eldiario.es

9

Hugo Martínez Abarca

Diputado autonómico de Más Madrid. Licenciado en Filosofía por la Universidad Autónoma de Madrid y en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense. Autor del blog Quien Mucho Abarca y articulista en diversos medios digitales.

 

Una nueva institucionalidad para España

El amontonamiento de acontecimientos políticos (elecciones continuas, investiduras infernales, crisis internas de todos los partidos, sobre dramatización de cualquier discrepancia…) nos lleva a observar la política con el frenesí de un carrusel deportivo, lo que dificulta percibir los ruidos de fondo. Ha fracasado la investidura del siglo. En cuanto nos recuperemos tendremos la sentencia del juicio del siglo (con condenas, probablemente sí, de otro siglo). Quién sabe qué acontecimiento histórico tendremos después, si las movilizaciones en Cataluña del siglo, una nueva movilización secular de los de Colón o un último intento de investidura contra reloj. Y seguramente tendremos también la repetición de alguna de las elecciones con sus posteriores investiduras, salvo que tengamos acuerdos (por supuesto históricos) en todos los sitios donde hoy parecen imposibles. 

Tras esta sucesión de pequeñas crisis subyace una gran crisis. En sus últimos artículos, Javier Pérez Royo lleva alertando, con razón, sobre la crisis institucional que está viviendo nuestro país. No se trata sólo del procedimiento de investidura, sino del desmoronamiento completo del sistema institucional de 1978. No se trataría tanto de una crisis de régimen (en el sentido que se describió desde el 15M) sino de la disfuncionalidad de instituciones y normas pensadas para el sistema de partidos, la cultura política y el momento histórico de hace 40 años. 

Seguir leyendo »

Elecciones 2019: del "momento populista" a un "momento cívico-republicano"

Probablemente la principal consecuencia histórica de los procesos electorales de 2019 es la constatación del fin del tiempo histórico del 15M. No son pocas las consecuencias positivas que ha tenido. La cultura política de los españoles ha cambiado profundamente, aunque el sistema institucional no ha sabido reconfigurarse: el régimen del 78 sigue en crisis, no encuentra soluciones, pero esa crisis ha cambiado. En 2011 solo el PP tenía 186 escaños; en 2019, PP y PSOE solo suman tres escaños más, 189. El sistema de partidos español ha colapsado (lo único que queda reconocible es el PNV) y todavía no se ha recompuesto.

Sigue habiendo crisis pero el 28A y el 26M han certificado que es otra crisis distinta. Probablemente una de las consecuencias del ciclo electoral de 2019 sea el cierre del momento populista que dé paso a un momento cívico-republicano en el que prime una reconstrucción institucional, democrática, social y también territorial y se castigue la polarización. Quienes vivimos con más o menos intensidad el 15M haríamos bien en dejar de invocarlo si no queremos convertirlo en un fetiche tan rancio como han convertido a La Transición sus profetas. De hecho, constatamos ahora el final de lo que fue el 15M sin haber sido del todo conscientes de que a muchos jóvenes ya les sonaba a batallitas de sus mayores… por jóvenes que sean también esos mayores.

Seguir leyendo »

Podemos: la urgencia de la pausa

El resultado de las elecciones andaluzas es un desastre sin paliativos para quienes defendemos para España un cambio en clave emancipadora. España abre la puerta a la extrema derecha: por primera vez es palpable que la crisis institucional, territorial, social y política que acarrea España no tiene por qué tener sólo una alternativa democrática. Hoy hay un riesgo cierto de una involución agresiva en derechos humanos, libertades y conquistas sociales.

Hasta el pasado domingo estábamos muy orgullosos de que nuestro país fuera una de las pocas islas en las que no estaba emergiendo la extrema derecha. La crisis de régimen volvía a ser protagonista y pese a cierta pérdida de vigor no aparecía más alternativa real que la que representamos las fuerzas que gobiernan los principales ayuntamientos de España, Podemos, IU, Equo, Catalunya en Comú, En Marea, Adelante Andalucía, Compromís…

Seguir leyendo »

España no está preparada

Oigo en una tertulia comentar las revelaciones sobre los negocios al margen de la ley de Juan Carlos I. Nadie los pone en duda ni los desmiente (algo que no ha hecho siquiera el interesado), nadie cuestiona su gravedad. De hecho es precisamente su gravedad la que lleva a una participante en la tertulia a justificar implícitamente que se evite investigar las comisiones, el blanqueo, las cuentas suizas, los testaferros… Se abriría el debate sobre la monarquía y “España no está preparada” dice textualmente y sus compañeras de tertulia asienten.

No es ninguna reaccionaria. Es el último argumento decente que se puede oponer a la investigación de hechos gravísimos en la cúspide del Estado. En 2018. España (los españoles) no está preparada. Seguimos siendo menores de edad. No estamos preparados para debatir y decidir cómo queremos que sea nuestra democracia.

Seguir leyendo »

Y ahora, ¿dónde está Felipe VI?

Probablemente el 3 de octubre la popularidad de Felipe VI mejoró bastante. Fue el día en que Felipe VI decidió que Cataluña podría ser a su reinado lo que el 23F al de su padre: la justificación de todo un reinado. Es imposible saber nada sobre la popularidad de Felipe VI dado que el CIS no publica (sorprendentemente) desde hace años ninguna valoración que afecte a la monarquía, pero probablemente a corto plazo le fuera rentable en términos de imagen en plena ebullición del conflicto nacional en España.

Sin embargo, nunca pudo estar peor aconsejado. A diferencia del 23F, el 3 de octubre en España seguían los poderes políticos vigentes: cuando Juan Carlos I grabó su histórico discurso el Gobierno de la nación y el Congreso de los Diputados estaban secuestrados a punta de pistola; cuando Felipe VI grabó el suyo había poderes políticos electos que tenían plena libertad para emitir un mensaje político al país: podía hacerlo Mariano Rajoy, podían hacerlo los portavoces de todos los grupos parlamentarios, los titulares de cualquiera de los poderes del Estado… Pero en vez de ellos apareció Felipe VI para hacer un discurso contundentemente político, defendiendo una posición concreta.

Seguir leyendo »

Del 'No a la guerra' al 8M

1.- El hito del 26 de abril. La movilización que se produjo el mismo día de la sentencia de La Manada fue probablemente la convocatoria espontánea más nutrida que haya vivido nuestro país. En otros ciclos de movilizaciones como el del No a la Guerra había importantes movilizaciones medio espontáneas (planificadas para el día que empiecen los bombardeos, el siguiente día, etc) y alguna de ellas fue nutridísima (aquella que iba a ir hacia el Palacio de la Moncloa pero el cordón policial obligó a improvisar otro recorrido que acabó con un brutal nivel de violencia policial ordenada por Ángel Acebes) pero fue una movilización prevista al menos con tres días y planificada con varias semanas.

Ninguna de las convocatorias que se improvisaron durante el 15M en respuesta a decisiones gubernamentales concretas arrojó imágenes como la del 26 de abril abarrotando la calle San Bernardo de Madrid y ocupando la Gran Vía de Madrid mientras en decenas de ciudades las mujeres protagonizaban movilizaciones similares. Quizás esta respuesta sea aún más reveladora que las impresionantes manifestaciones y, sobre todo, el clima generado el 8 de marzo y, antes, el 7 de noviembre. La rápida y eficacísima movilización del 26 de abril evidencia que no sólo se está logrando instalar el feminismo como centro de la opinión público, sino que las mujeres están construyendo el movimiento social más vigoroso (y más esperanzador) que ha tenido nuestro país desde 2011.

Seguir leyendo »

España 2018: De la indignación a la perplejidad

El caso del Máster falso de Cifuentes no sucede en un momento cualquiera. En un importante artículo del lúcido periodista conservador José Antonio Zarzalejos se definía la situación de España como de “perplejidad” ante la coincidencia de cuatro crisis que construyen la imagen de colapso institucional: el Caso Cifuentes, que podría llevarse por delante al PP, la presentación de unos Presupuestos Generales del Estado por parte de Rajoy sin tener garantizada su aprobación, la denegación de la justicia alemana de la extradición de Puigdemont e incluso el vídeo de la bronca entre la reina Letizia y su suegra y predecesora Sofía. “España navega con el piloto automático, no hay comandante en la aeronave y no se sabe si pasamos por un tramo de turbulencias o caemos en picado”, concluye Zarzalejos. Todo ello ocurre tras un primer trimestre de 2018 en el que por primera vez desde finales de 2013 vuelve a crecer la movilización social gracias fundamentalmente a mujeres y pensionistas.

En términos sociológicos las crisis que tenemos delante afectan directa o indirectamente a prácticamente toda la población española:

Seguir leyendo »

¿Están todas las víctimas siempre en nuestra memoria?

Ha anunciado Cristina Cifuentes la aprobación de un proyecto de Ley de Víctimas del Terrorismo. Lo ha hecho con una explicación encomiable: "Aprobamos el proyecto de Ley de Víctimas del Terrorismo, como garantía de que los madrileños no van a olvidar a los que perdieron la vida, resultaron heridos física o psicológicamente o vieron sacrificada su libertad como consecuencia del terrorismo en cualquiera de sus manifestaciones. Las víctimas siempre en nuestra memoria".

Cifuentes ha demostrado en los últimos meses querer hacer del terrorismo un instrumento de confrontación partidista. En ningún momento se ha dirigido a los grupos de la oposición (al menos a Podemos) para construir juntos una ley como ésta y todo lo que ha hecho en los últimos meses ha sido organizar una campaña contra Manuela Carmena por el aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco y responder al atentado de Barcelona y Cambrils diciendo que Podemos es "ambiguo" con el terrorismo yihadista.

Seguir leyendo »

Censurar a Cifuentes para que Madrid funcione

Desde hace tiempo es insostenible que el Partido Popular gobierne la Comunidad de Madrid. El colapso del gobierno de Cristina Cifuentes arranca desde el primer día. Sus antecesores podían presentarse ante la ciudadanía madrileña contando qué habían hecho.

Seguir leyendo »

Podemos: el debate de un país

Los congresos de los partidos suelen ser una cosa interna en la que la disputa se reduce a quién logra tomar tal o cual cargo del aparato. Suelen suponer semanas de tensiones, medición de fuerzas, negociaciones e incluso simulacro de debates para los cuadros y dirigentes del partido, pero es raro que despierten ningún interés en la sociedad salvo que haya conflictos enconados y se observe el panorama como cuando vemos una pelea en Sálvame. Que haya congreso del PP y de Ciudadanos en los próximos meses no despierta ningún interés salvo el marginal de conocer si Cospedal ganará a Sáenz de Santamaría (¿alguien conoce alguna diferencia política entre ambas?) o si la sorprendente minoría de Ciudadanos logra simular que en su partido hay vida interior.

Frente a esa rutina, la próxima asamblea de Podemos se abre como el debate congresual de un partido más importante en décadas. Desde que asombró a buena parte del país en las europeas de 2014, Podemos es el partido que ha marcado la política del país, fijando los debates, el lenguaje, las posiciones políticas de los adversarios, haciendo que se inventaran partidos y medios para frenarlo y alcanzando la más espectacular emergencia electoral de un partido desde 1978.

Seguir leyendo »