eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

El rector de la UPNA dice que el cambio en la matrícula es "sencillo y lógico" y niega un encarecimiento

El rector de la Universidad Pública de Navarra, Alfonso Carlosena, ha afirmado que la reforma de matrículas que está impulsando el centro académico es "un cambio de organización académica bastante sencillo, simple y lógico", y ha mostrado su "sorpresa" por el debate que se ha generado en torno a esta modificación.

- PUBLICIDAD -

El rector ha negado que este cambio vaya a suponer un encarecimiento de las matrículas y ha asegurado que la dirección del centro ha mantenido múltiples contactos con los representantes de los estudiantes para abordar la modificación.

Alfonso Carlosena, que ha comparecido en el Parlamento de Navarra a petición de UPN, ha explicado que hace dos años ya se adoptó este cambio en 11 de los 18 grados de la universidad y que ahora se ha hecho extensivo al resto para corregir una situación que en los últimos años estaba ocasionando "inconvenientes".

El rector de la UPNA ha explicado que, cuando en 2009 el centro implantó el Espacio Europeo de Educación Superior, se decidió aplicar un sistema semestral puro, de forma que el estudiante que suspendía una asignatura en el primer semestre podría volver a matricularse en el segundo semestre, sin necesidad de esperar al próximo curso para volver a examinarse.

"Se buscaba mejorar rendimiento académico, para que alumnos que se habían examinado y no habían aprobado no tuvieran que esperar al siguiente curso, sino que pudieran examinarse en el siguiente semestre teniendo la asignatura más fresca", ha explicado, para detallar que este tipo de matrícula se aplicaba sólo en los dos primeros años de grado.

Alfonso Carlosena ha señalado, sin embargo, que este sistema ha ocasionado diversos "inconvenientes". Entre ellos, ha citado que el calendario académico era más extenso y afectaba al comienzo del curso siguiente, y durante el periodo de matrícula entre semestres se producía un vacío sin clases ni exámenes. Además, alumnos que no se matriculaban para el segundo semestre quedaban durante ese periodo sin ser reconocidos como estudiantes de la UPNA.

Asimismo, al no matricularse para un curso completo, el alumno solo podía solicitar beca para medio año y si aprobaba todo podía pedir una ampliación de beca, "pero en el mejor de los casos cobra la beca mucho más tarde".

Alfonso Carlosena ha explicado que, tras diversas medidas de "parcheo" que no dieron resultado, cuatro de los seis centros de la UPNA decidieron volver al sistema de matrícula anual. Ha explicado que ahora se ha optado por extender la matrícula anual, algo que hace dos años "no generó la menor protesta".

Ante diversas críticas vertidas en las últimas semanas, Carlosena ha asegurado que este cambio "no supone un encarecimiento de la matrícula". "La matrícula vale lo que vale, y las matrículas no las pone la UPNA", ha asegurado.

Además, ha asegurado que "no afecta a la posibilidad de pago fraccionado, tampoco afecta al mantenimiento de asignaturas en euskera o en inglés, no es un ataque al derecho a la educación pública, y desde luego no se ha hecho sin contar con los estudiantes".

"BOTELLA MEDIO LLENA O MEDIO VACÍA"

En el turno de los grupos, el portavoz de UPN, Alberto Catalán, ha afirmado que "es importante el diálogo, la confrontación de ideas y el debate a la hora de tomar posibles medidas que pueden afectar a toda la comunidad universitaria" y ha abogado por "alcanzar el consenso si es posible". "No sabemos si la botella está medio llena o medio vacía. Las versiones que da el equipo de Gobierno y la que da el Consejo de Estudiantes difieren en la forma y en algunas cuestiones en el fondo, y serían bueno que se sentase y se pusiesen de acuerdo", ha considerado.

La portavoz de Geroa Bai, María Solana, ha afirmado que "hay un debate abierto en el que llegan informaciones diversas" y ha indicado que "no entendemos que sea un problema de burocracia, sino que la burocracia supone un problema para el alumnado". "No creemos que la propuesta sea para aliviar un problema de burocracia, sino para resolver problemas reales que ha generado un sistema que no era todo lo perfecto que se veía sobre el papel", ha apuntado.

Por parte de EH Bildu, Miren Aranoa ha dicho que su grupo no se va a posicionar a favor de un sistema u otro, porque los dos "tienen ventajas e inconvenientes". "Los puntos de vista entre profesores, alumnos y personal administrativo son muy diferentes y entre todos hay que llegar a una solución que satisfaga a todos. No creo que se haya primado la burocracia sino cómo repercute la burocracia en la vida del estudiante", ha indicado.

En la misma línea, la parlamentaria de Podemos Fátima Andreo ha incidido en que "la burocracia no debe ser prioritaria a la hora de tomar decisiones" y ha hecho un llamamiento al diálogo. "Se ha generado un conflicto que el rector dice que no sabe por qué. Es verdad que a veces surgen de forma inesperada conflictos, pero el caso es que parece ser que no se ha resuelto de manera adecuada y que una buena parte de los estudiantes no están de acuerdo", ha indicado, para señalar que sería "lo más adecuado llegar a un acuerdo".

Por parte del PSN, Carlos Gimeno ha considerado que la UPNA ha actuado de manera "precipitada" y ha demandado que se haga "un estudio formal, eminentemente técnico, que incluya todas las ventajas e inconvenientes" sobre los posibles cambios. Además, ha solicitado un periodo transitorio para los alumnos ante posibles cambios y ha pedido que el Gobierno de Navarra detalle cuál es su plan para revertir los recortes de la legislatura pasada en educación.

La portavoz del PPN, Ana Beltrán, ha indicado que "es un tema complejo" y ha señalado que "es difícil tomar una decisión que guste a todos". "Apoyo la iniciativa del PSN de que se establezca un periodo transitorio en el que se decida la mejor decisión, pero la última palabra la debe tener el equipo rectoral. A los alumnos hay que escucharles, aunque la última palabra no es de ellos", ha indicado.

Finalmente, la portavoz de Izquierda-Ezkerra, Marisa de Simón, ha afirmado que no ha visto "ningún argumento a favor de los estudiantes en este cambio" y ha dicho que el rector "ha hecho referencia a problemas organizativos, al tamaño de los grupos o a la complejidad administrativa, algo que bajo nuestro punto de vista no justifica un cambio de estas características". "El equipo rectoral debe escuchar más a los estudiantes", ha asegurado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha