eldiario.es

9

Carlos Egio

Activista vecinal y miembro de Cambiemos Murcia, trabajo en lo más cercano sin apartar la mirada de lo que pasa en el resto del Planeta. Periodista, ambientólogo y doctor en Sociología, me considero un obrero de la información que se pasa la vida aprendiendo sobre las relaciones entre medio ambiente y sociedad, y cómo contarlo.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 70

Chalecos amarillos, ciencia y un reto planetario

Seguir leyendo »

Sobre neonazis, despertadores y un delegado del Gobierno

Seguir leyendo »

Genocidio, cambio climático y un ayuntamiento de provincias

Siempre me han impresionado las imágenes de los bañistas alemanes en la playa mientras empezaba a gestarse el genocidio nazi. Me resulta casi imposible de imaginar que una despreocupada vida cotidiana pudiera convivir con el comienzo del terror del exterminio de toda una raza.

Sin embargo, leyendo sobre el cambio climático, entendí ayer lo que quiso decir James Lovelock, padre de la teoría de Gaia, cuando afirmaba que la calma que se respira en Europa frente a los problemas ambientales le recordaba a la que se sentía en los años previos a la Segunda Guerra Mundial: tenemos información más que de sobra, casi excesiva, sobre una crisis climática que ya ha comenzado y que probablemente, si no hay un cambio drástico en el modelo energético y de desarrollo, se llevará millones de vidas por delante.

Seguir leyendo »

De Colombia a tu municipio, entre el satélite y el microscopio

“El mapa de los paramilitares coincide con el mapa de las multinacionales”, solo esta frase que aparece en el documental Colombia invisible, por otro lado un retrato de una realidad ya conocida, encierra mucho detrás.

Muchas de esas grandes empresas que comparten cartografía con el horror son españolas. Es difícil establecer una relación directa causa efecto, pero leyendo investigaciones como las de la Taula Catalana per la Pau i els Drets Humans a Colòmbia se puede ver cómo, por ejemplo, previamente a la construcción de una terminal de contenedores privada en el puerto pacífico de Buenaventura, que sería gestionada por una empresa de capital mayoritariamente catalán, aumentó la violencia exponencialmente en las comunas cercanas.

Seguir leyendo »

Una fotografía, dos futuros posibles y una partida de ajedrez

No he escogido esta fotografía como excusa para un artículo porque me traiga a la mente un buen recuerdo, que lo hace; ni porque me evoque tiempos de fuerza, alegría y compañerismo, que también. En realidad se trata de una instantánea que me cuesta mirar, que no deja de ser la imagen de un fracaso, de aquello que pudo ser y no fue, con todo el aprendizaje que eso supone.

En la fotografía aparecemos muchos de los que, de una forma u otra, nos implicamos para sacar adelante Podemos en Murcia antes de las elecciones europeas. Veníamos de tradiciones políticas muy diferentes, de distintas experiencias militantes y activistas, o sencillamente estábamos indignados y pensábamos que era hora de acabar con desahucios y privatizaciones, con la desaparición de los servicios públicos, con la explotación laboral, con el expolio de la naturaleza, con la xenofobia institucional y con la desigualdad entre géneros.

Seguir leyendo »

A las compañeras y compañeros de Ahora Murcia

Que la izquierda, la transversalidad o los espacios de transformación política real han dado un espectáculo bochornoso en su intento, en principio bienintencionado, por confluir es más que evidente. No hace falta que escarben los periodistas, que ya lo anunciamos nosotros a los cuatro vientos por las redes sociales; no nos hemos quedado cortos en deslealtades, artimañas, cruces de acusaciones estériles o palos en la rueda del “compañero”. Sobre esto cada uno tenemos un relato y ya lo hemos expuesto y difundido en entrevistas, notas de prensa y artículos de opinión en los que, sobre todo, nos hemos leído entre nosotros y nosotras, indignándonos o aplaudiendo según el que escribiera fuera de los “nuestros” o de los “otros” (al fin al cabo “de los nuestros” también, nos abochorne reconocerlo o no).

Yo también tengo mi relato sobre lo sucedido, como todos, creo que claro, conciso e indiscutible, pero estoy seguro de que será más útil profundizar en él cuando terminen las elecciones; no por ocultar lo sucedido (ya he dicho que el proceso ha estado plagado de deslealtades, artimañas, cruces de acusaciones y palos en la rueda), sino porque lo que hace falta ahora, a un mes del momento que hemos estado preparando con toda nuestra energía, dejando de lado asuntos personales, familiares y laborales, es centrarse en las propuestas que deben sacar a la ciudadanía de la situación de crisis social y económica que está viviendo.

Seguir leyendo »

Hagamos de Murcia nuestra obra máxima

Decía Henri Lefebvre que la ciudad, como obra máxima de la humanidad, está en peligro. En Murcia es fácil verlo, en los últimos años el Partido Popular ha convertido los barrios y las pedanías en un espacio diseñado con un único fin: la especulación. El resultado es que el transporte público está al servicio de intereses privados, los servicios públicos se han dejado en manos de grandes empresas que solo persiguen un mayor beneficio e, incluso, promotores inmobiliarios han tenido la posibilidad de construir y destruir barrios a su antojo, demoliendo de paso y sin ningún remordimiento una guardería pública para dejar su solar como un claro monumento a la desidia y la vergüenza. La zona cero de Murcia está en la Paz.

Es cierto que durante años muchos murcianos, embelesados por las luces de neón de los nuevos centros comerciales, por la revalorización de los terrenos de sus abuelos o porque sencillamente había que creer en algo, se dejaron deslumbrar por los cantos de sirena que anunciaban que, tras el cemento y el hormigón, se escondía una vida mejor. La huerta, ese gran jardín urbano único en Europa, era considerada una vieja reliquia sin utilidad real sobre la que se podían levantar sin remordimientos más y más kilómetros de autovías sin coches y bloques de edificios sin una planificación real. El patrimonio cultural podía dejarse caer a pedazos, como la casa del mismísimo Antonete Gálvez, porque no tenía valor al lado de las nuevas moles de cristal. Algo muy significativo si tenemos en cuenta que era el hogar de quien las coplas decían que “para ser hombre de bien pide justicia y trabajo, que no medren los de arriba y se mueran los de abajo”.

Seguir leyendo »

El Podemos y la ciudad que queremos

Hace apenas un mes tuvo lugar una reunión que, si bien puede que no pase a los anales de la historia política de nuestra ciudad, desde luego será un momento clave en nuestra historia política personal. En una nave industrial a las afueras de Murcia, en un centro social autogestionado, ejemplo de lo que puede dar de sí el trabajo cooperativo, nos encontramos numerosos miembros de distintos círculos del municipio para decidir qué camino seguir con vistas al proceso constituyente municipal de Podemos. Entre nosotros había jardineros con experiencia en cooperativas y agroecología, médicos, trabajadoras de la limpieza que han plantado cara a la explotación laboral, profesores, informáticos, activistas sociales y otros muchos.

Algo teníamos decidido desde el principio, queríamos (y queremos) una formación abierta al resto de la sociedad, nos creímos a pies juntillas que Podemos es sobre todo una herramienta de cambio al servicio de la gente y nuestra principal preocupación, por encima de todo, era que se mantuviera esa filosofía. Podemos debía (y debe ser) un espacio de escucha porque las propuestas para cambiar nuestras ciudades ya están fuera, se construyeron desde el 15M en mil asambleas en todas las plazas, en mil mareas de todos los colores con profesionales, activistas y usuarios de todos los ámbitos, en foros ciudadanos y asociaciones profesionales, en plataformas ciudadanas reivindicativas y en asociaciones vecinales de barrios o pedanías. Por eso, no le teníamos miedo a poner en marcha un proceso abierto desde el primer momento, radicalmente democrático, y decidimos hacer unas primarias para confeccionar nuestra lista.

Seguir leyendo »