eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

José María Calleja

José María Calleja es doctor en Ciencias de la Información, profesor de Periodismo en la Universidad Carlos III y licenciado en Historia. Colabora en Antena3 y en Cuatro, en Onda Cero y en la Agencia Colpisa.

Acaba de publicar su último libro: "La Violencia como noticia", es premio Espasa de Ensayo y autor de una docena de libros. Ha sido director y presentador de "El Debate de CNN+". Ha trabajado en la Agencia EFE, Euskal Telebista y colaborado en Cambio16, entre otros medios.
  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 8731

Casado dice que Harvard está en Aravaca

No se cuántas informaciones más tiene que publicar este diario para que Pablo Casado reconozca lo obvio: ha mentido en su currículum, ha mentido en sus estudios universitarios y le han dado por la cara másteres, convalidaciones y títulos. Es decir, se tiene que ir.

Tiene la élite de la derecha una capacidad inagotable para decirnos de continuo que el poder es suyo y que si no gobierna se lleva el balón y se acaba el partido. Lo hizo de manera vehemente en la legislatura 93-96, la "legislatura de la crispación", con la repetición machacona de mensajes apocalípticos, amplificados por periodistas que sentían que su objetivo vital se consagraba si echaban a Felipe González; hoy algunos de ellos anti Mariano, otros antiaznaristas, e incluso podemistas

Seguir leyendo »

La prostitución no es un trabajo

Que nueve tíos penetren a una mujer que no les conoce de nada por donde les de la gana un mismo día y pagando, no puede ser considerado en ningún caso un trabajo 'tan normal como cualquier otro'.

El debate que se ha abierto a raíz del ‘gol por la escuadra’ que, con sinceridad inédita en la política española, reconoce la ministra Magadalena Valerio que le han colado al permitir la inscripción de un sindicato de ‘trabajadoras del sexo’, es especialmente complejo.

Seguir leyendo »

Es urgente un relato democrático que resignifique el Valle de los Caídos

Sacar a Franco del Valle de los Caídos es una tarea urgente, acelerada por el paso y el peso de la historia, por el retraso que llevamos, por la necesidad apremiante de convertir aquel lugar en otra cosa distinta a lo que es ahora. Sacar a Franco de Cuelgamuros es una tarea urgente por tardía.

Aquel lugar no tiene parangón en Europa ni en el mundo, creo. Allí están los restos mortales de más de 33.000 personas de los dos bandos de la guerra civil española. En principio, Franco lo pensó para sí mismo y para los españoles del bando nacional, los españoles fetén, pero ante la falta de lo que podríamos llamar quórum mortuorio  --muchas familias de franquistas se negaron a exhumar a los suyos y trasladarlos a aquel panteón del tamaño de un par de campos de fútbol--, Franco decidió que había que exhumar republicanos, más o menos rojos, víctimas de la propia sangría del dictador, víctimas que estaban en fosas comunes en el frente, o en cunetas cerca de sus pueblos, y trasladarlos al Valle, por supuesto sin la consulta ni el permiso de sus familiares.

Seguir leyendo »

Cuenta atrás para Franco

Ha empezado la cuenta atrás para que los restos mortales de Francisco Franco salgan del Valle de los Caídos, el lugar que el dictador soñó como su lugar de enterramiento recién terminada la Guerra Civil, cuando además pensaba en acuñar pesetas con su cara y la leyenda: Caudillo de España por la Gracia de Dios.

La decisión del Gobierno de Pedro Sánchez, explicada con detalle por la vicepresidenta Carmen Calvo, habla de exhumar los restos del dictador “con urgencia porque vamos tarde”.

Seguir leyendo »

Siente a un franquista en el plató

Se ha puesto de moda estas semanas de canícula en bucle argumental llevar  a un/a franquista a las teles, al plató o al dúplex -¿perdona?, no escucho bien con el retardo, y así se gana un plató el interfecto- , para que evacúe ditirambos al dictador Franco; de repente presentado como luz de donde el sol la toma en lo tocante a estrategia militar, un Moltke de El Pardo, vaya.

Con el paso del tiempo, Franco se ha agigantado y sería hasta alto, según sus hagiógrafos locuaces, un piropo más y NBA. La pregunta es: ¿por qué llevan mis colegas a estos sujetos ultras, franquistas, grasientos, y les dan carrete? ¿Cómo es posible que tengan minutos, y no basura, por parte de gentes engominadas intelectualmente, capaces de presentarnos a Franco como un trufado de Napoleón, Churchill y Montgomery, y su comando color caqui en la batalla del Alamein?

