eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Excusatio non petita

Mucho se ha hablado, y mucho más se hablará, sobre la figura del aforamiento de determinadas personas, entendido como esa especialidad procesal consistente en que sólo puedan ser enjuiciadas por determinados tribunales.

Últimamente he leído muchas opiniones contrarias a esta figura. Unos la consideran un privilegio injustificado, incompatible con el principio constitucional de igualdad. Otros entienden que lleva a embarullar y complicar en exceso causas que, ya de por sí, son suficientemente complejas. También hay quien sospecha de que pueda usarse la presencia de un aforado para apartar una causa de un juez instructor especialmente pejiguero.

Yo, como siempre, prefiero limitarme a tratar de explicarles de donde viene esto, y para que sirve. Que luego la cosa haya degenerado bastante es harina de otro costal. Vamos con ello...

Seguir leyendo »

De palacetes, embargos y compradores rusos

Piscina del 'palacete de Pedralbes' / barcelonarent.info

Una de las noticias de esta semana pasada ha sido la aparición del famoso “palacete de Pedralbes”, finca titularidad de los duques de Palma, Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, en un portal de compraventa inmobiliaria.

El lado cotilla-morboso del asunto ha sido el repaso al reportaje fotográfico con el que la mansión se oferta al posible comprador ruso, aspecto en el que se ha quedado buena parte de nuestra prensa.

No obstante, numerosos juristas han enarcado una ceja, yendo al trasfondo económico-jurídico del asunto. Como todo el mundo sabe, Iñaki Urdangarin está implicado en una célebre causa penal, en la que se le imputan numerosos delitos, con elevadas responsabilidades pecuniarias, unos 8,2 millones de euros. Ello ha conducido a que, en su momento, el juez estableciese una elevada fianza, que posteriormente fue parcialmente reducida, al restar la Audiencia la parte correspondiente al IVA ingresado en las arcas de la Hacienda Pública.

Seguir leyendo »

Lo normal

22 Comentarios

La última noticia que tenemos sobre esta causa es, cuando menos, descorazonadora. Me refiero a los tan traídos y llevados ordenadores portátiles que habría utilizado el extesorero del Partido Popular, y que fueron reclamados por el Juzgado Central de Instrucción nº 5.

Como todavía no hay mucha información al respecto, me voy a limitar a explicarles un supuesto normal, de manual, de incautación de evidencia en soporte digital, para que tengan un término de comparación con lo que está sucediendo en la Audiencia Nacional.

Si atendemos a la estadística anual de la Fiscalía General del Estado, los delitos informáticos más habituales son las estafas y los relacionados con la pornografía infantil. No obstante, las estafas más comunes a través de Internet suelen dejar escaso material probatorio en forma de ordenadores, discos duros u otros soportes de almacenamiento de datos. Al contrario, la práctica totalidad de la prueba de cargo en un caso de pornografía infantil, sea de distribución, de elaboración o de mera tenencia, es el material informático incautado al imputado.

Seguir leyendo »

Consecuencias inesperadas

Saben ustedes de sobra que Madrid está convertido últimamente en un manifestódromo, en el que las protestas contra distintas decisiones del Gobierno, sea central, autonómico o municipal, se ven prácticamente a diario. Saben igualmente que la Delegación del Gobierno central en la Comunidad Autónoma de Madrid, responsable de la dirección de las fuerzas y cuerpos de seguridad en dicho territorio, se ha puesto muchísimo más severa que en la anterior legislatura. Tan severa, que se ha pasado de frenada en muchas ocasiones, bien por la vertiente jurídico-formal, bien por la dolorosamente material. Por vertiente material me refiero al uso de la fuerza para disolver concentraciones que, en ese momento, eran mayoritariamente pacíficas. En cuanto a lo jurídico-formal, viene por el uso perverso de la legislación relativa al derecho de reunión, y la que regula la seguridad ciudadana. Digo que es un uso perverso porque, donde la ley concede un derecho no sujeto a restricciones previas, y que sólo puede ser limitado por causas graves y muy concretas, la interpretación gubernativa pretende dar la vuelta a la tortilla y transformarlo en algo acotado a priori, que sólo puede ser ejercido previa autorización.

Ya lo comentábamos otro día, a cuenta del derecho de reunión, del que la Constitución dice bien clarito que no está sometido a autorización previa. Sin embargo, cuando la reunión pública supone ocupación de la vía pública, la manifestación debe comunicarse a la autoridad competente, la Delegación del Gobierno. Ahora bien, tal y como explicábamos en aquella ocasión, aquel que se atreva a firmar dicha comunicación se arriesga a que le empaqueten por cualquier disturbio que se haya producido en la zona de la manifestación. Aunque fuera uno que pasaba por allí. Aunque se trate de personas claramente ajenas a la organización de la manifestación, cuando no frontalmente opuestos a la finalidad de la misma. Por ello, nos encontramos en un círculo vicioso en el que, sí o sí, la Administración va a sancionar a alguien. El caso es amedrentar.

El caso es que, en realidad, estas sanciones demuestran que el Leviatán estatal es un gigante con los pies de barro. ¿Recuerdan esta noticia? Muchos se dieron golpes de orgullo en el pecho, al entender que un juzgado de Madrid avalaba la legitimidad de las protestas, y le daba un “zas, en toda la boca” a la Delegación del Gobierno.

Seguir leyendo »

"De la manita del fiscal"

29 Comentarios

El fiscal parece el culpable de todo. De que un inocente sea condenado, de que un culpable quede absuelto, de la ola de calor y hasta de la pertinaz sequía. La figura acumula tantas invectivas en su contra que, quizás, sólo quizás, habría que plantearse que muchas se anulan entre ellas. Por ejemplo, habría que recordar que la Fiscalía, junto con los servicios jurídicos de la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares, fueron los únicos que impugnaron el recurso de casación interpuesto por la defensa de Jaume Matas. Y habrá que tener en cuenta que, si finalmente Urdangarin llega a un acuerdo para evitar el juicio, cómo ha insinuado el Fiscal Superior de Baleares, ello sólo será posible con la anuencia de las demás acusaciones, pues tal conformidad sólo cabe con la más grave de las acusaciones.

Quizás, sólo quizás, el público debería empezar a percibir que existen dos realidades paralelas. La del interior de los juzgados, donde trabajan funcionarios, con sus criterios profesionales, acertados o erróneos, es una. La otra, es la capa superficial que llega a la opinión pública, y es donde se mueven políticos y periodistas. Unos maniobran tratando de favorecer sus intereses; los otros escrutan las vísceras de animales sacrificados, intentando obtener interpretaciones de eventos procesales que, en su verdadera naturaleza, no pueden vender al espectador. En muchas ocasiones, tanto unos como otros pinchan en hueso, pero mientras tanto, dan espectáculo.

Fíjense en el juez Pablo Ruz, por ejemplo. Pasa de ser un héroe a un villano, no sólo en función del color político de la tribuna desde la que se despotrique, sino del momento en el que se encuentre su instrucción más conocida, la del llamado “caso Gürtel”. Un mismo periodista le puede considerar, en artículos consecutivos, el mayor obstáculo al buen fin de las investigaciones, y a continuación, la mayor de las preocupaciones para el malo en la sombra, el PP.

Seguir leyendo »

Postureo constitucional

45 Comentarios

Vamos a dejar unos cuantos términos claros.

No voy a hablar de aspectos éticos o morales, porque de entrada estoy a favor de las iniciativas que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca está desarrollando para intentar paliar los estragos de la estafa inmobiliaria que conocemos como crisis.

No voy a hablar de cuestiones sustantivas, como el abyecto régimen hipotecario que padecemos, que ya me llamaba la atención poderosamente durante la oposición, pero cuyos efectos no había visto en toda su crudeza hasta ahora.

Seguir leyendo »

Patrones y perfiles

Son dos conceptos que, si se los mentas a un juez en una sala de lo penal, te recomienda menos series de televisión yanquis y más libros de procesal. Sin embargo, el perfil psicológico de un sujeto determinado, y los patrones de conducta que se extraen de una serie de actos aparentemente inconexos, son sumamente útiles en Derecho. Por ejemplo, si se aplican a los magistrados de la Sala, y a sus resoluciones sobre un mismo tipo de delitos.

Respecto de los magistrados de la Sala 2ª del Tribunal Supremo, la Sala de lo Penal, uno podría llegar a concluir que a Sus Señorías les tiembla la mano que sostiene la llave del calabozo. Esa de la mano con la llave es una bonita metáfora que enseñan a los cachorros de juez en la Escuela Judicial de Barcelona. Y a la vista de ciertas resoluciones judiciales, yo diría que la llave pesa mucho.

El patrón de conducta se puede extraer a raíz de las resoluciones sobre casos relacionados con la corrupción y la delincuencia económica. Desde las escuchas anuladas en el Caso Naseiro, a la confirmación de la sentencia absolutoria de Francisco Camps y la revocación parcial de la condenatoria contra Jaume Matas, parece que los Excelentísimos Señores Magistrados se ponen exquisitamente garantistas. Cuando digo garantista, con tono peyorativo, me refiero a aquellos supuestos en los que los hechos son tan evidentes que, utilizando la frase de los libros de procesal, hieren los sentidos, o usando el acervo popular, si lo tienes más delante de las narices, te las muerde. No obstante, da igual lo muy notorio y patente que resulte el hecho enjuiciado, a la que aparece el más mínimo asomo de duda, la sentencia es absolutoria. Todo perfectamente conforme a Derecho. Cuando me refiero a dudas racionales, tengo en mente a aquel abogado que, en aquel juicio por robo con fuerza en casa habitada, le espetó al juez que el margen de error del 0'00001 % que los peritos habían estimado sobre la prueba de genética que incriminaba a su cliente, era suficiente para sostener la presunción de inocencia. Ese, al parecer, es el umbral. Por debajo de semejante majadería, vale todo.

Seguir leyendo »

En honor a la verdad

Recientemente he leído el resultado de una pregunta parlamentaria realizada al Gobierno por el diputado de IU, Gaspar Llamazares, acerca de la posibilidad de que fuera revocado el vergonzoso indulto que recibió el homicida de la autopista AP-7. Sí, lo siento mucho, pero me niego a usar el nombre japonés que se daba a los pilotos de aviación que se lanzaban contra el enemigo, a sabiendas de que perdían la vida con su acción. En el despiadado código de honor militar nipón de la época, esta acción era encomiable, y buscaba una ventaja militar para su causa. Bajo ningún tipo de sistema ético pueden encontrar justificación las acciones descritas en la sentencia que condenó al tipo que nos ocupa. Ni siquiera la enfermedad mental, que ya fue evaluada, y descartada, por los tribunales que le enjuiciaron, condenaron e informaron desfavorablemente su indulto.

Pero hablábamos del homicida. Tras ser sentenciado a un total de trece años de prisión, y en ausencia de cualquier tipo de medida penal que pudiera evitarle un seguro ingreso en prisión, su abogado acudió a la última esperanza del reo: la nefasta institución del indulto. Nefasta, al menos, en su actual regulación, completamente preconstitucional, y que, más que un remedio para la excesiva rigurosidad de unos tribunales atados por el principio de legalidad, supone una completa injerencia del Ejecutivo en la separación de poderes. Nada nuevo, por otra parte, desde que cierto político se jactara, alegre e imprudentemente, de bailar sobre la tumba de Montesquieau.

Contra todo pronóstico sensato, contra los informes de la Fiscalía y del Tribunal sentenciador, el Consejo de Ministros aprobó la medida de gracia, que consiste en el perdón de la pena, que no el olvido del delito. Es por esa razón por la que se puede, y debe, calificar a ese sujeto como lo que es: un homicida. El hecho de que no cumpla pena de prisión no implica que se haya olvidado su execrable acción.

Seguir leyendo »

Heisenberg contra Bretón

Hace bien poco que ha terminado el juicio con mayor cobertura mediática de los últimos años, el que ha versado sobre si cierto sujeto dio, o no, muerte a sus dos hijos, incinerándolos en una hoguera en la finca de los abuelos paternos. Ha sido un juicio ante el Tribunal del Jurado, lo que ya de por sí llama poderosamente la atención del público, por las reminiscencias cinematográficas que trae el escenario. Pero sobre todo, ejerce una innegable fascinación el horror en estado puro que representa la tesis de la acusación, que ha sido dada por probada por nueve personas ajenas al mundo del Derecho.

Pero saliendo de la Sala, me llama poderosamente la atención el despliegue mediático sin precedentes, con un seguimiento prácticamente al minuto. Ha sido superior, incluso, a la retransmisión de la vista oral del procedimiento por los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid. La proliferación de tertulias de sucesos en la práctica totalidad de los canales generalistas de televisión (lo que, con sorna no exenta de cierta amargura, se llama en el oficio “el tribunal de Ana Rosa”) ha llevado a los espectadores de toda España imágenes diarias del juicio, incluso con conexiones en directo.

En algún blog he leído encendidas defensas de dicha cobertura, alabando su exquisito tratamiento, y el ecuánime análisis realizado por los periodistas. Ya. Sólo hay un pequeño problema, el que se deriva del enunciado del campo de la física cuántica del que viene el título de hoy: que el observador modifica el objeto observado.

Seguir leyendo »

El hacker se comió mis deberes

La noticia tonta de la semana ha sido la denuncia que el Partido Popular ha interpuesto contra Anonymous, por la filtración de la contabilidad del Partido Popular en Internet. ¿Por qué es una noticia tonta? Porque sin conocer el caso en profundidad, y sin querer meterme en las procelosas aguas del examen de hechos que están sub iudice, les puedo vaticinar que se trata de un asunto inviable. En el mejor de los casos, sufrirá un rápido archivo que no será noticia, o que tendrá muchos menos titulares que su inicio. En el peor, coleará durante meses, contribuyendo al atasco de trabajo de las unidades policiales especializadas, entorpeciendo a los fiscales dedicados a la persecución de los delitos tecnológicos y arrimando el hombro al colapso de la Justicia.

Pero no nos quedemos con pronósticos agoreros, y vamos con el análisis del asunto, y de los numerosos problemas conceptuales y jurídicos que lo lastran. Insisto en que no tengo información privilegiada de ningún tipo, y que ni siquiera he leído la denuncia. Me remito a los hechos que son de público dominio según la prensa.

El hecho del que arranca la historia es que alguien ha tenido acceso a documentación interna del Partido Popular, que refleja su contabilidad, pero también datos de las personas que trabajan para el partido. Datos como nombre y apellidos, DNI, número de teléfono, cosas así. Según la LOPD, se trata de datos de carácter personal, que esta ley protege, y que están tutelados por la Agencia Española de Protección de Datos. Esta documentación, en soporte papel, pasada por un escáner de documentos y grabada en archivos PDF , comprimidos en formato ZIP , ha sido alojada en un servidor en el que habitualmente se publican filtraciones de ese tipo. A continuación, en una página web han aparecido los enlaces pertinentes para descargar estos archivos.

Seguir leyendo »