eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Hugo Martínez Abarca

Diputado autonómico en Podemos. Licenciado en Filosofía por la Universidad Autónoma de Madrid y en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense. Autor del blog Quien Mucho Abarca y articulista en diversos medios digitales.

 

Del 'No a la guerra' al 8M

1.- El hito del 26 de abril. La movilización que se produjo el mismo día de la sentencia de La Manada fue probablemente la convocatoria espontánea más nutrida que haya vivido nuestro país. En otros ciclos de movilizaciones como el del No a la Guerra había importantes movilizaciones medio espontáneas (planificadas para el día que empiecen los bombardeos, el siguiente día, etc) y alguna de ellas fue nutridísima (aquella que iba a ir hacia el Palacio de la Moncloa pero el cordón policial obligó a improvisar otro recorrido que acabó con un brutal nivel de violencia policial ordenada por Ángel Acebes) pero fue una movilización prevista al menos con tres días y planificada con varias semanas.

Ninguna de las convocatorias que se improvisaron durante el 15M en respuesta a decisiones gubernamentales concretas arrojó imágenes como la del 26 de abril abarrotando la calle San Bernardo de Madrid y ocupando la Gran Vía de Madrid mientras en decenas de ciudades las mujeres protagonizaban movilizaciones similares. Quizás esta respuesta sea aún más reveladora que las impresionantes manifestaciones y, sobre todo, el clima generado el 8 de marzo y, antes, el 7 de noviembre. La rápida y eficacísima movilización del 26 de abril evidencia que no sólo se está logrando instalar el feminismo como centro de la opinión público, sino que las mujeres están construyendo el movimiento social más vigoroso (y más esperanzador) que ha tenido nuestro país desde 2011.

Seguir leyendo »

España 2018: De la indignación a la perplejidad

El caso del Máster falso de Cifuentes no sucede en un momento cualquiera. En un importante artículo del lúcido periodista conservador José Antonio Zarzalejos se definía la situación de España como de “perplejidad” ante la coincidencia de cuatro crisis que construyen la imagen de colapso institucional: el Caso Cifuentes, que podría llevarse por delante al PP, la presentación de unos Presupuestos Generales del Estado por parte de Rajoy sin tener garantizada su aprobación, la denegación de la justicia alemana de la extradición de Puigdemont e incluso el vídeo de la bronca entre la reina Letizia y su suegra y predecesora Sofía. “ España navega con el piloto automático, no hay comandante en la aeronave y no se sabe si pasamos por un tramo de turbulencias o caemos en picado”, concluye Zarzalejos. Todo ello ocurre tras un primer trimestre de 2018 en el que por primera vez desde finales de 2013 vuelve a crecer la movilización social gracias fundamentalmente a mujeres y pensionistas.

En términos sociológicos las crisis que tenemos delante afectan directa o indirectamente a prácticamente toda la población española:

Seguir leyendo »

¿Están todas las víctimas siempre en nuestra memoria?

Ha anunciado Cristina Cifuentes la aprobación de un proyecto de Ley de Víctimas del Terrorismo. Lo ha hecho con una explicación encomiable: "Aprobamos el proyecto de Ley de Víctimas del Terrorismo, como garantía de que los madrileños no van a olvidar a los que perdieron la vida, resultaron heridos física o psicológicamente o vieron sacrificada su libertad como consecuencia del terrorismo en cualquiera de sus manifestaciones. Las víctimas siempre en nuestra memoria".

Cifuentes ha demostrado en los últimos meses querer hacer del terrorismo un instrumento de confrontación partidista. En ningún momento se ha dirigido a los grupos de la oposición (al menos a Podemos) para construir juntos una ley como ésta y todo lo que ha hecho en los últimos meses ha sido organizar una campaña contra Manuela Carmena por el aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco y responder al atentado de Barcelona y Cambrils diciendo que Podemos es "ambiguo" con el terrorismo yihadista.

Seguir leyendo »

Censurar a Cifuentes para que Madrid funcione

Desde hace tiempo es insostenible que el Partido Popular gobierne la Comunidad de Madrid. El colapso del gobierno de Cristina Cifuentes arranca desde el primer día. Sus antecesores podían presentarse ante la ciudadanía madrileña contando qué habían hecho.

Seguir leyendo »

Podemos: el debate de un país

Los congresos de los partidos suelen ser una cosa interna en la que la disputa se reduce a quién logra tomar tal o cual cargo del aparato. Suelen suponer semanas de tensiones, medición de fuerzas, negociaciones e incluso simulacro de debates para los cuadros y dirigentes del partido, pero es raro que despierten ningún interés en la sociedad salvo que haya conflictos enconados y se observe el panorama como cuando vemos una pelea en Sálvame. Que haya congreso del PP y de Ciudadanos en los próximos meses no despierta ningún interés salvo el marginal de conocer si Cospedal ganará a Sáenz de Santamaría (¿alguien conoce alguna diferencia política entre ambas?) o si la sorprendente minoría de Ciudadanos logra simular que en su partido hay vida interior.

Frente a esa rutina, la próxima asamblea de Podemos se abre como el debate congresual de un partido más importante en décadas. Desde que asombró a buena parte del país en las europeas de 2014, Podemos es el partido que ha marcado la política del país, fijando los debates, el lenguaje, las posiciones políticas de los adversarios, haciendo que se inventaran partidos y medios para frenarlo y alcanzando la más espectacular emergencia electoral de un partido desde 1978.

Seguir leyendo »

Las vacaciones de Cristina Cifuentes

Ha decidido Cristina Cifuentes hacer de su estancia en Madrid en agosto un asunto político del que presumir y sobre todo con el que criticar. Primero echó en cara a Manuela Carmena que se tomara vacaciones; después fue Pedro Sánchez el objeto de su crítica culpando a su veraneo del “bloqueo de España”: quiero pensar ingenuamente que cuando tuiteó esto Cifuentes no sabía que Rajoy, el obligado constitucionalmente a desbloquear la situación, también se iría de vacaciones unos días a Pontevedra sin mayor problema.

Seguir leyendo »

Nosotros, los moderados

Los moderados somos quienes echábamos de sus casas a la gente que no podía pagar una hipoteca, quienes les condenábamos a seguir endeudados pese a que el banco se quedara su casa. Somos quienes rechazamos que si te echan de tu casa al menos se den por canceladas las deudas con el banco y puedas empezar de cero. Los moderados hemos recurrido al Tribunal Constitucional cada ley autonómica que ha defendido a los desahuciados.

Los moderados nos reunimos en un verano porque un poder extranjero nos había mandado una orden. En dos semanas apañamos con otras fuerzas moderadas un cambio de la Constitución de vuestro país para que el Estado pagara antes la deuda a los bancos alemanes y franceses que vuestros hospitales, institutos y vuestras pensiones. Los moderados le dijimos a Bruselas que íbamos a hacer una reforma laboral “extremadamente agresiva” y esta vez no mentimos.

Seguir leyendo »

Historia y mito en la lucha política

La Historia es nuestra y la hacen los pueblos

Hace unos días escribía un sugerente artículo en eldiario.es Sebastián Martín que, con su habitual inteligencia y honestidad intelectual, se cuestionaba sobre los riesgos de construir una representación de la Historia (esto es, una memoria) como instrumento político incluso como instrumento político emancipador. Lo hacía a partir de un apunte mío sobre la disputa del Dos de Mayo dentro de una reflexión más general sobre la que escribí hace algunos años bajo el título Otra memoria de España es posible.

Seguir leyendo »

Cifuentes Ruiz-Gallardón

"No viene usted solo. Le acompaña un pasado. Estaba usted entre lo que aplaudían la política que nos arruinó. Para gustos están los colores; y a usted le gustaba. Nunca la ha condenado; ni siquiera la ha criticado. No la veía mal".

Mariano Rajoy Brey. 4 de marzo de 2016. Congreso de los Diputados.

Seguir leyendo »

Por un gran acuerdo de país

No, el actual Congreso de los diputados no imposibilita la gobernabilidad. El actual Congreso de los diputados es el que más se parece al país en mucho tiempo (salvo por la inaceptable infrarrepresentación del casi millón de votantes de IU). El actual Congreso de los diputados permite la gobernabilidad con una única condición: que la gobernabilidad deje de ser como hasta ahora.

Estamos, quiérase o no, ante un momento constituyente que va mucho más allá de la mera aritmética procesal. Las bases políticas, sociales, territoriales e institucionales de las últimas cuatro décadas han colapsado. Y la construcción de unas nuevas bases precisarían fuera como fuera un amplio diálogo. Por eso este Congreso de los diputados no sólo permite la gobernabilidad sino que es magnífico para conseguirla con una única condición: que estemos todos a la altura de la Historia y pensemos más en España que en quién ocupe la Moncloa.

Seguir leyendo »