eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Iker Armentia

Iker Armentia es periodista. Desde 1998 contando historias en la Cadena Ser. Especializado en mirar bajo las alfombras, destapó el escándalo de las "preferentes vascas" y ha investigado sobre el fracking. Ha colaborado con El País y realizado reportajes en Bolivia, Argentina y el Sahara, entre otros lugares del mundo. En la actualidad trabaja en los servicios informativos de la Cadena Ser en Euskadi. Es adicto a Twitter y tiene un blog: nosinmimochila.com.

Las salas de cine para niños: una derrota más en la guerra de la atención

No es una sala de cine al uso. En uno de los costados hay un gran tobogán entubado que desciende desde la última fila de butacas hasta los pies de la pantalla. Las crías salen disparadas hacia allá en cuanto entras en la sala. Tú te sientas a distraerte con el móvil mientras de reojo vigilas que no se abran la cabeza o se la abran a alguien (si hay que elegir, prefiero lo segundo). Algunas de las butacas tradicionales han sido sustituidas por una especie de pufs para que veas la peli como si estuvieras en una reunión de trabajo de Google. La cadena de cines aclara que “para preservar el ambiente familiar, no se permite el acceso a los adultos sin la compañía de un menor”. Es una forma de decir que los curas no pueden pasar. Toda prevención es poca. 

El mecanismo de esta sala de cine consiste en que la chavalería tiene dos momentos para desatar su ira contra el mundo en el supertobogán: antes de empezar la película -bueno, vale, bien-, y… ¡en plena proyección de la película! Está Ralph rompiendo internet y de repente se rompe la propia película. Se para todo como si Santiago Abascal acabara de tomar la Moncloa a caballo y fueran a poner marchas militares.

Seguir leyendo »

El nacionalismo español no es un animal mitológico

Ya está aquí. Ha vuelto si es que alguna vez se fue. El nacionalismo español está viviendo sus días de gloria y mañana celebra la rave con la que se consagrará, por fervor popular, la alianza política de este invierno nacionalcatólico que empezó a supurar en las elecciones andaluzas. La movilización de mañana es el acta de constitución formal del Frente Nacionalista Español. Juntos de la mano se les verá por la rotonda de Colón a PP, Ciudadanos y Vox, más la Falange y los neonazis de Hogar Social. También algún despistado como Manuel Valls, tratando de que los periodistas franceses no lo fotografíen abrazado a los amigos de Le Pen. El Peter Sellers de este guateque. Sólo faltará el Ku Kux Klan para recordarnos que la Semana Santa está en peligro. Se autoproclama este domingo en las calles un tripartito liderado por Vox, porque aunque PP y Ciudadanos estén nominados en la categoría de actores principales, la voz que se escucha en los hologramas de Casado y Rivera es la de Santiago Abascal y cierra España. A Abascal se le escucha diáfano cuando Casado defiende que tu coño es su pensión o cuando Ciudadanos apoya que Vox lleve el mando de la Memoria Historica en el parlamento andaluz. La derecha ha renunciado a prefijos centristas y es otra cosa: nacionalismo populista ultracentralista español. Hasta Rajoy corre el peligro de terminar en la lista de los traidores a España. Siguiendo la lógica del trío de don Pelayo, Rajoy fue quien permitió la celebración de un referéndum de autodeterminación y la declaración unilateral de independencia, y encima respondió con un 155 de blandengues. Triplemente traidor. Los jueces del Supremo, "controlados desde detrás", están sobre aviso: si no hay condena serán sometidos a un auto de fe en Colón. Aunque por lo visto hasta ahora no parece que haya necesidad de ir amontonando leña. Puede incluso que sean condecorados por sus servicios a la patria. A Sánchez le han montado una algarada por un relator-mediador-cogeapuntes en el país en el que siempre se dijo que "sin violencia se puede hablar de todo". Ahora, sin embargo, la estrategia de desobediencia civil pacífica del independentismo catalán es igual que la estrategia terrorista de ETA, dice Casabascal. El diálogo, por descontado, ha quedado proscrito.

Y anda revuelta también la España de los barones contra Sánchez, lo que viene a ser la España de los balcones del PSOE. Y Alfonso Guerra es el nuevo líder carismático de la derecha. A la izquierda en España le ha pasado casi siempre lo mismo en esto de la cuestión nacional: cuando gobierna la derecha acompaña leal cualquier disparate, por aquello del qué dirán; y cuando es ella la que gobierna, amaga con cierta valentía política pero suele recular por aquello del qué dirán. La España federal del PSOE no termina nunca de salir de la bandeja de tareas pendientes. 

Seguir leyendo »

Houston, tenemos un problema... con el alcohol en España

La serie lo peta entre parte de la chavalería vasca. Se llama Go!azen y cuenta las aventuras de un grupo de adolescentes en unos campamentos de verano. Todo es como muy teenager y moderno salvo que el campamento juvenil está dirigido por un cura con sotana -¿acabamos de terminar las guerras carlistas?-, lo que daría para una película de terror basada en hechos reales pero no es el caso. Parte del éxito de esta serie de ETB son los números musicales en los que se versionan canciones de grupos vascos y puedes disfrutar en familia de Negu Gorriak o Berri Txarrak: los niños entusiasmados imitando la coreografía y tú pensando que vaya manera de cargarse la obra original con esas versiones tan soft.

En casa no vemos la serie pero la prole anda enganchada a los vídeos de las canciones que hay colgadas en youtube. Estamos llegando a niveles de Def Con Turra. El caso es que el sábado pasado andábamos en pleno fregao goazenero: mis hijas ponían la versión de la serie y yo les pinchaba la original. Y en esas cayó ‘Zoratzen ari naizela’ de Hertzainak. Canción preciosa de una de mis bandas fetiche. Y a media canción sentí que algo fallaba en la versión de Go!azen. Le faltaba algo. Y tate. Fue poner a Gari a canturrear y caer en la cuenta de que los de Go!azen se han cargado parte de la letra.

Seguir leyendo »

La sonrisa de Cristiano Ronaldo

En la foto sale Cristiano Ronaldo sonriente, con un recipiente de mate sobre la mesa del jet privado en el que regresa a Italia. Tiene el teléfono móvil cargando y aprovecha para sacarse un selfie -con semblante exultante- y difundirlo en sus redes sociales. Es la estampa de felicidad. Unas horas antes lo han condenado por fraude fiscal.

A Cristiano, sí, acaban de condenarlo a 23 meses de cárcel y una multa de 18,8 millones de euros por haber defraudado casi 6 millones de euros a Hacienda. Cristiano es un delincuente millonario y feliz. Feliz, entiendo, de que, tal y como denuncian desde el sindicato de técnicos de Hacienda GETSHA, el tribunal ha sido benévolo y le ha impuesto "una condena mucho más laxa que la de Messi". En esto, le ha ganado Cristiano a Messi. La competición, en todo caso, está muy apretada. En la liga de los defraudadores fiscales están también Mascherano, Falcao, Özil, Marcelo, Di María, Coentrao, Carvalho, Alexis, etc.

Seguir leyendo »

Asaltar los cielos para pelearse en el barro

Hace unos días se murió una persona cercana y mi hija pequeña decía que no podía estar en el cielo porque la habían metido en una caja. Algo parecido se ha propuesto Podemos: anunció que asaltaría los cielos pero se ha quedado en tierra firme y peleándose en el barro. Hay quien augura ya la defunción de Podemos y suena muy exagerado pero como sigan fumando y desayunando dos kilos de panceta al día les van a terminar por reventar las arterias.

Este no es un artículo para dirimir quién tiene la razón: Pablo Iglesias o Íñigo Errejón. Probablemente los dos la tengan y los dos sean responsables del suicidio político para el que han cogido cita. Errejón, por su deslealtad y su traición. Iglesias, por sus razias internas y su verticalismo (en esta materia Errejón también obtiene buenas notas). El caso es que, uno por otro, los dos se han encargado de parecer que trabajen para el enemigo.

Seguir leyendo »

"Hazte voluntario": el truco de algunas empresas para conseguir mano de obra gratuita

Vitoria va a celebrar en mayo un evento histórico. En la capital de Euskadi se va a celebrar la Final Four de la Euroliga de baloncesto. En una ciudad como Vitoria en la que este deporte se vive con devoción, los aficionados al basket hemos acogido con entusiasmo la iniciativa. Pero más entusiasmados están todavía los políticos que han aportado 4 millones de euros de dinero público a la Euroliga, a través de un convenio que está plagado de irregularidades, según informes realizados por técnicos de la administración.

Las instituciones han mirado a otro lado. Es el precio que hay que pagar, dicen. O lo tomas o lo dejas. O aceptas las condiciones de la Euroliga o se llevan la Final Four a otro lado. Así que los políticos han desoído los reparos técnicos y han acusado a quienes preguntaban por ello de aguafiestas, amargados e irresponsables. Y, de paso, los gobernantes se han llevado también un regalito. La Final Four se celebrará en plena campaña electoral. Será el gran acontecimiento de baloncesto europeo del año y será también el gran acto electoral de los mandatarios institucionales de Vitoria y Álava. 

Seguir leyendo »

Los reyes son los reyes

El otro día cuando volvíamos a casa mi hija pequeña de 6 años me confesó lo que quería ser de mayor:

-Yo quiero ser jubilada.

Seguir leyendo »

Las huelgas no sirven para nada (y II)

Las camareras de piso de dos hoteles de Bilbao han ganado la batalla. Después de más de mes y medio de huelga ininterrumpida, las cadenas NH y Barceló han cedido. Estas trabajadoras -que cobraban 2,5 euros por habitación limpiada- han conseguido un aumento salarial del 48%. Las huelgas no sirven para nada.

Los trabajadores de Correos habían convocado dos jornadas de huelga en diciembre y las han desconvocado esta semana después de que la empresa haya aceptado una subida salarial del 9% en los próximos años y la consolidación y reposición de miles de puestos de trabajo hasta 2020. Pero no olvidemos que las huelgas no sirven para nada.

Seguir leyendo »

No te fíes de un político que habla de empleo digno: puede ser un explotador

Desde hace un tiempo llevo todas las semanas a mi hija pequeña a aprender a nadar en el centro cívico del barrio. Las instalaciones son excepcionales. Piscina, bibliotecas, sala de encuentro, ludoteca, canchas deportivas, un servicio de atención municipal y hasta una estupenda colección de cómics. Es una de esas infraestructuras públicas por las que uno se siente orgulloso de pagar impuestos. Algo útil para el barrio que ofrece servicios, crea comunidad y favorece la cohesión social. Un lugar de encuentro que nos hace la vida mejor a los vecinos.  

Cuando, hace unos pocos años, se estaba construyendo el centro cívico solía alzar a mis hijas sobre los hombros para que echaran un vistazo por encima de las vallas de obra y descubrieran excavadoras, socavones y pilares que crecían hacia el cielo. Todo empezó como una ocurrencia y, al final, cada vez que pasábamos por allí, ellas me lo pedían insistentemente: “Aita, aupas”. Lo que no les contaba, porque todavía eran muy pequeñas para entenderlo, es que ese centro cívico del que disfrutarían poco después se estaba construyendo sobre la explotación laboral de decenas de trabajadores.

Seguir leyendo »

Cuando nieva en Madrid, nieva en España

España se ha convertido en un gran informativo local de Madrid. Telediarios nacionales -y autonómicos que nada tienen que ver con Madrid- han lanzado a sus reporteros a las calles madrileñas, las radios de ámbito estatal han hecho conexiones a pie de calle, los periódicos lo llevan a sus portadas, en las redes sociales nos están contando todo al minuto. Cuando nieva en Madrid, nieva en España, se suele decir,  pero esta vez la brasa está siendo de extraordinarias proporciones.

España, un país en el que todo lo que no pase por Madrid tiene vocación de engordar las secciones de noticias provincianas graciosas, está ahora mismo envuelta en el gran debate sobre la restricción del tráfico de los vehículos privados en las ciudades. ¿España? No. Madrid, sí. Pero España, no. Salvo que seas uno de esos madrileños para los que España no es más que una especie de Madrid en versión extendida. 

Seguir leyendo »

  • Al margen

    Bienvenido, Míster Ébola: la película

    #5 En el artículo hay una frase que es incorrecta. Llevo toda la mañana intentando corregirla pero el sistema editorial no me lo permite. Donde digo "un hospital en Alcorcón donde la atienden sin medidas de precaución", tendría que poner "un hospital en Alcorcón donde la atienden sin todas las medidas de precaución suficientes". Esas medidas de precaución insuficientes son el traje de protección que llevaba el médico al que le quedaban las mangas cortas ("y no fue hasta las cinco de la tarde cuando se puso de la vestimenta de mayor nivel de seguridad que había en el hospital, que además no era de su talla") http://politica.elpais.com/politica/2014/10/08/actualidad/1412800362_996180.html Además el médico cuenta: "Aunque la primera muestra es positiva no tengo conocimiento de ella directa salvo por la prensa", La confirmación de positividad de la paciente (el doble positivo) vuelvo a enterarme antes por medios periodísticos que directamente con la autoridad competente". Además hoy cuenta El País que Sanidad desoyó la alerta del camillero que recogió a Teresa en su casa para llevarla en ambulancia al hospital de Alcorcón: "El camillero, asustado, llamó directamente al centro coordinador, pero le insistieron en que debía trasladar a la paciente al Hospital de Alcorcón. La llamada se cortó. Los dos sanitarios se mostraron entonces bastante nerviosos a pesar de “haber seguido todos los pasos del protocolo, pero sin EPI [equipo de protección adecuado]”. "La ambulancia recorrió Alcorcón durante 12 horas y recogió a siete pacientes después de trasladar a Romero".

  • Al margen

    La política es sólo para los políticos

    #5 Por supuesto, el sentido de mi artículo critica a las élites políticas, en concreto, a esa práctica de intentar monopolizar el ejercicio de la acción política. Probablemente, tendría que haber sido más específico. Me refería a ese caldo social -eso que se oye en la calle todo el rato- de que todos los políticos son iguales, unos chorizos... Una visión que, muchas veces, procede de una falta de compromiso político (no en el sentido partidista sino en el de interés por la cosa pública) muy preocupante en nuestra sociedad, de un nihilismo individualista que en mi opinión puede ser peligroso. A eso me refería y no al análisis crítico de las ciencias sociales sobre las elites políticas, que me parece muy interesante y oportuno.

  • Al margen

    España explicada en diez series de TV

    #2 Gracias Harry_Haller Efectivamente, son salchichas, no salsas. La frase de Los Soprano juraría que es de Tony. Este verano me he tragado la serie entera y recuerdo la escena perfectamente, pero lo voy a comprobar de nuevo. Gracias por todo.