eldiario.es

9

Enclave Rural Enclave Rural

Huertos en tierra de nadie para subsistir en tiempos de crisis

Son historias de superviviencia frente a la crisis. Familias enteras en paro que, como último recurso, deciden que la tierra, aunque no sea suya, sea laque les ofrezca su propia manutención.

Ese lugar, en unos terrenos que ninguna administración considera como propios, se asoma al puente de la SE-30 que une Sevilla y Camas. Ahí, en una antigua escombrera y donde se levantaba un campamento rumano, crecen ahora las frutas y verduras que dan de comer a aproximadamente una treintena de familias.

Lo que a vista de pájaro podrían parecer chabolas construidas de cualquier manera no son sino pequeñas casetillas habilitadas para las azadas, los rastrillos, el abono y el mantillo.

h28.jpg

Dani es un joven desahuciado de su domicilio, al que el banco le ha aceptado la casa en dación en pago tras pagar 90.000 euros, dice que es mejor trabajar la tierra con la azada que dar golpes con la cabeza a los muros de casa. Es una filosofía que inunda a la mayor parte de las personas que componen esta particular comunidad de vecinos, casi todos procedentes de la localidad de Camas. Padre de dos hijos y amante de la naturaleza, Dani acaba de conseguir un contrato en precario con una cadena de supermercados. "A ver si le gusto al jefe y la cosa se alarga", apunta entre deseo e ironía.

h01.jpg

La imponente Torre Pelli contrasta con la apariencia endeble de las decenas de huertos y casetas de aperos, construidos básicamente con vallas y redes de obra, maderas y otras chatarras. El premio para sus dueños, recoger el fruto. "Ahí vengo, de llevarle dos kilitos de tomate a mi madre", relata uno de estos agricultores por necesidad.

h20.jpg

"Allí vivía el Sergio Ramos, que jugó con mi hijo en infantiles", comenta Carlos señalando un edificio de viviendas de Camas mientras mima sus aún pequeñas sandías y melones. El año que viene se prejubila. Vive con una ayuda familiar de poco más de 400 euros. "Está la cosa precaria, precaria". Lleva tres años en paro después de pasar por varios negocios y montar incluso su propia tienda. "Me creí el rey del mambo", recuerda.

h02.jpg

La historia de Juan es la de muchos de sus vecinos. Reparte ayuda y consejos a partes iguales. La bandera nacional que asoma al fondo es la única que queda en pie en el lugar. Una republicana que ondeaba sobre una de las casetas, en pleno debate en la sociedad española, fue retirada por temor a alguna represalia, comentan los lugareños.

h10.jpg

Santiago tiene 20 años pero habla como si tuviera el doble. En casa son cinco y todos están en paro. "No va a estar bonito el huerto si soy jardinero", señala mientras riega el huerto de su padre, tanto como suyo. Con peonadas de 7h a 19h, dice sin complejos que "yo prefiero estar aquí a estar en la calle, que está llena de golfos".

h11.jpg

Cada cual levanta su huerto y le da su particular estética. Casi todos los lugareños coinciden en que se trata simpleme nte de una opción para poder llevarse a la boca frutas y verduras con las que les premia la tierra. Les sirve de reto tanto como de necesidad y también, reconocen, de distracción en tiempos mentalmente complicados.

h12.jpg

Una salida de agua del río Guadalquivir es la que da de beber a las tierras. Ahora, cuando aprieta el calor, se hace vital. Los huertos más próximos a este pequeño pozo son los más valorados, donde los vecinos se afanan, a mano o a bomba, sacando líquido. Algunos de ellos han instalado incluso sistemas de goteo para no tener que estar tan pendiente del riego.

h07.jpg

La estética de las casetillas y los huertos son de lo más variopinto. La antigua escombrera y la variedad de objetos inservibles desechados ha despertado la creatividad de muchos. Hasta una placa de "feliz cumpleaños" cuelga del somier que hace las veces de puerta de entrada a uno de los huertos. Este angelito es otro ejemplo.

h25.jpg

Perros, caballos, gallinas, palomos... La fauna también es bastante variada en este lugar. Entre algunos escombros cercanos y pasto, además de cuidar de los huertos, estas personas también cuentan con animales a los que les dan su espacio. "El que no quiera un palomo que me lo dé a mí", señala José María, cuya pasión le hace desvivirse por que sus palomos y sus gallinas tengan siempre algo que comer.

h24.jpg

Cada cual se ha buscado su pequeña parcela y ha plantado las frutas o verduras que ha creído oportuno. Las horas se hacen largas al trabajar la tierra, pero la mayoría de ellos está encantado con su labor y su esfuerzo ante la necesidad a la que les ha llevado la crisis y el paro.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha