eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Comité de Greyco pide al Gobierno que apoye el proyecto de Urdaneta Capital para la fundición

Ese apoyo se debe materializar antes del 5 de junio, cuando Frenos Iruña ejecutará un ERE de extinción para los 60 trabajadores

- PUBLICIDAD -
Comité de Greyco pide al Gobierno que apoye el proyecto de Urdaneta Capital para la fundición

El comité de Greyco ha pedido al Gobierno de Cantabria que apoye el proyecto del Grupo Urdaneta Capital para adquirir la fundición de San Felices de Buelna y le ha instado a materializar ese apoyo antes del próximo 5 de junio, cuando la actual propietaria, Frenos Iruña, ejecutará un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción para los 60 trabajadores.

El presidente del comité de empresa, Francisco González (CCOO), así lo ha solicitado este miércoles en una rueda de prensa, en la que ha detallado que, de lograr el apoyo del Ejecutivo, Urdaneta no sólo está dispuesta a desarrollar un proyecto viable en la fábrica sino a subrogar a los trabajadores manteniéndoles el convenio y la antigüedad actuales.

González ha señalado que, aunque también está interasada en Greyco una fundición francesa, Urdaneta tiene "un proyecto bastante ambicioso" para mantener el negocio de la automoción pero también extenderlo a las gamas blancas y a los ascensores, así como para alcanzar una producción de 16.000 toneladas en 2018-2019 cuando, ha comparado, la producción actual es de 400.

"Estaríamos hablando no sólo del mantenimiento de la empresa, algo importante dada la situación económica, sino además de, con el tiempo, duplicar o triplicar la plantilla actual", ha ensalzado el presidente del comité que, por ello, ha instado al Gobierno regional a asegurar su apoyo a este proyecto a través de créditos participativos u otros mecanismos "antes de que sea tarde".

Y es que, según ha señalado, el pasado viernes 15 de mayo la actual propietaria Frenos Iruña presentó un ERE de extinción que tiene como fecha límite para su ejecución el próximo 5 de junio y ha advertido que, si se llega a ese día y "no hay un acuerdo de todos --trabajadores, la propietaria, Urdaneta y Sodercan --empresa pública--, se acabó".

"Necesitamos que Sodercan apoye a los nuevos inversores y, por ello, pedimos al Gobierno que materialice el compromiso adquirido por todos los grupos del Parlamento de buscar una salida viable a Greyco", ha apelado Gonzalez, que ha esperado que ese acuerdo "no se quede en una mera intención".

Según ha afirmado, Urdaneta --grupo cántabro pero con capital extranjero-- no sólo ha presentado su proyecto para Greyco a los trabajadores, a quienes ha indicado que su previsión es invertir entre tres y cuatro millones de euros, sino que también se ha reunido con los clientes con quienes se ha comprometido a "aumentar la calidad y mejorar los plazos de entrega" si siguen trabajando con la fundición de San Felices de Buelna.

A pesar de pedir públicamente al Gobierno que apoye este proyecto para Greyco, Gonzalez ha indicado que el comité no ha pedido una reunión ni con el presidente regional, Ignacio Diego, ni con el consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Eduardo Arasti, porque ahora "son muy malas fechas" al estar inmersos en la campaña electoral.

Y, precisamente por estar en campaña, el presidente del comité ha aprovechado también para pedir el apoyo al proyecto de Urdaneta a todos los grupos políticos para que, "quien entre al Gobierno, no se olvide de Greyco y nos metan en un cajón", ha dicho.

En estos momentos, los 60 trabajadores de Greyco se encuentran en el paro y sólo trabajan "cuando tenemos que ir a hacer mantenimiento a la fábrica", una situación "muy incómoda" que llevan inmersos desde el pasado mes de enero.

Además, ha indicado González, Frenos Iruña ha presentado el concurso voluntario de acreedores y ejecutará el ERE de extinción el próximo 5 de junio si ningún inversor se hace con la fábrica antes de esa fecha.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha