eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

La Junta resuelve sus becas complementarias tres días más tarde de terminar los universitarios las clases

La oposición critica que Monago ha presupuestado 1,2 millones, pero las duras restricciones han hecho que solo se gasten 930.000 euros

Estudiantes advierten que las becas llegan tarde, y que hay alumnos con problemas económicos que se han visto obligados a abandonar la carrera

- PUBLICIDAD -
Monago, presidiendo el Consejo de Gobierno de la Junta / GobEx

Monago, presidiendo el Consejo de Gobierno de la Junta / GobEx

Las clases terminaron en la Universidad de Extremadura el pasado viernes, según recoge el calendario del curso académico de la institución. Tres días más tarde la Junta ha resuelto las becas complementarias para los alumnos (y a seis para las elecciones).

La cuantía de la beca correspondiente a cada persona beneficiaria es de 1.500 euros, y su objetivo es complementar a las que otorga el Estado. Para muchos alumnos, con dificultades en el seno de la economía familiar, no ha sido un halo de aire fresco, sino una ‘broma de mal gusto’.

Amanda Toro, alumna de Letras y miembro de la Asamblea Educativa de Cáceres, ha transmitido a este diario su malestar. Piensa que es una medida que “sólo les sirve para lavarse la cara antes de las elecciones”, mientras que la gente con verdaderos problemas económicos “ha tenido que dejar la carrera a principio de curso, tendrá que devolver la beca habiendo".

Lo mismo opinan los grupos de la oposición, que no entienden cómo se puede resolver una convocatoria de becas, destinadas a sufragar los gastos de un estudiante, tres días más tarde de que acaben las clases. Coinciden con los estudiantes en que la demora en la concesión de las becas puede haber llevado a muchos a regresar abandonar la universidad. También en que la cuantía que se entrega es “irrisoria”.

Inicialmente las condiciones establecidas en el curso 2014-15 para las becas complementarias de la Junta se habían endurecido, tanto en la nota media como en el umbral económico y patrimonial del solicitante, hasta confluir con los criterios del Ministerio de Educación.

Tras el debate creado en torno a las becas, que dejaban a miles de alumnos extremeños fuera, la nueva convocatoria de Gobierno de Monago ha ‘flexibilizado’ las condiciones en cuanto a la nota (antes, quien tenía un 5,49 se quedaba fuera), pero no así las el umbral de renta familiar, que sigue teniendo los mismos requisitos que las becas del Ministerio de Educación.

Luciano Fernández, diputado del PSOE, critica en primer lugar que, aunque la Junta ha presupuestado 1,2 millones, solo se han gastado 930.000 euros en esta convocatoria. Mientras esto pasa, denuncia, familias que lo necesitan se quedan sin beca. Y es que se da la circunstancia de que quien cumpla los requisitos académicos es posible que lo haga porque “se encuentre rozando el umbral de la pobreza”. El resto se queda fuera, denuncia.

Según critica el dirigente socialista, no se puede dar a un alumno, con el curso acabado unas becas, con unas condiciones tan duras que dejan a cientos de alumnos fuera nuevamente.

El diputado de IU Extremadura Víctor Casco coincide en que las condiciones establecidas desde el Ejecutivo del PP dejan fuera a muchos estudiantes, mientras que al mismo tiempo otros tantos ya dejaron los estudios porque las ansiadas ayudas no llegaban.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha