eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Boris Izaguirre: el amor es una contienda peligrosa

- PUBLICIDAD -
Boris Izaguirre: el amor es una contienda peligrosa

Boris Izaguirre: el amor es una contienda peligrosa

Boris Izaguirre quedó "prendado" de la historia de la espía inglesa Rosalinda Fox en "El tiempo entre costuras", en la que se inspira para "Un jardín al norte", una historia de intrigas y guerras que le lleva a afirmar que "el amor es otra contienda igual de peligrosa".

Izaguirre se ha basado en la historia real de Fox, una aventurera inglesa a la que encomendaron la misión de vigilar a Franco y cuya "fascinante" vida retorna bajo su particular prisma.

En "Un jardín al norte" (Planeta) indaga de nuevo en esa biografía "misteriosa" que convirtió a Rosalinda Fox "en una heroína de su tiempo", condenada a elegir entre su amor hacia el ministro franquista Juan Luis Beigbeder y su deber con Reino Unido, país que le encargó una misión secreta por la que debía averiguar si Franco se aliaría con los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

"Es sin duda mi mejor libro", explica a Efe desde Caracas el autor, un buen retratista del universo femenino que vuelve a acercar al lector la vida intrigante de una mujer que fue testigo de los principales acontecimientos del siglo XX.

Entre dos guerras -la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial-, Rosalinda Fox descubre que "el amor es otra contienda igual de peligrosa", a lo que se suma una larga enfermedad y otro gran obstáculo, las convenciones sociales que abanderaba la España de 1939 y que la señalaban "como una adúltera", dice Izaguirre.

El periodista, autor también de la columna "La paradoja y el estilo" (El País) y colaborador habitual del programa radiofónico "Herrera en la onda", ha disfrutado con esta inmersión en la vida de Rosalinda Fox, aunque no es a la única que le hubiera gustado observar a través de una mirilla; Marilyn Monroe, la duquesa de Alba o la reina Isabel II son dueñas de biografías "muy interesantes".

Ha viajado hace unos días a su Caracas natal para acudir al funeral de su madre, que acaba de fallecer, pero se siente "sereno" y confiesa que no teme a la muerte. Tampoco a tener que resurgir de sus propias cenizas, o a empezar de cero en cualquier país. "Aunque tampoco soy tan aventurero como Rosalinda Fox", bromea el novelista, finalista del Premio Planeta en 2007 por su libro "Villa diamante".

Su poder para convocar a la audiencia televisiva, afianzado desde su participación en "Crónicas Marcianas" (1997-2005), le ha posibilitado trabajar muchas veces en este medio, "ahora demasiado sedentario" en España, considera, aunque para él no hay nada tan placentero "como escribir un buen capítulo" de un libro.

"El vuelo de las avestruces" o "Azul petróleo" son dos de las novelas que le han granjeado un buen nombre en el mundo editorial, pero Boris Izaguirre no es solo un agudo narrador, también un fino y observador que ha conquistado con su desparpajo y estilo, adscrito siempre a una divertida elegancia, a públicos muy variados.

"Con 49 años, tengo una historia que contar a través de mi ropa", dice el polifacético escritor, quien tan pronto se encuentra escribiendo un artículo para "Vogue" como analizando la actualidad más apremiante en alguna de sus columnas, "no hay contradicción en hacer cosas diferentes", justifica el venezolano y español.

A veces, se entrega a la frivolidad de un ambiente; otras, se manifiesta en contra de la guerra o habla de política, de ballet, de cine o de literatura. Trata de hacerlo con conocimiento de causa, y "siempre", "o casi siempre", procura ser él mismo, que ya es mucho.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha