eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El PP no comunica con Ciudadanos

¿Qué es lo que no sabe comunicar el PP? ¿que durante 18 años se financió ilegalmente?, ¿que Bárcenas, y otros que le precedieron en el puesto, no responden a una pertinaz conjura de los tesoreros? ¿que los políticos que Mariano Rajoy puso como "ciudadano y político ejemplar", Fabra, o cómo modelo de Gobierno que había que seguir para toda España, Matas, están los dos en la cárcel por corruptos, por robar?

- PUBLICIDAD -
'Génova' maneja datos internos que sitúan al PP ganador de las elecciones en Madrid y con posibilidad de gobernar

Comité Ejecutivo del PP en la sede de Génova / FOTO EFE

Ha decidido el PP que su problema es que no comunica bien. Después de sus reconocidas carencias de epidermis, tan creíblemente relatadas por Floriano, la patología parece residir ahora en la boca, en lo que sale de ella.

Es una disculpa no sólo recurrente, también socorrida cuando no se quiere reconocer una evidente, para la mayoría, deriva hacia el batacazo municipal y autonómico, recién venido como está el PP del batacazo andaluz. Hacemos las cosas bien, pero no sabemos contarlas, se dicen a si mismos, como para darse ánimos, como para negar la evidencia de 17 escaños y más de medio millón de votos perdidos, para despejar con un patadón a la grada los miedos a perder ayuntamientos y comunidades el próximo 24 de Mayo.

La disculpa para no reconocer lo evidente es vieja. Es como cuando en el cole, de pequeños, el alumno decía: "seño, lo sé, pero no lo sé decir". La frase era una sincera evasiva para ocultar la verdad: la criatura no tenía ni la más remota idea de aquello que se le preguntaba, pero trataba de captar la benevolencia de la profe. El PP cree que con el reconocimiento confesional de comunicar mal lo que cree que hace bien, ganará el favor de los votantes que se han ido, por ejemplo, a Ciudadanos, y que estos verán, después del aparente acto de contrición, las virtudes de su expartido y volverán al redil electoral.

¿Qué es lo que no sabe comunicar el PP? ¿que durante 18 años se financió ilegalmente?, ¿que Bárcenas, y otros que le precedieron en el puesto, no responden a una pertinaz conjura de los tesoreros? ¿que los políticos que Mariano Rajoy puso como "ciudadano y político ejemplar", Fabra, o cómo modelo de Gobierno que había que seguir para toda España, Matas, están los dos en la cárcel por corruptos, por robar?

Lo cierto es que en el PP, durante mucho tiempo, comunicaron divinamente los cien mil casos de corrupción de su partido. Dijeron, por ejemplo, que los papeles de Bárcenas eran falsos, salvo alguna cosa. Que nadie podrá probar -Mariano enarca la ceja- que Bárcenas no es inocente. Que Luís, sé fuerte, hacemos lo que podemos. Que su indemnización fue en diferido, que la Gürtel era cuestión de cuatro trajes y, la mejor, que todo era una "causa general contra el PP", como dijo Rajoy, rodeado de todas las cúpulas del PP, antes de que se estallara el actual quilombo.

Dijeron que la trama corrupta Gurtel no iba con ellos (Rajoy), o bien que la habían descubierto (Aguirre), que los policías que investigaban su corrupción no eran fiables, que los jueces que les encausaban les tenían manía, incluso si eran de derechas, que los medios se inventaban papeles manuscritos.

Desde luego que han comunicado a la perfección la subida hasta un 21% del IVA a la Cultura, entendida por todo el mundo a la primera; la precarización de las condiciones laborales, que permiten desde ahora tener trabajo y estar en la miseria; la subida de tasas judiciales para impedir que el que no tenga una pértiga llena de euros no pueda saltar el muro y ejercer sus derechos ciudadanos…

La lista es interminable y se agrava con la expulsión de los inmigrantes de la sanidad, que se entendió perfectamente y que ahora, con su parcial rectificación --tendrán asistencia, pero no tarjeta--, se entiende su intención con claridad, dadas las futuras convocatorias electorales.

De manera que al PP, a sus portavoces de todos los niveles, se les entiende a la perfección, porque incluso los balbuceos dados tras Bárcenas aportan muchísima información.

Puestos a comunicar bien, quizás sería más honrado plantearse que lo fundamental para contar algo es tener algo, a ser posible bueno, que contar. Y, si no es mucho pedir, que ese algo bueno se aproxime a la verdad. No se puede comunicar bien lo que esta mal hecho.

Anda ahora el PP enfrascado en comunicar bien sobre Ciudadanos. Primero, siempre Floriano, les llamaron de cuatro formas distintas, todas ellas malintencionadamente incorrectas.

Dicen de ellos que es un partido catalán y por tanto, según la lógica nacionalista catalana que tanto critican los nacionalistas del PP, incapacitado para hacer política, por ejemplo, en Andalucía, parte de España. Dicen que no quieren que un Albert, y/o un catalán gobierne Andalucía. Cachean mediáticamente a Rivera para ver si tienen algo con lo que empaquetarle un dossier. Los resultados de tamaña estrategia de comunicación están a la vista: Ciudadanos se ha zampado ya al PP en Cataluña; les ha pegado un gran mordisco en Andalucía (9 escaños, a pesar de su casi nula infraestructura) y va camino de llevarse una enorme porción de votos del PP en las generales.

De manera que, por todo lo expuesto, el PP comunica con una gran eficacia hacia la debacle, se le entiende todo, el problema es que la mayoría de las cosas que tiene que contar resultan lesivas o insultantes para los ciudadanos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha