eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Jordi Muñoz

Investigador Ramón y Cajal en el departamento de Ciencia Política de la Universidad de Barcelona, y miembro del Institutions and Political Economy Research Group (IPERG). Investigo sobre cuestiones como los efectos electorales de la corrupción, o la mobilización electoral de trabajadores no cualificados y mujeres en contextos de democratización y extensión del sufragio, entre otros

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 38

¿Qué factores están detrás de la irrupción electoral de Vox?

La aparición de Vox en la escena política española ha suscitado todo tipo de reacciones. Hay quien ha visto en la irrupción de un partido de derecha radical un signo de 'europeización' de España: nos pasa lo mismo que pasa en tantos países europeos. Antes de sacar conclusiones precipitadas, es interesante analizar la cuestión con más detenimiento –tal y como han empezado hacer varias entradas anteriores en este mismo blog.

¿Cuáles son los factores que explican el incremento de la extrema derecha en tantos países? La mayoría de los intentos de responder a esta pregunta se fijan, fundamentalmente, en factores contemporáneos. Muchos trabajos en ciencia política han descrito las características de la nueva derecha populista radical. Según estos, uno de los rasgos fundamentales de estos partidos es su capacidad para atraer votantes transversales. Desde esta perspectiva, el crecimiento de los partidos de la nueva derecha radical se debería a su capacidad de atraer votantes ubicados tanto en la derecha como en la izquierda del eje económico, pero conservadores en el llamado eje cosmopolita. Así, los factores de tipo cultural –especialmente las actitudes reticentes o poco favorables a la inmigración– serían cruciales para entender el aumento del voto a partidos de derecha radical.

Seguir leyendo »

¿Élites o ciudadanos? Elige tu propia aventura

9 de julio de 2010. 7:20 AM. La mayoría de catalanes se levanta y entra a la ducha. Bajo el agua fresca, para combatir el calor pegajoso del julio mediterráneo, van repasando mentalmente lo que tienen que hacer durante el día. Los que tienen hijos en edad escolar, tratan de encajar el puzle cotidiano de las vacaciones escolares. Los que aún conservan su empleo, intentan prever el panorama que se encontrarán esta mañana cuando lleguen a su puesto de trabajo. Y los que lo han perdido, afrontan un nuevo día tratando de mantener las pocas esperanzas que les quedan ante un panorama económico cada vez más sombrío. De fondo, escuchan en la radio los detalles de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut. Una legión de tertulianos batalla por hacer el comentario más ocurrente del día. De repente, a las 7:36, bajo la ducha, decenas de miles de catalanes tienen una revelación. Nadie les ha dicho nada al respecto, pero ahora han visto la luz: la solución a todos, todos sus males es la independencia. Es una suerte de revelación divina. Algunos la procesan de inmediato y bajan al bazar chino más cercano a buscar una bandera estelada para colgarla en su balcón. Otros escuchan la voz en su interior pero aún no le hacen caso. Deberán pasar semanas, o unos meses, hasta que la revelación se materialice. Pero caerán: les ha salido de dentro y no lo pueden reprimir. Espontáneamente más de un tercio de la sociedad catalana ha decidido unirse a los que hace años que venían reclamando la independencia: votarán en las consultas municipales, se inscribirán a la ANC y vestirán camisetas llenas de estelades.

9 de julio de 2010. 7:20 AM. Sótano secreto de la casa dels canonges, edifico anexo al Palau de la Generalitat. La flor y nata de las élites políticas, económicas, académicas, mediáticas y culturales catalanas se halla reunida en pleno para el gran momento. El plan que llevan décadas labrando hoy se va a materializar. Tras años y años de lluvia fina en las escuelas y la televisión, tras mucha inmersión lingüística, mucho Club Súper 3, mucho Barça y mucha telenovela de sobremesa llena de mensajes subliminales, ha llegado el momento de dar el paso definitivo. La población catalana, que nunca se ha interesado por su autogobierno, será definitivamente inoculada del virus del separatismo. Un equipo de científicos catalanes lleva años trabajando en un lugar secreto del desierto de Israel en un proyecto que lo cambiará todo: se trata de un humo imperceptible al ojo humano que, dispersado desde todos los repetidores de TV3, será respirado por la población civil y conseguirá el efecto deseado sin que se note el cuidado. Los científicos aprovechan una rara condición genética que sólo tienen determinados grupos humanos, cómo los norcoreanos o los alemanes, y que permite su manipulación a gran escala. El jefe secreto del plan, el ex presidente de la Generalitat, que acaba de volver de pasar unos días en Andorra, dará la orden definitiva para esparcir el humo, entre el regocijo general de políticos, banqueros y grandes empresarios. La tradición de la burguesía catalana es contraria a la ostentación y el exceso, pero en esta ocasión el champán caro y los habanos circulan con alegría. Y es que, con este humo en circulación, ya nadie husmeará más en sus negocios.

Seguir leyendo »

La construcción política de la identidad española: ¿del nacionalcatolicismo al patriotismo democrático?

¿Hasta qué punto el nacionalcatolicismo franquista ha sido sustituido por un patriotismo democrático español? ¿Cuáles son las bases sociales e ideológicas de la identidad nacional española contemporánea? ¿Qué ha cambiado en relación a la identidad española desde el final de la dictadura? Éstas son las cuestiones que abordo en el libro La construcción política de la identidad española: ¿del nacionalcatolicismo al patriotismo democrático? 

El punto de partida del análisis es el nacionalismo franquista. El franquismo fue un régimen monopolista con respecto a la identidad nacional: impuso un marco en el cual sólo cabía una interpretación de la identidad española, y quien no la compartía era estigmatizado como antiespañol o ‘enemigo de la patria’. No es una excepción española: la ‘monopolización del patriotismo’ es habitual en las dictaduras y también entre algunos movimientos nacionalistas en contextos democráticos (véase el caso del BJP en India o de la derecha israelí, por ejemplo). Sin embargo, bajo dichas condiciones, a la caída del régimen se produce un cierto vacío, que puede llevar a una profunda depresión de la identidad nacional (véase Alemania en la postguerra) o a la reconstrucción, sobre nuevas bases, de la identidad nacional.

Seguir leyendo »