión fiscal y un plan de rescate social. Según recogen en la propuesta, deben armonizarse los diferentes sistemas tributarios de los países europeos. Afirman que la soberanía nacional "ha estado profundamente atacada" porque, debido a que vivimos en un mundo globalizado con libertad de movimiento de capitales, los países son "engañados por las multinacionales que juegan con las lagunas y las diferencias entre legislaciones para evitar pagar impuestos". Por esta misma razón piden que la UE se dote de una hacienda común.

Por último, la formación ecosocialista apuesta por una renta mínima garantizada a escala europea, asegurar el acceso de todas las personas a los suministros básicos con un "mínimo vital garantizado" y establecer tanto un saliario mínimo europeo como un tope salarial, proporcional a los sueldos más bajos. "Para ICV-EUiA no hay salida de la crisis mientras siga habiendo paro, pobreza, precariedad y desigualdad", afirman en el documento coincidiendo con Gallbraith, que ha criticado duramente a los gobiernos que hacen falsos discursos de recuperación "sobre todo en época electoral".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha