Blogs Blogs y opinión

La portada de mañana
Acceder
El virus que cambió nuestras vidas pone a prueba a los gobiernos en Galicia y Euskadi
EEUU rompe con la OMS, la pandemia fuera de control y segunda ola en Israel
OPINIÓN | Osadía antidemocrática, por Elisa Beni

Sobre este blog

Iker Armentia es periodista. Desde 1998 contando historias en la Cadena Ser. Especializado en mirar bajo las alfombras, destapó el escándalo de las 'preferentes vascas' y ha investigado sobre el fracking. Ha colaborado con El País y realizado reportajes en Bolivia, Argentina y el Sahara, entre otros lugares del mundo. En la actualidad trabaja en los servicios informativos de la Cadena Ser en Euskadi. Es adicto a Twitter. En este blog publica una columna de opinión los sábados.

La ilusión de votar con la nariz tapada en Euskadi

Correos inicia la entrega de la documentación electoral para el ejercicio del voto por correo

Hay spoilers que no lo son tanto: en la peli Titanic se hunde un barco, en la serie Narcos matan a Pablo Escobar y en las elecciones vascas gana el PNV. Pero siempre hay quien se molesta con este tipo de spoilers. No tanto porque les hayas contado algo que no sepan -algún despistado hay- sino porque uno de los intríngulis de la ficción es ver una vez más Los puentes de Madison confiando en que esta vez Meryl Streep sí abrirá la puerta de la furgoneta.

Es un poco lo que van a hacer la mayoría de los presentadores de los telediarios, los tertulianos y articulistas durante esta campaña electoral: intentar ponerle un poco de emoción y sentido de trascendencia a la cosa electoral como si no supiéramos el final de una película que hemos visto decenas de veces. Como intentar convencerte de que los Reyes Magos son de verdad cuando ya tienes edad para hacerte porros con una mano. A mí de las elecciones vascas solo me queda la duda de si en Castro ganará el Partido Regionalista Vasco o el Partido Nacionalista Cántabro.

Y todo esto con una pandemia de por medio. Supongo que no quedaba otra que votar -o era ahora o en septiembre-, pero votar en plena pandemia es como que te pidan revisar un Excel cuando estás ocupado con un apocalipsis zombi. No pega. Pega menos que decirle a Arantxa Tapia que no va a salir en el Teleberri. Vamos, que no entran ganas de ir a votar cuando estás más pendiente del parte diario de contagiados que de las encuestas electorales. Hay veces que incluso apetece más comerte un bocadillo de ortigas que participar de esta parafernalia de la fiesta de la democracia.

Nos están contando que estas elecciones serán diferentes por la pandemia, pero insisten en que estemos tranquilos: se garantizarán todas las medidas de seguridad. Los candidatos no podrán acercarse a los ciudadanos, como si los ciudadanos quisiéramos que se nos acercaran los candidatos por la calle. Hay perversiones mucho más entretenidas. Nos cuentan además que no habrá grandes mítines cuando la mayoría de los actos electorales están formados por unos cuantos cargos del partido y una carpa (de Montai si estás entre los elegidos).

Y nos dicen que, como al resto de lugares cerrados, acudiremos al colegio electoral con mascarilla pero, eso sí, podrían hacérnosla quitar para que nos identifiquen a la hora de votar. Yo sólo digo una cosa: que no se les ocurra quitarme la mascarilla en el colegio electoral, que la única ilusión que tengo en estas elecciones es que por primera vez voy a poder votar con la nariz literalmente tapada.

Sobre este blog

Iker Armentia es periodista. Desde 1998 contando historias en la Cadena Ser. Especializado en mirar bajo las alfombras, destapó el escándalo de las 'preferentes vascas' y ha investigado sobre el fracking. Ha colaborado con El País y realizado reportajes en Bolivia, Argentina y el Sahara, entre otros lugares del mundo. En la actualidad trabaja en los servicios informativos de la Cadena Ser en Euskadi. Es adicto a Twitter. En este blog publica una columna de opinión los sábados.

Etiquetas
Publicado el
26 de junio de 2020 - 21:39 h

Descubre nuestras apps

stats