eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Jesús Blasco de Avellaneda

Periodista, fotoperiodista y videoperiodista. Es licenciado en Ciencias de la Comunicación, diplomado en Seguridad y Defensa y experto en inmigración, fronteras, derechos humanos, relaciones internacionales, criminología y el Magreb. Desde 1997 ejerce su labor informativa en la Frontera Sur de Europa, en donde ha sido delegado de Informativos Tele5 en Melilla y Marruecos, director Territorial de Televisión Española en Melilla, redactor jefe de El Telegrama y colaborador habitual en medios europeos y africanos. Actualmente ejerce como freelance en la zona. Además de en eldiario.es, publica esporádicamente en medios como la BBC, The Guardian, Tele5, Periodismo Humano y trabaja de fixer y productor para periodistas y productoras de todos los rincones del planeta. Es responsable de prensa de la delegación del Centro de Iniciativas de Cooperación al Desarrollo de la Universidad de Granada en Melilla, presidente de la Asociación de Reporteros y Artistas Solidarios y colaborador y asesor en diversas ONG, organizaciones políticas y sindicales, y medios de comunicación locales y nacionales.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 452

Marruecos desmantela y quema en Oujda un campamento con 80 inmigrantes

Durante los días 15 y 16 de diciembre las Fuerzas de Seguridad marroquíes desmantelaron a la fuerza uno de los asentamientos de inmigrantes subsaharianos que pueblan la periferia de la ciudad magrebí de Oujda, fronteriza con Argelia.

Concretamente, los más de cien efectivos de los diferentes cuerpos de seguridad del reino alauí destrozaron las cuarenta tiendas de campaña, donde sobrevivían 80 nigerianos, distribuidas en un pequeño espacio en el frondoso bosque de Sidi M'Afa, cerca del barrio Al Massakine –que significa 'los pobres'-, uno de los más humildes y deprimidos de toda la provincia.

Seguir leyendo »

El único hospital de Nador desmiente que haya tratado a un inmigrante por la pérdida de un riñón

Dani, el camerunés apaleado en la valla de Melilla y posteriormente devuelto por la Guardia Civil, no ha perdido un riñón, como denunció la ONG Prodein en declaraciones recogidas por Europa Press y publicadas por varios medios de comunicación, entre ellos eldiario.es. El portavoz de la organización matiza que nunca confirmó la pérdida del órgano, sino que el inmigrante le contó que lo tenía "destrozado" por los golpes, por lo que "orinaba sangre". 

Desde la dirección del Hospital Provincial Hassani de Nador, único centro sanitario público de toda la comarca, confirman a eldiario.es que desde que se produjo el salto, el pasado miércoles, no ha ingresado ningún subsahariano con este cuadro ni inconsciente, ni tampoco han efectuado ninguna intervención quirúrgica.

Seguir leyendo »

Violencia policial y devoluciones ilegales contra los inmigrantes en el último salto de la valla

Un total de 21 personas han conseguido saltar la valla de Melilla la tarde del jueves tras un intento en grupo que ha dejado a otra treintena en el lado marroquí, según han informado fuentes del Ministerio del Interior. Un grupo de cerca de 20 personas permanecieron encaramados en la alambrada, en la zona del Barrio Chino, concretamente sobre una caseta de la Policía Nacional. Cuando algunos de los inmigrantes comenzaron a descender, los policías antidisturbios emplearon la violencia para retenerlos y devolverlos de forma ilegal al otro lado de la alambrada.

Durante el salto de este jueves los agentes de la Policía Nacional, cargados de tubos de pelotas de goma, frenaron la entrada con violencia la entrada de algunos de los inmigrantes que, aunque habían pisado suelo español, fueron entregados a las fuerzas auxiliares marroquíes. Algunos, como muestran las fotografías, estaban heridos y no podían mantenerse en pie. Los agentes llegaron a arrastrar a algunas de estas personas para trasladarlos al interior de la alambrada y devolverlos de forma irregular a Marruecos. al otro lado.

Seguir leyendo »

Las expulsiones ilegales que se realizan desde hace 12 años en la valla y que ahora podemos ver

[Imágenes: Blasco de Avellaneda/Edición del vídeo: Alejandro Navarro Bustamante/Texto: G. S.]

Seguir leyendo »

FOTOS: Así expulsó la Guardia Civil a inmigrantes heridos e impidió la asistencia médica de Cruz Roja

Durante las largas horas que los 28 jóvenes permanecieron sobre el vallado no dejaron de gritar “¡España, España!”, “¡Libertad, libertad!”, llegando a reclamar en numerosas ocasiones, en francés: “¡Cruz Roja, Cruz Roja!” y “¡Derechos Humanos!”. Nada de eso les fue concedido: ni España, ni libertad, ni el respeto de los derechos humanos... ni siquiera la presencia de Cruz Roja, a la que prohibieron el paso a la zona impidiendo la asistencia a los inmigrantes. Cuando ya comenzaban a perder las fuerzas, poco antes de que empezaran a descender los primeros inmigrantes, todos se pusieron a rezar, a mirar al cielo y a pedirle a Dios, con cánticos sosegados, que les diera fuerzas en ese momento de sufrimiento y desesperación.

Al menos tres de estos inmigrantes presentaban heridas abiertas en los pies que no dejaban de sangrar y de ir tiñendo de rojo la alambrada y el poste del alumbrado público. Otros dos, se mostraban bastante cansados y aturdidos, como si fueran a perder el conocimiento en cualquier momento. Al menos uno de ellos, era menor de edad.

Seguir leyendo »

Vuelven las expulsiones ilegales a la valla de Melilla

Tras la muerte de 15 personas en su intento de entrar a Ceuta a nado, la atención mediática frenó una práctica tan habitual como clandestina: las devoluciones inmediatas de inmigrantes, ilegales según la legislación vigente. Pero ya han regresado. Este viernes, durante el último intento de salto, los agentes españoles volvieron a echar a Marruecos a numerosos inmigrantes que estaban enganchados en el vallado, corrían entre las dos grandes alambradas o habían conseguido superar al completo el entramado que compone el perímetro fronterizo.

En torno a 800 inmigrantes, según cifras oficiales, divididos en al menos cuatro grupos, intentaron acceder a Melilla por diferentes puntos del vallado fronterizo. Tan sólo 10 subsaharianos, informa la Delegación del Gobierno, consiguieron finalmente su objetivo de pisar suelo español. Las mismas fuentes oficiales confirmaron que al menos una veintena de inmigrantes permanecieron durante horas subidos a la alambrada pero que "finalmente, los inmigrantes encaramados a la valla desistieron y retornaron a Marruecos".

Seguir leyendo »

Marruecos levanta una valla de dos metros en algunos tramos de la frontera con Melilla

Marruecos ha levantado algunos tramos de alambrada en paralelo a la valla fronteriza española que separa Melilla de la provincia marroquí de Nador.

Según fuentes cercanas al Gobierno alauí, la intención, de momento, no es instalar otra valla como la de Melilla, sino reforzar algunos puntos “sensibles” en los que coincide que hay menor visibilidad, mayor número de entradas de inmigrantes y una orografía del terreno que dificulta la vigilancia a los agentes magrebíes y que, por los desniveles de tierra, facilita a los inmigrantes el acceso a zonas más elevadas del vallado español.

Seguir leyendo »

Daouda desgarrado por las cuchillas de Melilla: “No sentía dolor, solo pensaba en el futuro”

Los amigos, la mayoría malienses y marfileños, no pueden dejar de mirar sorprendidos la foto de Daouda en la pantalla del teléfono móvil. No hacen más que preguntarle cómo pudo resistir de pie la espera hasta ser atendido. Él asegura que, en ese momento, le importaba nada tener el cuerpo totalmente mutilado: “No sentía dolor, había saltado la valla. Sólo pensaba en mirar hacia adelante, al futuro, y en dar gracias a Dios por permitirme estar vivo y poder seguir soñando”.

El protagonista de la imagen es Daouda, un joven tímido, alto y delgaducho, que nació hace 22 años en Burkina Faso, de donde huyó hace seis meses de la miseria y el hambre para intentar reunirse con algunos familiares que viven en Italia desde hace años.

Seguir leyendo »

El futuro de Siria, a las puertas de Europa

Dice Khaled que si algo representa verdaderamente a su tierra es la risa de los niños. Que sea la hora que sea siempre hay chavales en las calles jugando con piedras, golpeando un balón, divirtiéndose con videojuegos o simplemente sonriendo. Un viernes por la tarde en Homs es el peor día si quieres echar la siesta, asegura. Cientos de niños abarrotan las calles y el ruido que producen sube por las paredes y se te mete a través los oídos en el interior de la cabeza y no te deja pensar en nada. Los niños están... -calla, se le salta una lágrima y suspira-, “estaban por todas partes”.

Tres años después del comienzo de la guerra civil en Siria, más de 120.000 personas han perdido la vida. De ellas, unas 20.000 eran sólo niños. Los que han sobrevivido a la guerra más cruenta del siglo XXI, y han conseguido huir del país, buscan desesperadamente refugio seguro en otros lugares. Más de 2,5 millones de sirios han dejado sus casas, o lo que quedaba de ellas. Un gran porcentaje de ellos no han cumplido todavía la mayoría de edad.

Seguir leyendo »

Gurugú Fútbol Club

Cuando uno mira, en un día despejado, el monte Gurugú en todo su esplendor, no puede dejar de pensar en cómo se las arreglarán allí esos chavales para superar cada día sin desfallecer. En cómo puede un chico dejarlo todo, viajar miles de kilómetros y sobrevivir en un campamento empedrado, a la intemperie, cercado por hombres armados que vigilan todos sus movimientos y observar cada día, a escasos cientos de metros, el soberbio vallado, la última frontera; y la vida, la ansiada vida, más allá de las alambradas.

En esas condiciones, el día a día se desenvuelve en torno a funciones básicas de supervivencia. La alimentación, por ejemplo, se convierte en todo un ritual en donde hay asignada una persona para cada proceso. Están los que se levantan temprano y bajan a comprar pan con el poco dinero que puedan tener y los que van al zoco de Beni Enzar a mendigar en las casquerías y los puestos de fruta y verdura. También hay algunos que andan a por agua, otros que recolectan ramas de acebuche para hacer con ellas infusiones. Siempre hay algún manitas de los fogones que sabe rodearse de sus generosos pinches e incluso está el glotón del campamento.

Seguir leyendo »