eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Los responsables de los grandes museos creen que ha sido un "error" la subida del IVA

- PUBLICIDAD -
Los responsables de los grandes museos creen que ha sido un "error" la subida del IVA

Los responsables de los grandes museos creen que ha sido un "error" la subida del IVA

La subida del IVA cultural del 8 al 21 por ciento ha sido un "error" no proporcional con los beneficios obtenidos por Hacienda, en opinión de los responsables de los tres principales museos españoles, para quienes el arte no es de derechas ni de izquierdas.

Miguel Zugaza, director del Prado; Manuel Borja-Villel, del Reina Sofía, y Guillermo Solana, director artístico del Thyssen, hicieron esta valoración durante la presentación de la revista Capital ARTE, cuya portada protagonizan.

Los tres directores se prestaron a posar para el artista Bernardí Roig, que ha fotografiado a 99 hombres y una mujer vestidos con una túnica en la que aparece la palabra "POETS", título de su próxima exposición.

La sorpresa ha sido grande cuando se han visto en la portada. Mientras que a Solana le ha parecido "fantástico", Borja-Villel ha bromeado con que en cualquier sitio que él esté le parece dudoso, y Zugaza ha considerado que es un trabajo muy interesante en la línea del apostolado de José de Ribera.

Durante la charla, moderada por el director de la revista, Rafael Sierra, Solana ha considerado que "no es de recibo" el 21 % de IVA, que está teniendo "muchos otros efectos colaterales. La insensibilidad de Hacienda ha sido notoria y no proporcional a los beneficios que se podría extraer. La crueldad ha sido desproporcionada".

A este problema se añade en el Reina Sofía "que repercute en la compra de obras", mientras que para el responsable del Prado "es un error plantear un incremento del IVA en un sector como la cultura en que el retorno previsible es muy dudoso".

El nuevo mapa político tras las elecciones afecta de diferente forma a los tres museos. Mientras que al Thyssen no lo hace directamente, sí como "vecinos y habitantes" de Madrid.

Y lo hará en las decisiones que se tomen sobre el Paseo del Arte. "Estoy en muy abierto disenso con la política que el anterior Ayuntamiento ha desarrollado. Ha entrado en competición abierta con museos públicos, lo que no es el papel del Ayuntamiento y espero que el nuevo equipo rectifique".

La conclusión de Borja-Villel es que "si algo indican los resultados de las elecciones es que hay que hablar y dialogar y eso es algo que en principio el mundo del arte lo hace o lo debería de hacer".

Lo que sí espera es que no se repitan "cosas como las que han pasado en el MACBA", en referencia a la polémica surgida por la exposición "La bestia y el soberano" que provocó la dimisión de su director, Bartomeu Marí.

Con la Alcaldía y la Presidencia de la Comunidad de Madrid como miembros del Patronato del Prado, el cambio sí afectará a este museo. "En estas elecciones se ha visto una fragmentación mayor en el espectro político que no creo sea en un principio mala".

La Ley de Mecenazgo ha sido otro tema tratado por los directores que han reconocido es una tarea largamente pendiente, que cuando ha llegado un equipo que quería sacarla, ha sido el peor momento.

No obstante, Zugaza ha recordado que la cultura española vive del presupuesto público "y crear una pantalla que diga que se entrega esta responsabilidad al ámbito privado ni es bueno ni se va a producir".

En España, la cultura es un servicio público "y hay que defender esa vocación pública". Zugaza cree que se puede ayudar al esfuerzo que hace la Administración "pero no sustituir una cosas por otra. Las administraciones están desertando de nuestras instituciones y eso no es bueno".

La presión para mantener "muy altos niveles de autofinanciación" es muy alta en el Thyssen y en estos últimos años de crisis, ha apuntado Guillermo Solana, "se nos está haciendo cada vez más difícil".

Tenemos, ha añadido Solana, un fuerte mandato público que es tener permanentemente expuesta la colección, "lo que supone un gasto de 5 millones de euros al año, presupuesto que no cubren los visitantes. Con un mandato público así, el Estado tiene que respaldar con una financiación estable".

Crítico con la situación, el director del Thyssen ha propuesto medidas revolucionarias: "Si al Thyssen no se le obligara a exponer su colección permanente y se pudiera enviar esta colección a itinerar o se cerraran salas, ahorrando en seguridad y climatización, y nos dedicáramos a hacer exposiciones temporales, el museo podría ser hasta lucrativo".

Para Borja-Villel lo peligroso es cuando lo público y lo privado te piden lo mismo "que es la cuenta de resultados".

También el Thyssen se ha llevado la peor parte en la crisis, con un efecto "muy perverso". Hacienda "nos ha presionado para subir las tarifas anuales", y al cabo de cinco años "el público no viene; lo que les ofreces ha dejado de corresponder a la realidad. Subir los precios no parece que sea la mejor política".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha