eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Mercedes Vidal

Concejala de Movilidad en el Ayuntamiento de Barcelona, presidenta de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) y miembro de Esquerra Unida i Alternativa y Barcelona en Comú

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 4

Ciudades que salvan vidas

Más de un siglo de industrialización y desarrollo económico basado en combustibles fósiles ha ido degradando progresivamente nuestro medio ambiente de muchas maneras, siendo una de ellas convertir en irrespirable el aire de las ciudades. Se trata de un grave problema de salud, reconocido por la OMS , que requiere soluciones políticas de forma inmediata. El 54% de la población mundial vive en ciudades. En Europa, la cifra aumenta al 75%, y en EEUU al 82%. Entre los múltiples problemas que estos niveles de aglomeración humana provocan, la movilidad es uno de los más importantes.

La necesidad de desplazarse de forma cómoda y rápida, unido al rápido desarrollo del capitalismo y el culto a la propiedad y los bienes materiales, tienen como consecuencia una cifra espectacular de vehículos privados, la mayoría de ellos con motores de combustión. Esto provoca uno de los mayores desafíos a los que nos enfrentamos como sociedad urbana: la contaminación atmosférica.

Seguir leyendo »

La necessària aposta pel transport de la majoria

Pot semblar un fet excepcional que el president de la Generalitat i l'alcaldessa de Barcelona facin  una roda de premsa conjunta per parlar de les tarifes de transport públic, però donada la importància d'aquest tema no hauria de ser-ho, ja que el transport públic és un dels pilars de l'estat del benestar. No obstant això el seu finançament està al límit perquè no gaudeix d'unes aportacions suficients per part de les administracions públiques i mai ha tingut un marc financer estable.

Les aportacions de l'Ajuntament de Barcelona al sistema de transport integrat han passat de 78 milions d'euros el 2008 a 129 el 2016. Amb xifres diferents, les aportacions de l'Àrea Metropolitana i de la Generalitat han sofert una evolució similar. No obstant això en el mateix període el finançament de l'Estat al sistema ha passat de 173 milions a poc més de 98. Aquesta situació es va agreujar des de 2009, on el dèficit de finançament del sistema va créixer amb càrrec a deute a raó d'uns 100 milions d'euros cada any, fins que es van aconseguir 540 milions de dèficit, una xifra insostenible que va fer que els bancs que estaven aportant el que no cobrien les administracions, amenacessin amb tancar l'aixeta el 2013.

Seguir leyendo »

La necesaria apuesta por el transporte de la mayoría

Puede parecer un hecho excepcional que el presidente de la Generalitat y la alcaldesa de Barcelona hagan una rueda de prensa conjunta para hablar de las tarifas de transporte público, pero dada la importancia de este tema no debería serlo, ya que el transporte público es uno de los pilares del estado del bienestar. Sin embargo su financiación está al límite porque no goza de unas aportaciones suficientes por parte de las administraciones públicas y nunca ha tenido un marco financiero estable.

Las aportaciones del Ayuntamiento de Barcelona al sistema de transporte integrado han pasado de 78 millones de euros en 2008 a 129 en 2016. Con cifras diferentes, las aportaciones del Área Metropolitana y de la Generalitat han sufrido una evolución similar. Sin embargo en el mismo periodo la financiación del Estado al sistema ha pasado de 173 millones a poco más de 98. Esta situación se agravó desde 2009, donde el déficit de financiación del sistema creció con cargo a deuda a razón de unos 100 millones de euros cada año, hasta que se alcanzaron 540 millones de déficit, una cifra insostenible que hizo que los bancos que estaban aportando lo que no cubrían las administraciones, amenazaran con cerrar el grifo en 2013.

Seguir leyendo »

Repensar las tarifas para garantizar el derecho al transporte público

La creación de un grupo de participación sobre tarifas del transporte público en el Ayuntamiento de Barcelona ha servido para poner sobre la mesa diversos condicionantes de nuestro modelo tarifario, así como la necesidad de hablar de este tema con regularidad, más allá del cambio de tarifas de cada fin de año, creando espacios participativos donde socializar y compartir criterios.

No debería escaparse que el hecho de que tres administraciones, Generalitat, Ayuntamiento de Barcelona y Área Metropolitana, tengan que sentarse en una mesa cada año para negociar cuánto van a aportar al sistema de transporte público y cómo va a afectar eso a las tarifas es, cuando menos, un mal método para la financiación de un servicio básico, que registra alrededor de novecientos millones de viajes anuales. Un método que resultaría impensable, por ejemplo, en el caso de la sanidad o la educación.   El transporte público es uno de los pilares del estado del bienestar, y sin embargo nunca ha gozado de unas aportaciones suficientes por parte de las administraciones públicas ni de un marco financiero estable. Al igual que otros servicios básicos, ante una financiación pública insuficiente, arrastrada durante años, se ha visto abocado a depender en exceso de la deuda privada, sujeta actualmente a un plan de refinanciación draconiano en manos de las entidades financieras. El plan tiene como objetivo recuperar la financiación que no se aportó durante años, ya sea por la vía, ahora sí, de la aportación de las administraciones, o bien por la subida de las tarifas.   La política tarifaria no ha sido, ni mucho menos, ajena al avance de la agenda neoliberal de los últimos años, que han servido para profundizar en un modelo donde los usuarios cargan cada vez más con los costes del sistema, a partir de la tarifa que pagan cada vez que compran un título de transporte. De ninguna forma podemos dejar que esto siga pasando.

Seguir leyendo »

Repensar les tarifes per garantir el dret al transport públic

La creació d'un grup de participació sobre tarifes del transport públic a l'Ajuntament de Barcelona ha servit per posar sobre la taula diversos condicionants del nostre model tarifari, així com la necessitat de parlar d'aquest tema amb regularitat, més enllà del canvi de tarifes de cada cap d'any, creant espais participatius on socialitzar i compartir criteris.

No hauria d'escapar-se que el fet que tres administracions, Generalitat, Ajuntament de Barcelona i Àrea Metropolitana, hagin de seure en una taula cada any per negociar quant aportaran al sistema de transport públic i com afectarà això a les tarifes és, si més no, un mal mètode per al finançament d'un servei bàsic, que registra al voltant de nou-cents milions de viatges anuals. Un mètode que resultaria impensable, per exemple, en el cas de la sanitat o l'educació. El transport públic és un dels pilars de l'estat del benestar, i no obstant això mai ha gaudit d'unes aportacions suficients per part de les administracions públiques ni d'un marc financer estable. Igual que altres serveis bàsics, davant d'un finançament públic insuficient, arrossegat durant anys, s'ha vist abocat a dependre en excés del deute privat, subjecte actualment a un pla de refinançament draconià en mans de les entitats financeres. El pla té com a objectiu recuperar el finançament que no es va aportar durant anys, ja sigui per la via, ara sí, de l'aportació de les administracions, o bé per la pujada de les tarifes. La política tarifària no ha estat, ni molt menys, aliena a l'avanç de l'agenda neoliberal dels últims anys, que han servit per aprofundir en un model on els usuaris carreguen cada vegada més amb els costos del sistema, a partir de la tarifa que paguen cada vegada que compren un títol de transport. De cap manera podem deixar que això segueixi passant.

Seguir leyendo »