eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Jose A. Pérez Ledo

Jose A. Perez es guionista, director de televisión y también, mira tú, escribe columnas de opinión en varios medios. A veces creen que es periodista, lo cual da una idea de cómo está el periodismo.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 3453

Manual para ser de extrema derecha

El ascenso de VOX ha provocado que algunos lectores nos escriban, interesados en hacerse de extrema derecha. En este sencilla guía de carácter práctico, presentamos algunos consejos para aquellas personas que quieran iniciar el tránsito hacia el ultranacionalismo sin sobresaltos.

1. Mira mal a los inmigrantes.

Seguir leyendo »

Entrevista exclusiva (y falsa) con el excomisario Villarejo

Señor Villarejo, gracias por aceptar esta entrevista.

Venga, no pierdas el tiempo.

Seguir leyendo »

Cinco razones para no vacunar a tu hijo

Si has llegado a este artículo es porque tienes dudas sobre la conveniencia de someter a tu hijo o hija al calendario de vacunación infantil. Aunque, como habrás leído en otras webs, hay diversidad de opiniones al respecto, aquí te presentamos cinco razones para no vacunar a tu pequeño:

1. Le odias.

Seguir leyendo »

Entrevista exclusiva a Francisco Franco

La siguiente entrevista se ha realizado a través de uno de los más reconocidos médiums de Madrid. Cualquier error o imprecisión debe atribuirse a las inevitables fluctuaciones del éter que nos conectan con el Otro Lado.

Señor Franco, ¿está ahí, me recibe?

Seguir leyendo »

El pícaro palentino

Dejar de fumar de sopetón, créame, es una pésima idea. Los médicos lo saben, de ahí que tengan protocolos, de ahí que haya parches y chicles y hasta charlas motivacionales (porque, dicen, el principal requisito para dejar de fumar es querer dejarlo). Y, si abandonar un hábito pernicioso como el tabaco es así de complicado, figúrese usted lo peliagudo que será dejar la corrupción.

En el PP están justo ahora pasando por ese trance. Solo que ellos, hombres y mujeres prudentes, saben que el radicalismo nunca es buen camino y han apostado por una transición tranquila. En el PP, digámoslo así, se están quitando la degradación moral de manera progresiva. Sin traumas. Sin sopetones. 

Seguir leyendo »

Toda la verdad sobre las farmacéuticas, las telefónicas y la leche cruda

Si es que, vamos a ver, el que no se entera es porque no quiere. Nos están envenenando, así de claro. Somos demasiados en el mundo y de alguna manera tienen que controlar la población. Se inventan enfermedades y luego se inventan supuestos medicamentos, supuestos te digo, para llenarse los bolsillos.

El cáncer, sin ir más lejos. ¿Sabes que hay muchísimos estudios que dicen que se creó en un laboratorio? Igual que el SIDA, que lo inventaron para acabar con los gays. Lo que pasa es que se salió de madre, porque ni ellos, ni los científicos son infalibles. Julia, ¿te acuerdas de ella, que empezó farmacia y luego lo dejó? Pues me ha dicho por activa y por pasiva que la quimioterapia no hace nada, veneno puro. Lo que cura de verdad son las plantas, pero, claro, eso no da dinero.

Seguir leyendo »

La mancha humana

En La mancha humana, de Philip Roth, el decano de una universidad estadounidense es invitado a abandonar la institución tras ser acusado de comportamiento racista. Durante una de sus clases, el profesor comenta que un par de estudiantes, ausentes del aula desde el principio de curso, parecen haberse desvanecido "como humo negro". Esos alumnos resultan ser afroamericanos, lo que provoca un escándalo mayúsculo y acaba forzando la jubilación el decano.

Las resonancias entre el arranque de esta novela y la historia que estos días estamos leyendo sobre el profesor Francisco Ayala son evidentes. Los medios nos han ofrecido dos versiones antagónicas. Están, por una parte, las denuncias de cuatro mujeres que afirman haber sido víctimas de comentarios inapropiados en el entorno laboral y de contacto físico no deseado. Y está, por otra, la versión del brillante biólogo, quien, secundado por algunos de sus colegas, niega haber cometido abuso alguno. Modales de caballero europeo, argumenta él para justificar las acusaciones.

Seguir leyendo »

Las Ray-Ban del presidente

"¿Son gafas graduadas?"

La pregunta fue formulada hace dos días por el diputado popular Carlos Floriano, un hombre que, hasta donde sabemos, ve perfectamente. Se refería a las gafas de sol que Pedro Sánchez lució dentro de un helicóptero y también dentro de un avión. Unas gafas que el país entero pudo apreciar gracias a la nueva y dinámica política de comunicación de la Moncloa.

Seguir leyendo »

De Franco y los coches autónomos

Poco a poco vamos quemando el porvenir. Primero dejamos atrás 1984, luego 2001 y ahora estamos a punto de alcanzar la barrera psicológica de 2020. El futuro nos pasa por encima como si tal cosa, sospechosamente ajeno a la ciencia ficción y sus promesas. La generación tapón se jubila y se instala la siguiente, que, sin saber cómo, ya peina (peinamos) canas. De algún modo inexplicable, los jóvenes tenemos la edad de nuestros padres cuando eran viejos.

Tiempos confusos. Llevamos ordenadores en el bolsillo y en los cementerios ya velan a muertos atropellados por coches sin conductor. El futuro no es exactamente lo que se suponía (ni rastro de turismo espacial, nada de vehículos voladores), pero se da un aire. Salvo por lo de Franco, que ahí sigue. En el Valle de los Caídos.

Seguir leyendo »

Elogio de la incoherencia

La incoherencia tiene mala fama, especialmente en la actividad política. Nadie se fía de quien dice una cosa y hace otra distinta, es normal. Pero muchos desconfían también de quienes manifiestan incoherencias con el paso de los años. Algunos medios, en nuestro país y en otros, utilizan la hemeroteca como arma arrojadiza, encarando a los políticos a sus propias palabras, señalándolos, tratando de ponerles así contra las cuerdas. Los políticos se amedrentan, saben que los espectadores (que es la tipología más perezosa de los votantes) rinden tributo a la coherencia, y tratan entonces de justificarse: tal vez no me expliqué bien, falta contexto en esas declaraciones. Raramente se encuentra uno con un político que, enfrentado a sus palabras de hace dos, tres o diez años, se encoja de hombros y suelte: qué quiere que le diga, ahora sé más que entonces.

Un experto en comunicación política, supongo, desaconsejaría tal estrategia. Esa actitud, diría, transmite incertidumbre, zozobra. Después de todo, ¿cómo fiarse de un político que va por ahí cambiando de opinión? ¿Qué nos garantiza que no lo hará de nuevo y que dentro de dos, tres o diez años opinará otra cosa completamente distinta? ¿En qué situación me deja eso a mí como votante? ¿Cómo voy a apoyar a un partido o a un candidato sin la certeza de que lo nuestro es para siempre?

Seguir leyendo »