eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Irene Santiago

Irene Santiago es psicóloga de Irídia Centro para la Defensa de los Derechos Humanos y miembro del Grupo de Acción Comunitaria (GAC). Ha trabajado durante más de 10 años en América Latina haciendo tareas de acompañamiento psicosocial a población afectada por la violencia extrema en diversos contextos como el penitenciario.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 18

Per què no prevenim el suïcidi a les presons?

Raquel E.F, dona, de 38 anys, reclosa al centre penitenciari Brians, 9 mesos en aïllament. Aquest cas, que acompanyem des d'Irídia Centre per a la Defensa dels Drets Humans, ha suposat un punt d'inflexió en la revisió dels protocols de salut mental que s'apliquen en el règim d'aïllament. Després de diversos intents d'autolesió i suïcidi, Raquel E.F va posar fi a la seva vida en un context d'invisibilitat i silenciament del que va ser el seu pas pel règim penitenciari d'aïllament.

Desafortunadament, el cas de Raquel E.F no és sinó un més dins de la taxa sobrerepresentada de suïcidi en aïllament penitenciari, tant en l'àmbit català com en l'internacional. Repensar l'aïllament, vetllant per la salut mental dels reclusos i recluses, és imprescindible per a evitar que el dany psicològic s'estengui. El suïcidi en règim d'aïllament penitenciari constitueix una preocupació mundial dels sistemes penitenciaris que s'enfronten alts índexs de suïcidi comparativament al règim ordinari i a la població general. L'autoagressió, l'automutilació i el suïcidi són actes reiterats que evidencien la desesperació profunda a la qual es veuen abocades les persones que passen per aquest règim. Igualment, el trastorn mental sever és un impacte freqüent quan hi ha confinament solitari especialment en llargs períodes de temps. En aquest sentit l'aïllament social, la segregació com a forma de càstig, seria la més seriosa de les sancions que es poden aplicar, ja que imposa al reclús condicions de vida inhumanes, degradants i deshumanitzadores.

Seguir leyendo »

¿Por qué no prevenimos el suicidio en prisiones?

Raquel E.F, mujer, de 38 años, recluida en el centro penitenciario Brians, 9 meses en aislamiento. Este caso, que acompañamos desde Irídia Centro por la Defensa de los Derechos Humanos, ha supuesto un punto de inflexión en la revisión de los protocolos de salud mental que se aplican en el régimen de aislamiento. Después de varios intentos de autolesión y suicidio, Raquel E.F acabó con su vida en un contexto de invisibilidad y silenciamiento de lo que fue su paso por el régimen penitenciario de aislamiento.

Desafortunadamente, el caso de Raquel E.F no es sino uno más dentro de la tasa sobrerepresentada de suicidio en aislamiento penitenciario, tanto a nivel catalán como a nivel internacional. Repensar el aislamiento, velando por la salud mental de los reclusos y reclusas, es imprescindible para prevenir que el daño psicológico se extienda. El suicidio en régimen de aislamiento penitenciario constituye una preocupación mundial de los sistemas penitenciarios que enfrentan altos índices de suicidio comparativamente al régimen ordinario y a la población general. La autoagresión, la automutilación y el suicidio son actos reiterados que evidencian la desesperación profunda a la que se ven abocadas las personas que pasan por dicho régimen. Igualmente, el trastorno mental severo es un impacto frecuente cuando hay confinamiento solitario especialmente en largos periodos de tiempo. En este sentido el aislamiento social, la segregación como forma de castigo, sería la más seria de las sanciones que se pueden aplicar, ya que impone al recluso condiciones de vida inhumanas, degradantes y deshumanizantes.

Seguir leyendo »