eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Margallo afirma que independencia tendría consecuencias letales para Cataluña

- PUBLICIDAD -
Margallo dice que se habla con todo el mundo para evitar que la sangre llegue al río

Margallo dice que se habla con todo el mundo para evitar que la sangre llegue al río

El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha asegurado hoy que la independencia "tendría consecuencias letales" para Cataluña y ha subrayado que Artur Mas ha comprobado que las cartas a mandatarios extranjeros que no se envían a través de una embajada no tienen respuesta.

En declaraciones a Onda Cero, el ministro se ha referido así al envío de cartas a líderes e instituciones extranjeras para buscar su apoyo al proceso soberanista en Cataluña.

"Lo que ha comprobado el señor Mas es que las cartas que no se envían por conductos reglamentarios, es decir, no se envían a través de las embajadas de España y que incluyen peticiones que son contrarias al orden legal español -y al ser contrarias al orden legal español son contrarias al orden legal europeo-, tienen la respuesta que usted sabe", ha dicho Margallo.

El ministro ha recordado que sólo ha habido una carta de contestación al presidente catalán, la del Gobierno húngaro, y el resto "ha guardado silencio" ante una reclamación que, no sólo en su procedimiento sino en su "fondo" es contraria a los tratados europeos.

Margallo ha subrayado que él, "como cualquier español que defienda la unidad de España", forma parte de una campaña de explicación que trata de advertir a los catalanes que pretenden una secesión, cuales serían las "letales" consecuencias para Cataluña.

En esa línea, ha añadido que el servicio exterior español, hará todo lo que esté en su mano para defender la unidad de España, que ha recalcado que es buena para el país en su conjunto y también para Cataluña.

"Esto no es una amenaza, es explicar que la salida de Cataluña de España es la salida de la UE y la salida del orden internacional", ha reiterado antes de mostrarse convencido de que esa hipótesis no se va a convertir en realidad.

"Lo que sí me preocupa -ha precisado- es que una imagen de este tipo pueda empañar la imagen de España, y de la imagen de España fuera depende en buena parte el empleo".

Margallo se ha referido a los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) conocida hoy y ha asegurado que el hecho de que el número de parados bajara en 69.000 personas en 2013 es una buena noticia para quienes encontraron un empleo y significa que, "de alguna manera, se empiezan a recoger los frutos de las reformas durísimas que el Gobierno ha emprendido".

Sin embargo, el ministro ha recalcado que las cifras indican también "lo muchísimo que queda por hacer", porque una tasa de paro del 26 por ciento ha considerado que es "muy difícil de asumir".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha