eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Iker Armentia

Iker Armentia es periodista. Desde 1998 contando historias en la Cadena Ser. Especializado en mirar bajo las alfombras, destapó el escándalo de las "preferentes vascas" y ha investigado sobre el fracking. Ha colaborado con El País y realizado reportajes en Bolivia, Argentina y el Sahara, entre otros lugares del mundo. En la actualidad trabaja en los servicios informativos de la Cadena Ser en Euskadi. Es adicto a Twitter y tiene un blog: nosinmimochila.com.

Carta abierta a los diputados del Congreso: echen al señor Rajoy, por favor

Estimados diputados y diputadas del Congreso:

España está gobernada por un partido corrupto. Puede que ustedes como millones de ciudadanos tuvieran la convicción de que el Partido Popular está gangrenado por el pillaje sistemático del dinero público desde hace décadas. Ahora a esa convicción se ha sumado esta semana  el encarcelamiento de otro exministro del PP y una  condena judicial que considera que “no quedan dudas de la existencia de la caja B del PP” y que existía “un eficaz sistema de corrupción institucional a través de mecanismos de manipulación de la contratación pública”. La sentencia pone además en duda la credibilidad del testimonio del señor Rajoy, aunque sus señorías ya saben que Rajoy miente con cierta asiduidad y que, respecto a la corrupción del PP, les mintió airoso en el Senado sin que tuviera consecuencias políticas.

Seguir leyendo »

Aprovechategui: diccionario vasco para políticos españoles

Aprovechategui ha sido la palabra de la semana. Cuando Rajoy la pronunció en la sesión de control del Congreso para referirse a Albert Rivera y su política con Catalunya, se escucharon reacciones de jolgorio entre sus señorías y prestigiosos periodistas aventuraron que el uso de esta palabra podría estar relacionado con la buena sintonía que Rajoy mantiene con el PNV.

El efecto aprovechategui -aprobetxategi en euskera- llegó a tal punto que el New York Times escribió la palabra por primera vez en su historia, fue trending topic en Twitter y la RAE, Fundeu y Euskaltzaindia fueron consultadas para aclarar la existencia de la expresión. España quedó en vilo.

Seguir leyendo »

Los dragones de Daenerys arrasando turistas en Gaztelugatxe

San Juan de Gaztelugatxe ha pasado de ser ese precioso lugar en el que se casó Anne Igartiburu a ese precioso lugar en el que han rodado Juego de Tronos. En este cambio hemos dejado de cotillear sobre los vascos famosos que triunfan en Madrid a buscar chascarrillos sobre los actores famosos que pisan suelo vasco. Hemos pasado a ser aldeanos buscando reconocimiento en la Puerta de Sol a especializarnos en sedosas alfombras rojas para todo el que tenga un apellido tuiteable en inglés. 

El precio es evidente y no hay más que pasarse por allí para comprobarlo. Muchos días San Juan de Gaztelugatxe es un Corte Inglés en día de rebajas, abarrotado de turistas que ocupan las escaleras y obligan a hacer cola como en las ascensiones patrocinadas al Everest. En la temporada vacacional, el sonido de la campana de la ermita deja de ser un tañido esporádico y poético, y suena con la fruición de quien alerta de una invasión vikinga a las costas vascas. 

Seguir leyendo »

Me había prometido a mí mismo dejar de hablar del franquismo

Me había prometido a mí mismo dejar de hablar del franquismo. No era la primera vez que lo intentaba. Lo había hecho yo solo de un día para otro, había leído el famoso libro sobre dejar de hablar del franquismo, había recurrido a la acupuntura y hasta me habían movido los chacras. La última vez que decidí dejarlo estuve dos años sin hablar del franquismo. Pero hace unos meses tuve una recaída y acudí a un prestigioso médico especializado en procesos de deshabituación del franquismo. La primera medida consistió en reducir de forma paulatina las referencias al franquismo. Bajé de veinte a quince menciones al día. Luego a diez. Y el pasado 29 de marzo dejé por fin de hablar del franquismo.

Parafraseando a Aterriza como Puedas, elegí un mal día para dejar de hablar del franquismo. Ese mismo día aparecieron en la tele cuatro ministros del Gobierno de Rajoy cantando 'El Novio de la Muerte’, el charlestone cabaretero que el fascista Millán Astray convirtió en un himno militar de la Legión para glorificar que “el legionario debe ensalzar la muerte, que fallecer no es más que un acto de servicio”. “¡Mueran los intelectuales! ¡Viva la muerte!”, le había gritado Millán Astray a Unamuno el 12 de octubre de 1936, el día que el filósofo vasco se enfrentó al general falangista de Franco en un acto celebrado en el paraninfo de la Universidad de Salamanca. Y precisamente, uno de los ministros cantarines era Iñigo Méndez de Vigo, que lo primero que hizo cuando llegó a su despacho del ministerio de Cultura fue retirar el cuadro de Unamuno que colgaba desde hace años en la pared. Como dice Peio H. Riaño, "el  ministro expulsó a Unamuno de su despacho, como lo despachó Millán Astray del Paraninfo de Salamanca". 

Seguir leyendo »

Cuando el PNV te pide que no hables de (su) corrupción

Hace unos días me contaba un colega muy bien informado -una de esas fuentes que nunca falla- que dirigentes del PNV habían trasladado al Partido Popular que para llegar a acuerdos entre ambas formaciones sería deseable que los populares no azuzaran en público con el caso De Miguel, uno de los mayores casos de corrupción que afecta a los nacionalistas. Una trama -que se juzga desde hace semanas en Vitoria- por la que están sentados en el banquillo exdirigentes del PNV y cargos del Gobierno de Ibarretxe, acusados de cobrar comisiones ilegales y adjudicar contratos irregulares.

La petición del PNV al PP se había producido dentro de las conversaciones que mantienen ambas formaciones desde hace tiempo para normalizar sus relaciones -en Euskadi son socios- y que tienen ahora mismo en el horizonte la posibilidad de que el PNV repita su apoyo a Rajoy en los presupuestos, siempre que se levante el 155 en Cataluña.

Seguir leyendo »

Mindfulness en las empresas o el embudo para seguir tragando

Hace algo más de dos años comencé a sentir mareos recurrentes. No eran desmayos repentinos sino una sensación permanente de haberme bajado del Dragon Khan. Además, empezaba a tener problemas para tragar cuando comía. Como una especie de nudo en la garganta. Al principio, no le di demasiada importancia. Ya se pasará, decía. Luego empecé a pensar en lo peor (es lo que se suele pensar a partir de cierta edad). Después de varias pruebas médicas, me diagnosticaron ansiedad y estrés laboral severo. Descansé durante un tiempo y, cuando los síntomas desaparecieron, volví a la vida de siempre. Había sido un pequeño bache pero ya era historia.

Un año después empezó a picarme todo el cuerpo. Todo el rato. Picores continuos salvo cuando estaba durmiendo. Los médicos no encontraron alergias ni enfermedades habituales asociadas a los picores. De nuevo, la ansiedad y el estrés por el curro. Aguanté así durante un tiempo -confiando en que podría controlarlo- hasta que el agobio desembocó en un bajón. Era el segundo aviso. Volví a descansar. Esta vez, más tiempo. Esta vez, con médicos especializados y pastillas. Y descubrí el mindfulness. La meditación.

Seguir leyendo »

La España del Fahrenheit 451 o la del clítoris de la Virgen

Dicen que la peor nostalgia es la nostalgia de lo que no se ha vivido. Siempre deseé haber nacido diez años antes para vivir la Movida de los ochenta como hay que vivirla: con veinte tacos. La viví pero de niño viendo en la tele a la Bruja Avería. Y no hablo de la mitificada Movida madrileña de Tierno Galván y Alaska. Hablo de la Verdadera Movida. La que surgió en mi ciudad, en Vitoria, en los años 80.  

“Cuando yo llegué, creo que Vitoria era la ciudad de Euskadi donde se veía hervir algo, donde se veía gente de diferentes áreas, que si escultura, que si pintura, que si músicos, que si periodistas, ¿sabes?”, comentaba Gari, el que fuera cantante de la banda vitoriana Hertzainak, probablemente la más destacada del momento en Euskadi. De aquella época hay muchos nombres y no hay espacio para citarlos a todos, pero a quien no sea de Vitoria le sonará el director de cine Juanma Bajo Ulloa o el actor Karra Elejalde, el de los ‘8 apellidos vascos’, entonces un ‘chino’ -así se llamaba a los maoístas- al que no le gustaban nada los troskos.

Seguir leyendo »

Menos artículos sobre la izquierda y más cajas de resistencia, por favor

Dice un colega que lo mejor en la vida es escuchar música y lo segundo mejor, hablar sobre música. Le pasa algo parecido a la izquierda en España: lo más molón es ser de izquierdas -especialmente en Twitter haciendo de apóstoles de la virtud- seguido muy de cerca por el placer culpable de hablar sobre la izquierda y, en concreto, sobre lo mal que le va a la izquierda. Es la moda de los últimos meses: escribir y escribir sobre el depauperado estado de la izquierda. Escribir artículos, análisis, hilos, comentarios, entrevistas, conferencias, libros… Escribir lo que haga falta hasta encontrar la poción mágica de Astérix que mande a Rajoy a casa. Escribirlo todo. Todo menos pintadas.

La esclerosis de la izquierda, por supuesto, es un debate grave y y crucial, pero cuando escuchas a alguien de izquierdas intentar desentrañar las razones de su desorientado paso etílico, suena de fondo un gemido suave de gustirrinín. Es como los enfermos, que solo quieren hablar de sus enfermedades y disfrutan dando la brasa casi tanto como padecen sus males (no me pregunten por mis afecciones de salud, podría estar disertando horas como Fidel en la Plaza de Revolución y lo haría entusiasmado).

Seguir leyendo »

La trama Gürtel es el Watergate de Mariano Rajoy

Desde la noche de junio de 1972 en la que cinco mercenarios de Nixon fueron detenidos por la Policía irrumpiendo en el edificio Watergate hasta que el periódico Washington Post consiguió una primera conexión con la Casa Blanca pasaron menos de 48 horas. Mucho más tiempo tendría que transcurrir entre el 9 de febrero de 2009 -el día que se destapó la trama Gürtel con las detenciones ordenadas por  Garzón- y el convulso 2013, cuando el caso se cruzó directamente en el camino de Mariano Rajoy con  la publicación de ‘Los papeles de Bárcenas’ y los  SMS entre el presidente del Gobierno y Bárcenas.  

Las primeras reacciones del poder fueron similares. Lo que, según el jefe de prensa de la Casa Blanca Ron Ziegler, se trataba de “un intento de robo de poca monta” resultó ser una campaña ilegal de sabotaje del Partido Demócrata y uno de los mayores escándalos de la historia presidencial de EEUU. Lo que  Mariano Rajoy describió como “una trama contra el PP” ha terminado en una trama sobre la financiación ilegal del PP y el mayor caso de corrupción que ha conocido un partido político durante la democracia.

Seguir leyendo »

MasterChef Junior o cómo reclutar becarios desde los 10 años

Mi hija mayor está entusiasmada con MasterChef Junior. Tiene sus concursantes favoritos, se ríe con las payasadas de Pepe, te recuerda que Eva está embarazada y flipa con los platos que preparan los críos. En su día nos hizo comprarle un libro de recetas del programa y tuvo una temporada en la que quería apuntarse al concurso, pero ya se le pasó esa fiebre. Y menos mal. Porque MasterChef Junior es divertido, emotivo, didáctico y... terrorífico.

Como no podía ser de otra manera esta semana en casa hemos visto la final (la hemos visto grabada porque el horario del programa no es nada junior, por cierto). Ha ganado Esther, una chavala majísima de 10 años, que en su menú final utilizó ingredientes sobre los que no había oído hablar en mi vida (y soy vasco, de cocina alguna cosilla sé). Hubo lágrimas, muchas lágrimas, y sonrisas en el punto de cocción exacto que exige un buen melodrama para que te haga sufrir lo justo sin que los buenos sentimientos pierdan su protagonismo. En fin, muy gaseoso y almibarado.

Seguir leyendo »

  • Al margen

    Bienvenido, Míster Ébola: la película

    #5 En el artículo hay una frase que es incorrecta. Llevo toda la mañana intentando corregirla pero el sistema editorial no me lo permite. Donde digo "un hospital en Alcorcón donde la atienden sin medidas de precaución", tendría que poner "un hospital en Alcorcón donde la atienden sin todas las medidas de precaución suficientes". Esas medidas de precaución insuficientes son el traje de protección que llevaba el médico al que le quedaban las mangas cortas ("y no fue hasta las cinco de la tarde cuando se puso de la vestimenta de mayor nivel de seguridad que había en el hospital, que además no era de su talla") http://politica.elpais.com/politica/2014/10/08/actualidad/1412800362_996180.html Además el médico cuenta: "Aunque la primera muestra es positiva no tengo conocimiento de ella directa salvo por la prensa", La confirmación de positividad de la paciente (el doble positivo) vuelvo a enterarme antes por medios periodísticos que directamente con la autoridad competente". Además hoy cuenta El País que Sanidad desoyó la alerta del camillero que recogió a Teresa en su casa para llevarla en ambulancia al hospital de Alcorcón: "El camillero, asustado, llamó directamente al centro coordinador, pero le insistieron en que debía trasladar a la paciente al Hospital de Alcorcón. La llamada se cortó. Los dos sanitarios se mostraron entonces bastante nerviosos a pesar de “haber seguido todos los pasos del protocolo, pero sin EPI [equipo de protección adecuado]”. "La ambulancia recorrió Alcorcón durante 12 horas y recogió a siete pacientes después de trasladar a Romero".

  • Al margen

    La política es sólo para los políticos

    #5 Por supuesto, el sentido de mi artículo critica a las élites políticas, en concreto, a esa práctica de intentar monopolizar el ejercicio de la acción política. Probablemente, tendría que haber sido más específico. Me refería a ese caldo social -eso que se oye en la calle todo el rato- de que todos los políticos son iguales, unos chorizos... Una visión que, muchas veces, procede de una falta de compromiso político (no en el sentido partidista sino en el de interés por la cosa pública) muy preocupante en nuestra sociedad, de un nihilismo individualista que en mi opinión puede ser peligroso. A eso me refería y no al análisis crítico de las ciencias sociales sobre las elites políticas, que me parece muy interesante y oportuno.

  • Al margen

    España explicada en diez series de TV

    #2 Gracias Harry_Haller Efectivamente, son salchichas, no salsas. La frase de Los Soprano juraría que es de Tony. Este verano me he tragado la serie entera y recuerdo la escena perfectamente, pero lo voy a comprobar de nuevo. Gracias por todo.