eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

ACNUR advierte del "terreno fértil" para el terrorismo en el estado de Rakáin

- PUBLICIDAD -

El alto comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, instó hoy a las autoridades birmanas a resolver las causas de fondo de la crisis en el estado de Rakáin, que ha provocado el reciente éxodo de 450.000 rohinyás, y advirtió que el terreno "es fértil" para el terrorismo.

"Lo que es muy preocupante es que a pesar de que los ataques del Ejército de Salvación Rohinyá de Arakan (ARSA) fueron reales, y deben ser condenados sin ninguna duda, para mi fue muy obvio cuando visité el norte de Rakáin, que era una cuestión de tiempo hasta que el terrorismo surgiera, dada la situación de discriminación y pobreza del área", afirmó Grandi ante los medios.

"El terreno es muy fértil para ello", agregó.

Grandi ofreció hoy una rueda de prensa en Ginebra tras visitar los últimos días Bangladesh, donde se refugian casi medio millón de personas de la minoría musulmana rohinyá, que huyeron de la represión en Birmania (Myanmar), su país de origen, pero que no los reconoce como ciudadanos.

La última ola de violencia comenzó a mediados de agosto cuando miembros del ARSA atacaron puestos militares y policiales, y las fuerzas del orden respondieron con una represión que ha sido definida por Naciones Unidas de "limpieza étnica de libro".

Grandi describió la situación de discriminación, opresión y pobreza en la que viven los rohinyás desde hace décadas, y la falta de esperanza para su situación, por lo que no sólo no se sorprendió de las respuestas bélicas, sino que advertió de que éstas pueden expandirse.

"Es muy importante responder a este problema no solo para los rohinyás del norte de Rakáin, sino para toda la región, porque si la situación no se resuelve, el riesgo de violencia terrorista en toda la zona es muy alta", aseveró.

Grandi visitó el estado de Rakáin en julio y pudo ver con sus propios ojos la situación de subdesarrollo en la que viven no sólo la minoría musulmana sino también la mayoría budista.

"Es por ello que es esencial un proceso de desarrollo inclusivo que beneficie a ambas comunidades".

Explicó que ha puesto a disposición del Gobierno birmano la pericia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para ayudarlos a dar la nacionalidad a los rohinyás, que son apátridas.

Además, dijo que ha solicitado incesantemente al Ejecutivo birmano que vuelva a autorizar el acceso a las agencias humanitarias de Naciones Unidas.

"Nuestro equipo está en Rakáin, pero se les impide hacer su trabajo. No nos hemos ido porque en el minuto que nos autoricen queremos retomar nuestras labores de asistencia", indicó, aunque especificó que no tiene ninguna indicación de que esa autorización vaya a llegar a corto plazo.

Indicó que saben que hay desplazados internos rohinyás que siguen intentando llegar a la región de Cox's Bazar, en Bangladesh, donde ya se hacinan 450.000 de sus compatriotas.

Explicó que el Gobierno de Bangladesh ha iniciado un proceso de registro de los refugiados recién llegados.

Precisamente, alabó a ese país por haber mantenido una política de puertas abiertas y de acogida.

"Es extraordinario que un país pobre como Bangladesh esté ayudando y esté mostrando una solidaridad que países ricos no han mostrado, y no solo eso, sino que han restringido el acceso", afirmó Grandi sin citar ningún nombre.

En Bangladesh se hacinan en campamentos precarios y en asentamientos improvisados más de 700.000 personas dado que al influjo ocurrido en las últimas semanas hay que sumarle unos 300.000 rohinyás que habían huido en anteriores olas de violencia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha