eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Irene Montero

Psicóloga y activista de @PAH_Madrid@LA_PAH. Participo en @ahorapodemos, herramienta para recuperar la soberanía popular. 

 

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 174

Su golpe de régimen. Nosotras, panteras

El PSOE es el partido articulador por excelencia del régimen del 78. Durante la dictadura fue un partido muy débil; apenas existía en el exterior bajo la dirección de Rodolfo Llopis  y sólo contaba con unos 2000 militantes clandestinos en el interior en 1974. Pero entre 1972, cuando los jóvenes de Sevilla se hacen con el control del partido y 1982, año de la aplastante victoria electoral de Felipe González, con el lema “por el cambio”, el PSOE navegó con audacia la Transición y se convirtió en el partido de las nuevas clases medias y en la fuerza hegemónica del sistema político español.

Es por ello que hoy decimos que la crisis del PSOE es la crisis de régimen, lo explicaba ayer Pablo Iglesias en un artículo con este título. Pero es la irrupción de Podemos lo que explica el golpe de régimen que ha sacudido al PSOE en los últimos días: un intento por parte de los sectores oligárquicos dentro y fuera del partido (propietarios de grandes grupos mediáticos y empresariales incluidos) para impedir cualquier posibilidad de acuerdo de gobierno con nosotros. Un intento desesperado de cerrar la crisis de régimen en un sentido oligárquico, aliándose los partidos tradicionales (con el concurso decorativo de Ciudadanos) para intentar asentar su posición de poder y frenar cualquier posibilidad de que Podemos gobierne. No es que Pedro Sánchez haya articulado una posición “de izquierdas” en el PSOE (conviene recordar que es Secretario General gracias a los sectores más conservadores de su partido). De hecho, Sánchez nunca se planteo gobernar con Podemos. Pero su obstinado “no” al Partido Popular (en sintonía con el deseo mayoritario expresado por las bases de su partido) podía llevar a una repetición electoral no deseable para esos sectores oligárquicos, o incluso a la remota posibilidad de que Podemos participase de un gobierno presidido por Sánchez. Lo demás ya lo conocen: se acabó la diversión, llegó Don Felipe y mandó a parar. 

Seguir leyendo »

Nunca más un país sin su infancia

En España existen 8.300.000 niñas, niños y adolescentes, lo que supone un 17,7% de la población. Sin embargo, quizás porque no vota, la infancia es uno de los colectivos más invisibilizados en la vida pública de nuestro país, especialmente en lo que respecta a la representación política. Esto no debería extrañarnos si tenemos en cuenta que nuestro sistema político es demasiado rígido como para posibilitar la participación de los colectivos sociales que más barreras encuentran para ello. Estamos, por lo demás, ante un ejemplo más de la forma tradicional de proceder de nuestras élites políticas: fuerte con los débiles y débil con los fuertes. No tener derecho al voto se convierte así en un argumento definitivo para no tener ninguna presencia en la vida política de nuestro país. Y sucede que lo que no se nombra no existe.

Sin embargo, los niños, niñas y adolescentes están sufriendo (con escasa posibilidad de réplica) tanto o más que la población adulta las consecuencias de las políticas austericidas del Partido Popular. A lo largo de la anterior legislatura, organizaciones de la sociedad civil con un importante peso específico como Cáritas, Save the Children o Unicef han denunciado reiteradamente que España es el segundo miembro de la Unión Europea con el mayor índice de pobreza infantil, sólo por detrás de Rumanía. Esta situación debería resultar intolerable a cualquier gobierno digno si tenemos en cuenta que, como decíamos, la infancia representa casi una quinta parte de nuestra población, y es nuestro presente y nuestro futuro como país.

Seguir leyendo »

¿Y si aparece la oportunidad?

Se preguntaba Roque Dalton en un magnífico poema qué pasaría si apareciese "la oportunidad" para los más. En el poema, ante esta "pregunta voladora", se abría un murmullo desordenado, una "algarabía confusa" en la que nadie sabía qué responder, cómo actuar.

Por primera vez en 40 años, el régimen se agrieta y se abre una ventana de oportunidad para que las mayorías sociales recuperen lo que es suyo y construyan un proyecto de país en el que sus vidas cuenten. Si esta vez ganamos, nuestro margen de acción será estrecho, pero tan cierto como esto es que esa ventana no estará abierta mucho tiempo más –mucho saben las élites de nuestro país de sellar grietas para mantener sus privilegios–. Por eso decimos que el momento es ahora, y que no hay tiempo para el coro que murmura en el poema de Dalton, que no cabe resignarse a otra derrota.

Seguir leyendo »

Podemos: una propuesta para ganar este país. La experiencia de construir ¡Claro que Podemos!

El encuentro presencial de la Gran Asamblea Ciudadana de Podemos ha culminado desbordando de ilusión el final de un camino extenuante pero enriquecedor, lleno de esperanzas puestas en un proceso constituyente inédito para una organización política inédita, que ha optado por construirse democrática y participativamente. Tras cuatro intensos meses de debate y participación de miles de personas en cada rincón de nuestra geografía, llegó el momento de definir los principios políticos, éticos y organizativos de Podemos, y constituir así una herramienta plenamente preparada para ganar este país.

Aunque el titular pudiera estar en esta recta final al sprint, la emoción y la riqueza de este proceso constituyente ha estado precisamente en el camino, en cada hito y meta volante de cada etapa.

Seguir leyendo »

Atreverse a vencer

La apertura del debate sobre la estrategia política y electoral de Podemos ha precipitado un desbordante torrente de opiniones y emociones encontradas. Reflejo, una vez más, del proceso profundamente democrático en el que estamos inmersos para constituir esta herramienta de cambio político y recuperación de nuestra soberanía.

Los patrocinadores de la vieja política desearían caracterizar este proceso como impuesto, decidido por cúpulas que desde sus soberbios sillones organizan la vida de la gente corriente o de sus militantes, pues ése es el único lenguaje que entienden y la única política que practican. Pero una vez más, desde Podemos estamos demostrando que nuestra voluntad democratizadora ha echado a andar en nuestros propios procesos de toma de decisiones y que es, ya, independiente de cualquier voluntad individual o grupal: cientos de círculos, cientos de miles de afiliados y miles de personas registradas en las distintas herramientas de participación online están protagonizando los debates centrales y la toma de decisiones sobre la propuesta política y organizativa de Podemos. No hay vuelta atrás, el proceso democratizador es irreversible. Las propuestas están encima de la mesa y la estructura de deliberación colectiva también: toca asumir la responsabilidad de debatir y tomar partido, sin perder de vista ni por un segundo el motivo por el que estamos aquí: atrevernos a vencer.

Seguir leyendo »