eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Alessandro Nai

Profesor de Comunicación política y periodismo en la Universidad de Ámsterdam

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 4

Retrato del político populista

Desde los medios de comunicación y también desde la academia, la imagen que se ha dado de los candidatos populistas es las de un grupo de políticos mal educados o con malas formas porque se presentan contraviniendo las normas sociales, culturales y políticas. Tal vez, uno de los símiles más célebres lo proporciona el teórico político de la UNAM Benjamin Arditi cuando nos cuenta que un populista viene a ser lo que un invitado borracho en una fiesta de etiqueta: rompe los códigos de educación en la mesa, interrumpe las conversaciones de los demás, habla a voces, y, ya puestos, se pone a flirtear con invitados de forma descarada. Si la imagen que les viene a la cabeza es la de José Luis Torrente (o Matteo Salvini), no van desencaminados, pero no es la única. El estilo de los populistas, por definición, consiste en transgredir, exagerar, provocar. Esa forma de hacer las cosas, suele suscitar comentarios. Por ejemplo, el holandés Geert Wilders ha sido acusado de tener "una actitud controvertida y un estilo político aberrante", mientras que en Rusia, Vladimir Zhirinovsky ha sido descrito como "el príncipe payaso de la política rusa" o "Trump de Rusia" .

Pero también es innegable que a los populistas se les asocia con cualidades de liderazgo y carisma. Según esta perspectiva, los populistas son capaces de establecer una conexión directa y efectiva con sus seguidores. A su vez, este estilo enérgico, emocional y audaz llevaría a persuadir y movilizar a su base. El difunto Hugo Chávez en Venezuela sería un excelente ejemplo. (Nota: Siguiendo una anterior entrada, nos basamos en la definición minimalista de populismo, de Mudde, que enfrenta al ciudadano medio a unas 'elites corruptas'. A esto se le puede añadir -aunque no es necesario- el rechazo a inmigrantes o la adhesión a concepciones patrióticas particulares).

Seguir leyendo »