eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

José María Calleja

José María Calleja es doctor en Ciencias de la Información, profesor de Periodismo en la Universidad Carlos III y licenciado en Historia. Colabora en Antena3 y en Cuatro, en Onda Cero y en la Agencia Colpisa.

Acaba de publicar su último libro: "La Violencia como noticia", es premio Espasa de Ensayo y autor de una docena de libros. Ha sido director y presentador de "El Debate de CNN+". Ha trabajado en la Agencia EFE, Euskal Telebista y colaborado en Cambio16, entre otros medios.
  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 8379

Torra dice que son "bestias" españolas

Tiene escrito el recién elegido president de la Generalitat, Joaquím Torra, que la "avalancha inmigratoria" pone en peligro a la nación catalana y que los españoles que no reconocen el catalán son "bestias con forma humana".  También ha elogiado y participado en homenajes a Daniel Cardona, el político independentista catalán, fallecido en 1943, que llegó a asegurar que “un cráneo de Ávila no será nunca como uno de la Plana de Vic”; sostenía Cardona que es “antinatural” que el del cráneo de Ávila , un suponer, “hable en español” en Vic y alrededores.

Semejante catálogo, directamente racista y xenófobo, sería suficiente como para incapacitarle siquiera como presidente de la comunidad de vecinos. Pero hete aquí que el tal Torra ha llegado a president gracias a un partido que se define como de izquierdas en su propio nombre (ERC), y a un grupo que dice estar contra el sistema (CUP). Esta votación, por acción u omisión, de un fascistoide reaccionario en grado sumo por grupos como los citados, demuestra de forma empírica que la situación en Catalunya es vivida por algunos en modo religioso; de religas, atadura. Es decir, que el proces se ha convertido en una cuestión de fe. Fe ciega que permite que gentes de izquierdas voten a un ultraderechista, xenófobo, sin pestañear.

Seguir leyendo »

¿Por qué ETA no dejó de matar hace cuarenta años?

A finales de los setenta y primeros de los ochenta la organización ETA p-m (ETA político militar), dejó de asesinar y secuestrar, decidió renunciar a la violencia y pasó a hacer política militando en Euskadiko Ezkerra (EE). Dejaron las pistolas, aceptaron las normas democráticas y fueron recibidos con toda normalidad por la sociedad vasca, sus víctimas reales y potenciales incluidas. Dos centenares de personas que estaban en la clandestinidad, pasaron a vivir con normalidad en Euskadi, con diferentes grados de adaptación.

A todos nos pareció bien, habían atentado mientras existía la dictadura, y en los primeros años de democracia, hasta que llegaron a la conclusión de que había que dejarlo.

Seguir leyendo »

Qué jolgorio de violación, qué regocijo de agresión

Por empezar por lo bueno, digamos que nunca antes en España se había producido un nivel de indignación explícita, manifestada en la calle, contra una sentencia que condena por abuso y no por agresión a una mujer realmente violada.

La sentencia que condena a los cinco individuos integrantes de la autodenominada manada ha provocado una reacción en la calle, y en los medios de comunicación, como nunca antes había existido en otros casos en los que las mujeres han sido violadas o asesinadas por hombres, casi siempre en medio del silencio general.

Seguir leyendo »

Máster, esfuerzo y otras mentiras por contar

El destrozo que esta contando con minucioso y meritorio detalle este periódico, se explica mejor aún si nos remontamos al contexto nada remoto del discurso del PP en la oposición: el elogio de lo que ellos llamaban la ley del esfuerzo, el meritoriaje del sacrificio, lo bueno que era para el espíritu calcar los codos.

Los ideólogos del PP, desde la inefable Esperanza Aguirre al entonces siempre bien ponderado, por algunos, José Ignacio Wert, sostenían que el socialismo en general, la LOGSE, y el zapaterismo en particular, habían fomentado una suerte de buenísmo que traducido en el currículum suponía que no había que repetir curso, que se podía pasar con asignaturas colgadas, que no había que esforzarse, vaya, pues todo nos era dado en el Walden de bosques y llanuras socialista.

Seguir leyendo »

Ministros novios de la muerte

Puestos a elegir, es preferible el recogimiento espiritual, sentido, de gente que reza en Cracovia, que el espectáculo pagano e infernal de legionarios con brazos como muslos que elevan a Cristo entre gritos de muerte en gananciales.

Lo peor de la performance malagueña es ver al ministro de Educación y Cultura, y simpático portavoz semanal del Gobierno, dándolo todo al bramar: “somos novios de la muerte”, con corbata negra de luto, la gomina de costumbre y fraseo urgente. (Uno ve a Méndez de Vigo en las ruedas de prensa de los viernes y se lo imagina a horcajadas de un caballo pintón, con los cabellos aborregados, él, con gola, si me apuran, y leyendo las buenas nuevas en un pergamino que se va desenrollando, solemne).

Seguir leyendo »

Ruth Ortiz no quiere que manipulen el crimen de sus hijos

Asesinó José Bretón a los dos hijos de Ruth Ortiz en noviembre de 2011. Es posible que el nombre de la madre no les suene de nada, es probable que conozcan más a José Bretón, hoy encarcelado, padre de las dos criaturas, marido durante un tiempo de Ruth Ortiz, y que decidió asesinar a sus dos hijos cuando su mujer le dijo que se quería separar de él.

Aquel fue un crimen machista, una violencia transferida: hacer el máximo daño posible a tu ex mujer asesinando a sus hijos; a los hijos que piensas que son sólo de ella, para el criminal convertidos en un mero objeto arrojadizo cuando su mujer dice que no aguanta más. Se llama violencia vicaria: asesinar a terceras personas, y es una variante de la violencia machista.

Seguir leyendo »

La huelga ya ha conseguido más igualdad

Es posible que el mero enunciado: huelga de mujeres, sea en sí mismo ya todo un éxito; un éxito de crítica y público. Revolucionario.

Si lo que no se nombra no existe, como deberíamos haber dejado establecido en capítulos anteriores, nombrar algo que hasta ahora no había existido es una forma de crear una nueva realidad. La de la urgente igualdad.

Seguir leyendo »

Cadena perpetua o reinserción. Debate postergado hasta nuevo crimen

David Oubel tenía que entregar al día siguiente a sus dos hijas a la madre, de la que estaba separado. Prefirió asesinarlas con una sierra radial de acreditada eficacia, según se interesó en preguntar en la ferretería donde la compró.

Con un corte de pelo modernuki, conjuntado en la vestimenta y frío como si estuviera escuchando la lista de los reyes godos cuando le anunciaron los cargos contra él, Oubel reconoció los hechos impecablemente vestido.

Seguir leyendo »

Solos, o en compañía de otros

Persona arriba, persona abajo, se calcula que en España viven solos casi cinco millones de seres humanos. Hay que aclarar, antes de nada, que hay una soledad voluntaria y elegida, libre; pero que hablamos de una soledad no deseada, forzada, condenada, penitencial.

Los españoles vivimos cada vez más años, y eso está muy bien, pero el debate está en discernir con qué calidad de vida llegamos, pongamos, a los ochenta. Cuál es nuestra pensión de soledad. Parece que hay una hinchazón de soledad, de aislamiento no deseado.

Seguir leyendo »

Dos chavales de 14 asesinan a dos mayores de 87

Dos jóvenes de catorce años han asesinado, presuntamente, a dos personas, una mujer y un hombre, de 87 años. Lo han hecho con violencia extrema, con saña, con brutalidad.

Los dos adolescentes han protagonizado lo que antes se llamaba, y ahora ya no se dice, un robo con escalo. Han subido por la tubería, han dado una paliza a los ancianos, les han herido gravemente, se han llevado un reloj de una de las víctimas y han asesinado a ese matrimonio de más que jubilados. Una violencia brutal, desproporcionada, gratuita, si es que hay una violencia de pago.

Seguir leyendo »