eldiario.es

9

Pasaporte Andalucía Pasaporte Andalucía

Ruta para zambullirse en atún rojo

No hay gymkana gastronómica más deliciosa, sorprendente y participativa que la ruta del atún de Zahara de los Atunes. Esta pequeña localidad de la costa gaditana está de "fiestas mayores" coincidiendo con la temporada de almadrabas, y así es su celebración.

Ruta del atún de almadraba 2016.

#t D´Atún (Hártate de atún). Así se llama la tapa que nos presenta el restaurante La Sal y que bien podría ser el eslogan de esta VIII Ruta del atún de Zahara de los Atunes. Y es que, como cada mes de mayo, coincidiendo con el paso de los atunes por estas aguas y la puesta de la almadraba, tiene lugar en Zahara el pistoletazo de salida del atún rojo. Este pequeño municipio de apenas mil habitantes ha sabido convertir a este túnido que da nombre a la villa en un reclamo que atrae cada año a más visitantes de dentro y fuera de nuestras fronteras, convirtiendo sus calles en un ir y venir de gente por esta divertida yincana que es la ruta del atún.

Zahara ha sabido gestionar como ningún otro municipio de la zona este recurso marino, consiguiendo de la explotación del atún que el turismo deje en la zona grandes beneficios económicos. "Un total de 99.127 tapas de atún se vendieron en la pasada edición de 2015", comenta Gaspar Castro, presidente de la asociación de comerciantes de Zahara (ACOZA) y creador de la Ruta del Atún. "Esto generó unos beneficios de un millón de euros aproximadamente y 287 puestos de trabajo", comenta orgulloso. Y no es para menos.

Ruta del atún

Facera de atún al bitter choc. Es la apuesta de este año del restaurante Casa Juanito, que ya ganó este concurso en su quinta edición. La receta: deliciosa carrillada de atún con chocolate amargo. La tapa y la cerveza cuestan solo 3,50 euros, un precio irrisorio viendo el altísimo nivel culinario que se alcanza en esta Ruta del atún. El trabajo será valorado por un jurado de expertos que cada año lo tiene más difícil, pues bares y restaurantes se han propuesto sorprendernos en cada bocado.

Ruta del atún

Martuna es el plato que nos ofrece el restaurante Ramón Pipi. Es una hamburguesa de atún rojo sobre una oblea de hojaldre, un fina lámina de rábano y pimiento del padrón con mayonesa al curry amarillo. Lo interesante está en la pequeñísima florecilla amarilla que acompaña el plato. Flor eléctrica que hay que comer primero para que se produzca en la boca una sensación inmejorable, como cuando ponemos la lengua entre los polos de una pila de petaca. Al momento atacamos la hamburguesa y todas nuestras papilas gustativas estallan al unísono. Un acierto.

Ruta del atún

En cualquier establecimiento nos indicarán nuestro siguiente destino. Nos recomendarán sin recelos la próxima parada. La competición es limpia y muy sabrosa.

Ruta del atún

El personal se vuelca con cada tapa. Se explica cada plato con detenimiento y orgullo. El cliente comienza a disfrutar antes de iniciar la ingesta. Vista, oído, olfato... Todo alerta antes de llevar el atún a la boca. Y el ritual se repite en todas las paradas. ¡Bendito ritual!

Ruta del atún

Tacones lejanos: sashimi de atún sobre crema de guisantes. Es la propuesta de Óscar Hernández del restaurante Pradillo. "Todas nuestras tapas llevan el nombre de una película de Almodóvar", comenta Óscar mientras posa para esta fotografía con la barquita de bambú que contiene tan ingenioso plato.

Ruta del atún

En los kioscos de información y en los bares se entregan unos mapas con los establecimientos que participan en la ruta y las tapas que cada uno presenta. Junto con ellos, un Tapa-porte que nos irán sellando en cada bar que recalemos. Hay que echar días y fuerzas para completarlos todos, una tarea absolutamente sabrosa. Si se consigue, es posible obtener suculentos premios en metálico o un fin de semana en el Hotel Atlanterra para la Ruta del Retinto. De oca en oca...

Manolo y Amelia muestran satisfechos su pasaporte prolijamente sellado. "Llevamos veinte años viniendo a Zahara y por supuesto no nos perdemos una ruta desde que comenzó esta estupenda iniciativa".

Ruta del atún

En busca del siguiente bar uno puede toparse con los restos de la muralla de lo que fue el Palacio de los Duques de Medina Sidonia. Construido en la primera mitad del Siglo XV, desempeñaba varias funciones: Palacio residencial de los Duques de Medina Sidonia mientras duraba la temporada de la almadraba; y Chanca, es decir, factoría donde se troceaban, salaban y preparaban los atunes. Es el único palacio con estas características que se conserva en todo el mundo y nos da idea de la tradición atunera de este rincón de la costa gaditana.

Ruta del atún

Gaspar Castro, que regenta el restaurante Gaspar, nos propone Atún Finibustere, personaje éste de La ilustre fregona de Cervantes que acaba trabajando en la almadraba de Zahara. Todo un homenaje en el IV centenario de Don Miguel. Esta tapa nos lleva al engaño de una forma divertida, mostrando una apariencia de postre helado que está muy lejos de la realidad.

Ruta del atún

Tras la ruta de la mañana, es la hora de un merecido descanso junto al mar. Mejor, imposible. Un festín sensorial, una cura de cuerpo y alma. Durante estos días se suceden las actividades lúdicas, conciertos, exposiciones de fotos e incluso rutas de café.

Ruta del atún

Para poder seguir nuestra ruta por la noche hay que hacer hambre. Qué mejor manera que dar un paseo al caer el sol por esta costa insuperable donde fondean los barcos de la almadraba.

Ruta del atún

De nuevo en faena. Un guiño a la prensa. El Hotel Pozo del Duque nos presenta un tartar de atún envuelto en una hoja comestible de periódico. Los comensales fotografían con sus móviles los platos antes de comerlos, ya que hay que llevarse el recuerdo de tanto ingenio. "Aquí se comen las noticias", comenta su creador divertido.

Ruta del atún

Pan de cristal relleno de ventresca de atún en escabeche con espuma de patata en el restaurante Antonio. El nivel gastronómico es altísimo. En casi todos los bares se fabrican los recipientes ad hoc para la tapa a concurso porque aquí no solo se come con la boca, sino que se ponen en alerta todos los sentidos. Los platos se convierten en obras de arte. Color y sabor, siempre rodeados por el entorno privilegiado de este Atlántico que todo lo impregna. Buenísimo.

Ruta del atún

Atún adentro, maravillosa propuesta de la trattoria Mille Lire. Se trata de un falso ravioli de tartar de atún. Envuelto en una fina loncha de Lardo di Colonata se esconde el atún sobre un lecho de crema de guisantes.

Ruta del atún

Cae la noche y no cesa el trasiego del personal de un bar a otro, tratando de completar la anhelada ruta. Una semana antes las calles se encontraban vacías a estas horas. Ya no volverán a lucir así hasta que termine el verano.

Ruta para zambullirse en atún rojo

Rodeado de este mar, de este sol, una luz límpida y un horizonte infinito dan ganas de no marcharse jamás de este paraíso en la tierra que es Zahara de los Atunes, y menos aún cuando uno disfruta de esta gastronomía extraordinaria.

Ya están perdiendo el tiempo. Hagan la maleta, cojan la cartera y aprovechen para venir a Zahara. Aún les quedan 33 tapas por descubrir y unas playas de ensueño.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha