eldiario.es

9

CATALUNYA

Reivindiquemos todos los derechos laborales, son más necesarios que nunca

Una manifestación del 1 de mayo en las calles de Barcelona

Incertidumbre, sufrimiento y muchas dudas. La crisis provocada por el coronavirus no nos está poniendo, ni nos pondrá, las cosas fáciles. Nos toca vivir momentos de incertidumbre por el futuro que vendrá, de sufrimiento presente por si las personas que queremos se encuentran bien, especialmente por las personas más mayores, a las que el virus les afecta con más crudeza, y también de dudas por no saber cómo irá todo. Pero saldremos adelante. Estoy convencida. Y hoy, 1 de mayo, Día Internacional del Trabajo, lo debemos tener más claro que nunca por el carácter simbólico que representa de reivindicación y comunidad en derechos conseguidos.
 
Este año no debo de ser la única triste por no poder participar de aquellas manifestaciones masivas por nuestros derechos básicos, como los derechos laborales. Como escucho decir a la consejera Alba Vergés, esta crisis es inhumana y nos ha privado de todo contacto social. Todos añoramos los abrazos y las risas con la familia, con las amistades, y por qué no decirlo, también las manifestaciones. El confinamiento se hace largo y duro, y más para los presos y presas políticas que hace tiempo que padecemos doble confinamiento. Pero ahora empezamos a ver una luz más clara, los datos lo demuestran.

Y vemos esa luz gracias al esfuerzo y tenacidad de todos aquellos trabajadores de sectores esenciales que han dado el 200% por el bien colectivo. Gracias. Especialmente a los miles de profesionales de la salud que a pesar de sufrir, especialmente al inicio, por la mala distribución de materiales de protección por parte del Estado, se dejan la piel para salvar vidas humanas. Desafortunadamente, no siempre es posible; por eso quiero hacer llegar todo mi apoyo a las familias que han perdido a alguien querido. 

Tristemente la emergencia sanitaria también está afectando al mundo laboral. Los expedientes de regulación temporal de empleo, el cierre de actividad de muchas empresas, la dificultad que sufren trabajadores autónomos, la mayoría sin trabajo en casa, y los que siguen trabajando, se suman a la persistente precarización y temporalidad. Algunas familias han tenido que compaginar la vida laboral, incluso renunciando a parte del sueldo, con el cuidado de los hijos o personas a su cargo. Volvemos a ver cómo los colectivos más vulnerables son los peor parados. De hecho, la pandemia nos muestra con más dureza también la desigualdad entre hombres y mujeres, infravalorando los trabajos realizados, mayoritariamente, por las mujeres, como los cuidados o el comercio, sectores precarios, muy feminizados y con sueldos indecentes.

Seguir leyendo »

La educación en tiempos de coronavirus

La educación en tiempos de coronavirus

Las crisis son siempre momentos de transformación y de cambio que nos obligan a afrontar con nuevos aprendizajes un futuro todavía desconocido. De la crisis de 2008 aprendimos que los recortes y la austeridad no solo son políticas injustas, sino que son ineficaces. Con la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus hemos tomado más conciencia que nunca de que los salvajes recortes de los últimos diez años han contribuido al colapso de un sistema sanitario que hoy nos está salvando la vida.



Esta lección la hemos tenido que aprender en una situación durísima, inimaginable por muchos y muchas, y tendrá que tener consecuencias políticas que aseguren que nunca más se recorta nuestro sistema de salud pública. Sin embargo, esta emergencia nos tiene que servir también para levantar la vista y ver cuáles son los pilares de nuestra sociedad que hoy también se tambalean por culpa de esta década perdida de austeridad. Veremos, sin duda, cómo la Educación es la otra gran área con la que se han ensañado los recortes. En Catalunya, por ejemplo, los gobiernos de la Generalitat han rebajado la inversión educativa un 17,5% en los últimos años, se ha generado un déficit de docentes de más de 5.000 plazas, una tasa de interinidad del 24% y el gasto familiar en educación se ha incrementado en un 13,3%.



El confinamiento total que vivimos en España y en Catalunya desde que el gobierno central decretó el Estado de Alarma siguiendo las indicaciones del Comité de Expertos sanitarios han situado el debate de la educación en primer término. Ahora todo el mundo está preocupado por si el curso 2019-2020 se podrá acabar presencialmente o tendremos que recurrir a mecanismos telemáticos para finalizarlo. Parece poco razonable pensar que lo que no hemos conseguido hacer en diez años, lo haremos ahora en quince días y raíz de una situación de emergencia inédita en Catalunya y en el mundo.

Seguir leyendo »

La bicicleta en tiempos del COVID-19

Cola para comprar en un supermercado en Badalona

No, no voy a hablar de ciclismo. Es conocido que en la política española, el ciclismo pertenece al negociado del anterior Presidente del Gobierno. De hecho, este artículo se podía haber llamado como una célebre película portuguesa, Paisaje después de la batalla. Otro título, clásico a la vez que cañero, habría sido Socialismo o barbarie.

Al final aclaro este dilema.

El sistema capitalista funciona según el principio de la bicicleta. Se mantiene erguido mientras avanza y, por un principio físico que nunca entendí del todo, el del giroscopio, las posibilidades de caída son menores cuanto mayor es la velocidad. Pero ¡ay!, la bicicleta debe ir hacia adelante, nunca retroceder. Y si por un percance del tipo que sea, una pandemia mundial, por ejemplo, nuestro velocípedo se ralentiza o incluso se detiene, se cae sin contemplaciones.

Seguir leyendo »

El recinto ferial de Montjuïc: oportunidad para destinar suelo público a vivienda asequible y combatir la crisis urbana

Recinto de la Fira de Barcelona

Los diez años de orgía inmobiliaria entre 1997 y 2007 dejaron un reguero de paisajes devastados. En 2011, entre grúas oxidadas y desiertos de hormigón, el Estado registraba 3,4 millones de casas vacías. Desde entonces, ha calado la idea según la cual no hace falta seguir construyendo para solucionar la crisis de la vivienda. “¿Para qué más ladrillo si hay suficientes casas para todo el mundo?”, se pregunta mucha gente. Sin embargo, sucede que la realidad actual de algunas ciudades ya no encaja con esa hipótesis.

Según el último censo, el Ayuntamiento de Barcelona encontró 10.052 pisos vacíos el pasado marzo. Una cifra mucho más baja que la publicada en 2011. Ciertamente, ahora hay que contar con un número muy alto de viviendas que operan como hoteles clandestinos (9.613 con licencias turísticas) o que se destinan a usos comerciales, muy distintos de aquellos para los que fueron planificadas. Y sin duda, es fundamental que la Generalitat tome medidas contundentes para incorporarlas todas al parque de vivienda. También que el Gobierno del Estado regule los precios del alquiler, vinculándolos a los salarios y ahuyentando la especulación. Ahora bien, tenemos que empezar a asumir que ninguna de estas medidas bastará: disculpen la tautología, pero si Barcelona quiere tener un sistema de vivienda público de nivel europeo, tendrá que hacer mucha más vivienda pública. Y si no quiere fomentar la segregación, deberá construir en los pocos espacios céntricos cuyo suelo sigue siendo público.

En ese sentido, hay una zona de la ciudad que se está convirtiendo en objeto de debate, por sus importantes dimensiones: los terrenos municipales que ocupa el recinto ferial de Montjuïc. ¿Deben seguir siendo un recinto cerrado para mega-eventos, o pueden acoger un barrio abierto y diverso con miles de viviendas públicas? Es la pregunta que lanza La Fira o La Vida, plataforma integrada por más de sesenta organizaciones de la sociedad civil. Y no podría ser más pertinente. Dado que la mayoría de las actividades de la Fira de Barcelona se han mudado al nuevo recinto de l’Hospitalet (entre los diez mayores de Europa) y teniendo en cuenta la profundidad de la crisis habitacional, cabe preguntarse cuál es el sentido de seguir regalando 27 hectáreas de suelo público (equivalente a 21 manzanas del Eixample) a intereses privados.

Ojo al dato. Fira de Barcelona le paga al Ayuntamiento un alquiler anual de 25 céntimos por metro cuadrado: el equivalente a una renta de 1,6 euros al mes por un piso céntrico de 80m². Ya quisiera un precio así cualquiera de las familias asfixiadas por los alquileres abusivos, o los miles y miles de personas que no encuentran casa. A cambio, organiza eventos al servicio de sectores privados que no siempre están alineados con el interés general de la ciudad o con la urgencia de hacer frente a retos como la gentrificación, la contaminación del aire o la crisis climática. Y a los que, además, les sobra espacio. Un lujo difícilmente explicable en una ciudad tan necesitada de vivienda pública y tan golpeada por el huracán de la especulación inmobiliaria, que no para de triturar vidas y barrios a su paso. La gravedad de la situación obliga a priorizar.

Seguir leyendo »

El dilema de Ada Colau

Colau dice que no será "el trofeo de nadie" y critica "los vetos cruzados"

El difícil dilema que enfrenta en estos días Ada Colau dice mucho sobre quién es la actual alcaldesa de Barcelona. Luego de que la militancia de su partido decidiera por amplísima mayoría que se presente como candidata a la reelección en el pleno municipal de investidura del próximo 15 de junio, deberá decidir con qué votos está dispuesta a seguir en el cargo. Ni los republicanos ni los socialistas quieren el tripartito de izquierdas que Colau propone desde la noche de las elecciones. Y, descartada esa opción, las matemáticas que dejaron las urnas solo permiten que Colau revalide el cargo negociando un gobierno de coalición con los socialistas, como Pablo Iglesias le reclama a Pedro Sánchez a nivel estatal, y aceptando los votos de los ediles alineados con el “ciudadano rebelde” Manuel Valls, que la prefiere a ella antes que al independientista Maragall.

Si Colau acepta el apoyo “sin condiciones” que le ha ofrecido Valls, tendrá la mayoría para seguir en el gobierno sin hacer concesiones programáticas y sin integrar a su gobierno nada más que al PSC, pero será atacada con furia por los independientistas y acusada por parte de la izquierda de haber pactado con la derecha. Si no, el sueño de una plataforma independiente de ciudadanos indignados y activistas sociales que derrotó a los políticos tradicionales cuando parecía imposible puede pasar a la historia como una breve excepción. Y ella habrá perdido voluntariamente su empleo por una cuestión de principios, algo inédito.

Cualquier político en su lugar ya hubiese firmado, pero no está claro si la alcaldesa está dispuesta a hacerlo y la insistencia en el tripartito con ERC y el PSC, que nadie considera viable, parece una forma de pedir por favor que no la fuercen a recibir los votos de los disidentes de Ciudadanos. En el tramo final de su campaña, Colau divulgó un video muy original en que la política de hoy tenía que vérselas cara a cara con la activista de ayer y convencerla de que el poder no la había cambiado. Es probable que la generosa oferta de Valls la haya llevado a cuestionárselo de nuevo y tema ver en el espejo –o que otros vean en ella– a una oportunista más, que hace cualquier cosa para conservar el cargo.

Seguir leyendo »

Frente a la radicalización del racismo, somos más

Manifestación antiracista en Madrid

Estamos viviendo un proceso global de radicalización del racismo que está teniendo consecuencias en los discursos políticos, en nuestros barrios y pueblos, en los medios de comunicación y en los procesos de construcción del racismo interiorizado.

También estamos viviendo un proceso de empoderamiento imprescindible de las comunidades y colectivos migrantes y racializadas a través del cual se ha logrado poner en el centro la necesidad de ubicar el racismo como un eje de discriminación y estratificación social que nos atraviesa a todas. Al igual que para acabar con el machismo y sus violencias es necesario un proceso complejo y múltiple de cambio personal, social y en las políticas públicas, con el racismo y sus violencias pasa exactamente lo mismo. Y éste proceso que se está viviendo en nuestras escuelas, en nuestros barrios y en los movimientos sociales es absolutamente ilusionante y necesario.

Ante dos procesos paralelos que se están viviendo, la mayor parte de la población se ubica en un lugar ambivalente respecto a su posición política frente al racismo y el fenómeno migratorio. Sin embargo, llevamos meses (en España) de ruido político y mediático orquestado desde un movimiento global racista y machista que tiene muy bien pensado cómo canalizar en votos las emociones de la población, cueste lo que cueste. Transformar la inseguridad y la falta de certeza ante el futuro, generadas desde el neoliberalismo global en votos para reforzar un modelo económico y social que algunos sectores de dicho ataque parecen criticar.

Seguir leyendo »

El municipalismo contra la falsa solución turística: hacia una sociedad urbana vivible

El estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008 supuso, además de la devastación material de miles de vidas, la ruptura con el marco mental hegemónico que idealizaba la especialización de la economía española en el dueto turístico y financiero-inmobiliario.

Durante los últimos 5 años, el barómetro de la ciudad de Barcelona ha señalado entre sus principales preocupaciones precisamente el turismo y la vivienda. Entonces, ¿por qué sigue siendo dominante el modo de producción turístico, y cómo se articula en una economía post-2008?, ¿qué se puede hacer para “domar la bestia” desde lo local? y ¿sigue siendo la apuesta municipalista valida y capaz de articular una respuesta?

La pareja de baile de la industria turística es el sector financiero-inmobiliario desde sus inicios históricos, remontándose estos al momento de apertura del régimen franquista, cuyo ejercicio de cosmética nacional fue de la mano del inicio del boom de la construcción, principalmente de destinos de sol y playa. Es a partir de este momento que la economía española empieza a especializarse en el llamado circuito de acumulación secundario del capital, es decir, en la construcción de vivienda e infraestructuras, y en el engordamiento del capital financiero (dinero inmobiliario), en el que los servicios asociados al turismo son accesorios a este.

Seguir leyendo »

Una ley ha de ser una herramienta eficaz

Podemos pensar que las leyes, también las sociales, están hechas para proteger a la ciudadanía para mantener el estado de bienestar. Hoy en día, al menos en el tema de la vivienda, no sucede. Prevalece el derecho individual, es decir, el derecho a la propiedad privada por encima al derecho constitucional de proveer y garantizar a la ciudadanía a poder acceder a una vivienda digna y adecuada. No solamente eso, sino que se pasan por el forro la norma (ley) de que la vivienda tiene que cumplir una función social.

Este 2018 se cumplen 10 años del estallido de la mal llamada crisis, en España la podemos llamar estafa hipotecaria y 70 años de la declaración universal de los derechos humanos. Desde el 2008 se han desahuciado a más de 600.000 familias que no han podido pagar su hipoteca y/o alquiler, sin contar con las miles de personas que han sido estafadas por las preferentes

Las leyes han de ser un reflejo del consenso social. Al menos así lo veo yo. Actuando de una manera permeable y también cambiable. Hoy en día podemos decir que el poder legislativo, en materia de vivienda, sigue secuestrado por los intereses de los que quieren especular con un derecho fundamental, sobre todo de la banca. La respuesta del Gobierno del PSOE a la sentencia del Tribunal Supremo es un claro ejemplo. Podría haber sacado un real decreto de forma retroactiva para favorecer a la ciudadanía o hacer una medida de maquillaje para favorecer a la banca como ha hecho.

Seguir leyendo »

La PrEP, un instrumento necesario para luchar contra el sida

En los últimos años en Barcelona se observa un descenso en la incidencia de la infección por el VIH. Esto es consecuencia del esfuerzo que se ha realizado desde todos los ámbitos (asistencial, comunitario y de salud pública) pero, a pesar de esta buena noticia, el VIH sigue siendo una de las enfermedades de declaración obligatoria más frecuente en nuestra ciudad. En este sentido, tenemos que mencionar que existe una proporción de personas infectadas y no diagnosticadas, aproximadamente una cuarta parte de los casos, que pueden transmitir el virus sin saberlo. Es una de las razones por las cuales la epidemia todavía es difícil de controlar del todo.

La administración de fármacos antirretrovirales utilizados como profilaxis preexposición (PrEP) en personas no infectadas y expuestas al VIH se ha demostrado altamente eficaz para evitar la infección en personas que forman parte de colectivos vulnerables, como es el caso de hombres que tienen sexo con hombres. El número de parejas sexuales, el tipo de prácticas sexuales y el diagnóstico de infecciones de transmisión sexual (ITS) son factores que permiten identificar a las personas con mayor riesgo de contraer el VIH.

Actualmente en Barcelona se están llevando a cabo diversos estudios de implementación de la PrEP. Son necesarios para definir procedimientos y circuitos de dispensación; determinar su aceptabilidad y potencial impacto; identificar responsabilidades de los diferentes niveles de actuación y analizar los aspectos económicos. De esta manera se puede complementar la información necesaria para establecer recomendaciones de usos de la PrEP. Porque en definitiva, la PrEP tiene que incluirse en los programas de prevención y control de la infección por VIH de forma integrada con el resto de estrategias de eficacia contrastada como son la promoción de la salud sexual, el uso del preservativo, la formación, el consejo asistido, el diagnóstico y el tratamiento precoz de las personas infectadas. Todas ellas tienen que seguir siendo piezas clave en la lucha contra el VIH y el sida.

Seguir leyendo »

Soberanismo y federalismo en los 'comuns'

La reciente creación de la plataforma 'Sobiranistes' podría llevarnos a creer que dentro de los 'comuns' hay unas voces que son soberanistas y otras que no lo son; del mismo modo que el espacio de los 'comuns federalistes' induce a pensar que sólo una parte de los 'comuns' bebe de la tradición federalista.

Si aceptáramos esta premisa llegaríamos a la conclusión que la propuesta política de los 'comuns' debe encontrar un equilibrio entre estas dos posiciones, que, por otra parte, no hay duda de que se tienen que escuchar y deben dialogar. Pero los equilibrios a menudo son inestables. Entenderlo de esta manera, además, sería reproducir hacia dentro el error que, en mi opinión, se cometió en las pasadas elecciones catalanas, cuando terminamos jugando un rol de mediadores entre el bloque de la DUI y el del 155.

Creo que éste no debe ser nuestro papel, sino que debemos ser capaces de defender una propuesta propia que genere unidad dentro del espacio político. El momento es complejo y difícil, pero debemos ser conscientes de que seguimos siendo la única formación política que, por el carácter inclusivo de lo que proponemos, puede conseguir vertebrar unas mayorías de país lo suficientemente amplias como para convertirse en solución al actual conflicto político.

Seguir leyendo »