Focos

ENTREVISTA: Josep Borrell

"Si queremos evitar terceras elecciones habrá que explorar otras posibilidades para formar Gobierno"

El exministro y miembro del Gobierno en la sombra de Pedro Sánchez advierte: "Si Ciudadanos no vota sí a Rajoy es obvio que puede haber otras soluciones"

"Si Rajoy decidiese no acudir a la investidura, sería legítimo siempre que a continuación dimitiese de su puesto al frente del PP", afirma Borrell

127 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Borrell dice que lo que está haciendo Sánchez es lo que debe hacer un líder político

Borrell dice que lo que está haciendo Sánchez es lo que debe hacer un líder político EFE

Josep Borrell (Puebla de Segur, 1947) nos pide que marquemos el teléfono fijo de su residencia en Madrid "para que la conversación sea más agradable que con un móvil". Este exministro y miembro del Gobierno en la sombra de Pedro Sánchez está convencido de que el PSOE mantiene opciones para intentar un Gobierno si Rajoy se queda anclado con el único apoyo de sus 137 diputados.

El dirigente socialista forma parte del colectivo Economistas Frente a la Crisis, que esta semana  ha publicado un manifiesto reclamando la posibilidad de un Gobierno alternativo a Rajoy.

Borrell repite una y otra vez un porcentaje: 60%. Es la cifra de diputados que, en su opinión, han llegado al Congreso para impedir el paso de Mariano Rajoy hacia La Moncloa. El veterano socialista cree que el PP solo tiene oportunidades si Ciudadanos decide cambiar su voto y darle un al candidato conservador. En caso contrario, la mirada de Borrell vuelve a dirigirse a Pedro Sánchez. 

¿Qué le parece el compromiso a medias que Rajoy adquirió ante el rey para intentar la investidura?

Los compromisos no pueden ser a medias. Uno asume el encargo de presentarse a ser investido y lo hace con el riesgo de no serlo. Si Rajoy decidiese no acudir a la investidura porque constatase que no tiene los apoyos necesarios, sería legítimo que no lo hiciera pero siempre que a continuación dimitiera de su puesto al frente del Partido Popular y dejara paso a otro candidato.

Lo que no sería de recibo es que dijera "no voy, pero me quedo". Si usted constata que no tiene los apoyos, deje que otros lo intenten.

¿Tiene usted la impresión de que el candidato del Partido Popular teme a la aritmética parlamentaria? 

Él se ha atrincherado en el mantra de que "yo he ganado las elecciones y me tienen ustedes que nombrar presidente del Gobierno", pero el señor Rajoy no ha ganado las elecciones. Es el partido más votado, pero en este sistema político las elecciones las gana quien reúna alrededor votos de diputados suficientes para pasar la investidura y, por lo tanto, el señor Rajoy no ha ganado. Que sea el primero en intentar formar Gobierno, bien, pero no ha ganado.

En los últimos días se ha comparado esta situación con la vivida por Aznar en 1996...

Y al final pagó el peaje que le pedían. Desgraciadamente, en España nunca hemos tenido un partido bisagra que no fuera un partido nacionalista y los pactos para formar Gobierno nunca se han hecho sobre acuerdos de políticas de Gobierno sino sobre la idea de un precio. Eso ha contribuido seguramente a desfigurar la estructura competencial del Estado autonómico. 

Frente a esa situación que describe, ¿cree que Rajoy está buscando una presidencia low cost? 

Eso parece. Con su actitud pretende que los demás hagan su trabajo. Aznar pagó un precio satisfaciendo intereses territoriales. Ahora el partido más votado tendría que establecer alguna clase de acuerdo sobre las políticas que ese Gobierno va a desarrollar. Lo contrario suena muy gratuito. 

El 60% de los diputados que se sientan en el Congreso han sido elegidos con el compromiso de no dejar que gobernase otra vez el Partido Popular. 

Usted forma parte de Economistas Frente a la Crisis, un colectivo que acaba de publicar una declaración en la que se advierte de que hay más opciones además de un Gobierno del PP.

Esa declaración lo que hace es preguntarse por qué decimos que hay solo una posibilidad. En otros países, en circunstancias parecidas, se han encontrado otras fórmulas: Portugal, por ejemplo.

Las situaciones no son nunca trasplantables y, desde luego, la actitud de Podemos en la anterior legislatura no deja mucho lugar a esperanzas. Pero cuando el 60% de los diputados están en contra de que gobierne el Partido Popular, uno se pregunta si ese 60% no es capaz de construir alguna clase de solución alternativa. 

A usted se le ubicaba en la parte del PSOE favorable a permitir con la abstención ese Gobierno de Rajoy y ahora aparece en el grupo de personas en la cercanía del PSOE que hablan de la existencia de otras alternativas. ¿Cómo se conjugan ambos argumentos? 

Digamos que el diablo, como siempre, se esconde en los matices. Hay que mirar la letra pequeña y el detalle de lo que se dice. Yo nunca he dicho: "Hay que abstenerse para que gobierne Rajoy", de manera general y en cualquier circunstancia. No.

Si Rajoy está muy cerca de la mayoría absoluta, apoyado en el voto de Ciudadanos, creo que no hay una alternativa a eso. Y si no hay una alternativa a eso, no podemos bloquear la situación y tendremos que abstenernos. Pero no una abstención vergonzante como la que proponía [Guillermo] Fernández Vara [presidente de Extremadura]. Si hemos de abstenernos, esa abstención debe ser negociada y con contrapartidas.

Ahora, si estamos en la situación de 137 escaños, porque Ciudadanos no vota a Rajoy, es obvio que puede haber otras soluciones y eso es lo que dice nuestro manifiesto. No veo contradicción.

Habrá que buscar una solución y, al final, habrá que preguntarle al señor Iglesias si quiere que gobierne uno o quiere que gobierne el otro.

¿Y si Rajoy decide declinar una vez iniciado el proceso estaría Pedro Sánchez en condiciones de ofrecerse al rey para volver a intentarlo?

Eso es lo que se llama anticipar acontecimientos y especular.

Lo que pasa es que el presidente acaba de abrir esa posibilidad.

En ese caso el rey tendrá que preguntarles a los demás líderes políticos si alguno de ellos cree que está en condiciones de presentar un programa que aglutine por lo menos los 137 votos que iba a tener el señor Rajoy. 

Si queremos evitar las terceras elecciones, habrá que explorar qué otras posibilidades hay para formar Gobierno.

Rajoy puede tener la tentación de instalarse en esta situación porque su arma es el botón nuclear: o me invisten a mí o hay terceras elecciones. Y eso tiene un nombre. El 60% restante de la Cámara no puede plegarse a esta actitud. 

Hacíamos antes referencia a ese documento de Economistas Frente a la Crisis que responde a otro documento de personalidades del PSOE y exministros, que reclaman que se forme Gobierno cuanto antes. ¿Cree que si Sánchez decide explorar una solución alternativa estas personalidades del partido se lo van a permitir? 

Eso lo tendría que decidir el Comité Federal en el que, que yo sepa, no se sientan ni Felipe González ni ninguna de las otras personas que ha citado. Tienen un pasado glorioso, unos más que otros, pero hoy su opinión solo es una opinión.

Quien decide la política es el Comité Federal, del que yo soy miembro. 

¿Se ha roto ya el cordón sanitario que el Comité Federal del PSOE impuso en diciembre sobre la posibilidad de entendimientos con nacionalistas? 

Aquello hacía referencia a un acuerdo. Pero puede haber apoyos gratis. Tú no puedes impedir a un diputado que te vote a favor o en contra si no te pide nada a cambio. 

¿Se equivoca quien piense que temer unas terceras elecciones es suficiente para evitar unas terceras elecciones?

Probablemente. Rajoy, como dije antes, está en la tesis de "o yo o terceras elecciones". Y si dice eso y está dispuesto a correr ese riesgo probablemente será porque piense que esas terceras elecciones le van a ser especialmente beneficiosas.

Lo mismo pensaba Podemos cuando obstaculizó la formación de un Gobierno alternativo al del PP. Ya vimos que les salió el tiro por la culata.

No está nada claro a quién beneficiarían unas terceras elecciones. Lo que es seguro es que no sería la mejor de las soluciones y por eso dice el manifiesto que si Rajoy no quiere o no puede, antes de ir a terceras elecciones, habrá que preguntar al 60% restante de los diputados. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha