eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Los gouaches inéditos de Bores sobre "El cuervo" de Poe en el Thyssen

- PUBLICIDAD -
Los gouaches inéditos de Bores sobre "El cuervo" de Poe en el Thyssen

Los gouaches inéditos de Bores sobre "El cuervo" de Poe en el Thyssen

El poema "El cuervo", de Edgar Allan Poe, sirvió de inspiración al pintor madrileño Francisco Bores para crear una docena de gouaches, inéditos hasta fechas recientes, que desde hoy expone por primera vez el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid para reconocer la trayectoria del artista.

"Es el encuentro de un pintor sensual y colorista con una pieza literaria oscura y romántica", ha declarado hoy el director artístico del museo, Guillermo Solana, en la presentación de esta exposición, en la que también han estado presentes Carmen Bores y Hélène Dechanet, hija y nieta del pintor, respectivamente.

"Francisco Bores. Gouaches para 'El cuervo' de Poe", que surgió por iniciativa de Solana para "reconocer al artista" y presentar sus obras al público, recoge los doce gouaches sobre papel que Bores creó a mediados de la década de los sesenta inspirado en el poema que el escritor estadounidense compuso en 1845.

La muestra incluye además el óleo sobre lienzo "Paisajes de verano", realizado por el pintor en la misma época.

La obra poética de Poe, como ha recordado el comisario de la muestra, Juan Ángel López, había sido interpretada anteriormente por ilustradores como Édouard Manet o Gustave Doré, pero las imágenes del cuervo (solo o en compañía de Eleonore) que realiza Bores "se apartan" de las representaciones narrativas tradicionales en blanco y negro para utilizar un lenguaje "más sensual".

El madrileño utilizó un simbolismo que "recuerda" al de Odilon Redon, más próximo a la lectura de "El cuervo" que hicieron autores franceses como Charles Baudelaire, Stéphane Mallarmé o Paul Valéry, ha incidido López.

El comisario de la muestra ha recalcado asimismo el "equilibrio" que presentan sus gouaches, entre la abstracción y la figuración, mediante el uso de planos de color que "sugieren" profundidades espaciales.

En la serie de obras que pintó para interpretar los versos de Poe, Bores realizó "una síntesis análoga a la realidad visual" con distintos trazos que le permitieron conseguir una luminosidad tenue debido a la transparencia del papel y la cualidad mate del gouache.

Con esta técnica, ha añadido el comisario, el artista mostró que tenía "un mayor margen de experimentación" y se mantuvo fiel a su convicción de que "la verdad debe expresarse a media voz".

La primacía del "lenguaje plástico" en la trayectoria del artista español, así como su "particular lectura" del poema y "el magisterio" con el que empleó la técnica del gouache son los tres puntos más destacado del trabajo del pintor, ha destacado López.

Bores (Madrid, 1898-París, 1972), formado en la academia del valenciano Cecilio Pla y reconocido por sus ilustraciones en revistas como Horizonte, Tobogán, Plural, Alfar, España y Revista de Occidente (dirigida por Ortega y Gasset), residió la mayor parte de su vida en París, donde experimentó con el cubismo y estuvo influenciado por el método de trabajo deductivo de Juan Gris.

Más adelante, el madrileño investigó la espontaneidad del surrealismo, que le llevaría a definir el arte como "el disfrute de los sentidos".

Las "armonías cromáticas" de sus gouaches, que se entienden como "un fruto a degustar", ha recalcado el comisario, responden a esta filosofía del artista, al que López ha reivindicado por trabajar "de memoria" y "solo ayudado por su imaginación".

"Francisco Bores. Gouaches para 'El cuervo' de Poe" estará abierta en el Museo Thyssen-Bornemisza hasta febrero de 2017.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha