eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La Junta de Castilla y León se niega a retirar la subvención de la Cátedra de Tauromaquia, la única que financia

El Gobierno regional, que aportará 75.000 euros en tres años, obvia las críticas y subraya que "de ninguna manera" retirará la partida de dinero público

Fundamentaron la inamovible decisión en el hecho de que el Gobierno Regional declarase la tauromaquia Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial en 2014

- PUBLICIDAD -
El Juli, Román, Daniel Ruiz, Pinar, Tendero y Castaño, los nombres del día

Miguel Tendero en una cogida por un toro en la Plaza de Toros de Albacete en septiembre. EFE

La Junta de Castilla y León no retirará la subvención de 75.000 euros prevista durante tres años para la Cátedra de Tauromaquia en la Universidad de Salamanca (USAL), que además es la única que financia en toda la comunidad. Fuentes de la Consejería de Cultura y Turismo, responsable de esta ayuda, subrayaron que "de ninguna manera" se iba a retirar la partida aprobada en el Consejo de Gobierno de la Junta y fundamentaron la inamovible decisión en el hecho de que el Gobierno Regional declarase la tauromaquia Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial en 2014.

Las cátedras las decide cada Universidad libremente y son los responsables de estas quienes buscan la financiación. El rector de la Universidad de Salamanca declaró que se trata de "un proyecto de la Junta de Castilla y Léon", y que la USAL "no pone un duro".

En un acto en Salamanca este viernes, la consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac, explicó que la cátedra tenía sentido porque nació "para avanzar en el estudio, docencia e investigación, así como la difusión de la tauromaquia", que defendió como "un valor que es patrimonio cultural de todos los castellanos y leoneses". Cirac no quiso valorar la anulación del acto de presentación el pasado lunes.  La Fundación de la Universidad de Salamanca suspendió la convocatoria "por motivos de seguridad" una hora antes que se llevase a cabo porque grupos animalistas se concentraron ante el Edificio Histórico de la Universidad.

Quien sí se pronunció a través de su cuenta personal de Twitter fue la jefa de prensa de la Consejería de Presidencia de la Junta, Raquel Sanz, que fue mujer del torero fallecido Víctor Barrio. "La ha cagado", aseguro en la red social sobre la decisión de la Universidad. Además criticó al rector de la misma y retuiteó a quienes acusaban a la USAL de cometer un atropello a la libertad.

Sanz, que llegó a la Junta nombrada por el consejero de Presidencia en noviembre de 2016, mantiene un intenso activismo pro taurino en las redes sociales. La Junta concedió a su marido el Premio de Tauromaquia de Castilla y León a título póstumo ese mismo año, y además compró los derechos de un documental sobre Barrio a Televisión Castilla y León.

La Junta fomenta el mundo del toro

Desde hace unos años la Junta mantiene una intensa defensa del mundo del toro, no sólo con la declaración como BIC, también con la creación de una Mesa de la Tauromaquia,  como un órgano encargado de "promocionar y difundir la fiesta de los toros, con el ánimo de preservar sus valores", convenios con escuelas taurinas para adquisición de material y el mencionado Premio de la Tauromaquia, que recayó en el torero retirado ‘El Viti’ en su primera edición y en Víctor Barrio en la segunda.

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, defendió, en esa primera entrega del premio, que el sistema educativo debía "inculcar entre los estudiantes la cultura del toro" por tratarse de "un valor patrimonial" además de suponer un recurso de la sociedad, cultural, económico y medioambiental.

También las responsables académicas de la Cátedra, Mónica Pérez Alaejos y Emilia Riesco han mostrado su malestar por la decisión de la Universidad en las redes sociales. Han retuiteado tuits de quienes cuestionan la seriedad de la USAL y mensajes de la iniciativa en Change.org de los taurinos que pretenden defender la Cátedra y hacer llegar una cátedra al rector. De momento han conseguido algo más de 11.000 firmas frente a las más de 90.000 de los animalistas que piden que se eliminen los estudios.

"Una universidad pública, la de Salamanca en 2018 cumplirá 800 años de historia, no debe dar cabida en sus aulas a la defensa del   maltrato animal  ,   ni dedicar sus esfuerzos a tratar de disimular como cultura pautas de ocio basadas en la tortura y el sufrimiento del toro", apunta en la petición  el grupo ‘USAL sin maltrato animal".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha