eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Jesús Prieto Mendaza

Doctor en Estudios Internacionales e Interculturales. Licenciado en Antropología Social y Cultural

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1

Ni héroes ni gudaris

Bob Dylan afirmaba que un héroe es alguien que asume la responsabilidad que viene con su libertad. Bien, he pensado en ello a raíz de los recientes homenajes ofrecidos a los presos de ETA que han sido excarcelados, casos de Xabier Ugarte y J. Javier Zabaleta 'Baldo'. Tanto en Oñati como en Hernani se ha recreado un ritual, con sus sacerdotes, sus oficiantes, su templo y su liturgia, que, a pesar de los intentos de maquillarlo, no puede presentarse a la sociedad vasca como una manifestación de alegría por la recuperación de la libertad de unos ciudadanos. Este intento de manipulación del lenguaje por parte del universo ideológico que ha sustentado durante décadas la sangre y el terror debiera de estar ya definitivamente superado por una fuerza política que se sienta en las instituciones y que publicita constantemente (en algunos casos y lugares con gestos que necesariamente debo aplaudir) su deseo de paz, democracia y reconciliación.

Al respecto, me han resultado decepcionantes las declaraciones de la parlamentaria navarra de Bildu Bakartxo Ruiz aludiendo a la necesidad de “dar un sentido de normalidad a estos recibimientos”. Tampoco ha aprovechado la oportunidad Joseba Azkarraga, como representante de SARE, pues sin negar la radical validez de su trabajo a favor de un trato humanitario para los encarcelados, se enfanga al perseverar en la legitimación de los recibimientos en olor de multitudes. Cuando dice que “"los recibimientos no son homenajes, son recibimientos sobre todo de personas que han cumplido décadas de prisión en circunstancias francamente mejorables" está obviando la terrible conducta de los victimarios y, lo que es peor, las horribles consecuencias de esos actos manifestadas en cientos de asesinados, numerosos exiliados, miles de mutilados y legiones de viudas y huérfanos que se duelen por dentro (eso que llamamos doble victimación) cuando observan la imagen de dos localidades vascas que ofrecen su calor y su alegría a quienes tanto frio y tanta tristeza causaron. 

Seguir leyendo »