Seguir leyendo »

Casado tiene un máster

Va el ‘ardor guerrero’ ambulante de Pablo Casado y dice, muy serio, que es como si le mirasen ahora a su señorito los trabajos "de sexto de EGB", o como si le evaluasen la forma de encuadernar los papeles que enseñó, la puntita nada más, diciendo que eran ‘trabajos’; asunto que este periódico desmontó en su día de forma prolija. Dos caricaturas impostadas por parte del portavoz de propaganda de Casado que encubren culpa redundante.

La jueza dice en auto; es decir, por escrito pensado, que alumnos que asistieron regularmente al máster de Casado, alguno comiendo en el tren para hacer compatible su trabajo con el máster, sacaron peores notas que la patulea de ‘alumnos vips’ del PP, que sin ir a clase un puñetero día, hicieron acopio de sobresalientes sin tregua, ni anestesia, en unas horas; todo ello sin pisar el aula, oiga. Vas a clase y sacas peor nota que si no vas y eres del PP. Menudo modelo.

Seguir leyendo »

El PP ha vuelto... a las andadas

Dice Pablo Casado que el PP ha vuelto y no queda más remedio que pensar que está respondiendo a la pregunta que formuló su promotor, José María Aznar -con el que este martes se ha reunido-, hace unos años (23/1/2015), cuando el expresidente aún no era odiado por buena parte de sus cofrades y se hacía preguntas retóricas como esta: "¿Dónde esta el PP?"

Aznar se respondía entonces a sí mismo con un silencio bien administrado, con una pausa en la que buscaba el asentimiento de los presentes a su denuncia de la inanidad ideológica del PP de Rajoy. El PP ha vuelto, luego se había ido, entonces y ahora.

Seguir leyendo »

Rajoy, elogio de sí mismo

Hemos resuelto la crisis económica más grave de la Historia de España, hemos impedido la independencia de Catalunya y hemos derrotado a ETA. Lejos de expresar la más leve autocrítica, Mariano Rajoy ha dedicado su discurso de despedida al autoelogio de la gestión de Gobierno del PP y a la alabanza de sí mismo, desde que entró en política hace cuarenta años, pegando carteles de noche en Galicia, hasta llegar a la Moncloa.

Ha sido un discurso intensamente emotivo, plagado de ditirambos y aplausos intensos. Tienen los aplausos en los cónclaves del PP un valor añadido: cuanto más intensos, antes se produce la salida del aplaudido. Aquí Rajoy ya había dicho que se iba y las palmas eran el homenaje al que se va.

Seguir leyendo »

Franco, fuera de Cuelgamuros

Cuelgamuros es la prolongación de Franco por otros medios. Un parque temático del franquismo, un paquidermo simbólico y arquitectónico de muy difícil resignificación. Franco sigue ahí, entronizado, a veces con la lápida circunvalada por un cordón morado sobre soportes de madera, siempre con flores. José Antonio Primo de Rivera, sin la tilde en la e de su lápida, está a su lado. Los dos bajo una bóveda de casi cinco millones de teselas en la que aparecen, entre otros,  falangistas de pelo en pecho y requetés de marrón, con la estética característica de Carlos Sáenz de Tejada y de Lezama, uno de los autores de la narración figurinista del franquismo. Ahora diríamos relato. A veces da la sensación de que los curas que ofician la misa de once, con micrófono inalámbrico pegado a la boca y monaguillos que no pueden con los hachones bamboleantes, van a levitar nada más acabar la interminable ceremonia, daros la paz, y ascenderán a la bóveda para quedarse pegados allí, como un chicle debajo del pupitre, hasta otra misa preconciliar.

Cuelgamuros, hay que llamarlo así, como bien nos insiste Claudio Sánchez-Albornoz, el egregio superviviente de aquel campo, protagonista de la película Los años bárbaros,  de Fernando Colomo, que narra su fuga estrambótica de aquel horrible lugar.

Seguir leyendo »

Última mujer asesinada por un hombre

Esta vez ha sido una mujer de 37 años, alegre y entusiasta, según sus colegas de los puestos del mercado de Zaragoza, la que ha sido asesinada por su pareja en una madrugada calurosa, este último domingo. Tenemos que celebrar que la hija de la asesinada no estaba delante cuando el hombre con el que su madre tenía un vínculo decidió matarla.

Con este asesinato de una mujer a manos de un hombre, tenemos que diecisiete hombres han asesinado a diecisiete mujeres en lo que va de año y que doce hijos se han quedado sin madre por culpa de su padre. Un destrozo.

Seguir leyendo »