eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Laura Villadiego

Es licenciada en Periodismo y en Ciencias Políticas. Después de estudiar en París y trabajar en España y Bruselas, se mudó a Camboya donde pasó dos años y medio colaborando para diversos medios, principalmente Efe, el diario Público y Foreign Policy. Ahora vive en Tailandia desde donde cubre la región del Sudeste Asiático. Es cofundadora de Carro de Combate junto a Nazaret Castro y tiene además un blog personal, El mundo desencajado.

Poco ha cambiado en la industria de la moda cinco años después del derrumbe del Rana Plaza

En la mañana del 24 de abril de 2013, el Rana Plaza, un edificio a las afueras de la capital de Bangladesh que albergaba, entre otros, varios talleres textiles, se había levantado con grietas en sus muros. Como cada mañana, miles de empleados habían llegado para ocupar sus puestos de trabajo pero, al ver las grandes brechas de las paredes, muchos se negaron a entrar.

Sin embargo, apremiados por los voluminosos encargos, muchos de los trabajadores de los talleres textiles fueron obligados a ponerse frente a las máquinas de coser. Unas horas después, el edificio colapsó, sepultando a más de 1.100 personas, la mayoría trabajadores de esos talleres que cosían para marcas de medio mundo.

Seguir leyendo »

¿Qué quieren decir realmente las multinacionales cuando se comprometen a no deforestar?

En la mayoría de los diccionarios, la palabra bosque se define como algo similar a un terreno poblado de forma predominante por árboles. El término deforestar también parece obvio: "Despojar un terreno de plantas forestales", dice la RAE. Definiciones aparentemente sencillas que en la práctica no tienen nada de simple, especialmente cuando se trata de proteger los bosques de los continuos ataques que sufren por la expansión de las actividades humanas.

La palabra 'no-deforestación' es  cada vez más frecuente en el discurso de las grandes multinacionales como uno de sus grandes compromisos con el desarrollo sostenible. Así, en 2014, 52 de las mayores empresas del mundo, junto a varios gobiernos, firmaron la  Declaración de Nueva York para los Bosques, un documento de cumplimiento no obligatorio por el que las empresas se comprometían a eliminar la deforestación de su cadena de producción en 2020.

Seguir leyendo »

De Colombia a Indonesia: estas mujeres están en pie contra el aceite de palma

Farwiza Farhan se deja la piel para preservar los bosques de orangutanes y elefantes de Indonesia. A miles de kilómetros, en Camerún, un grupo de mujeres recibe el apoyo de Marie  Crescence Ngobo para poder ganarse la vida de nuevo. Catalina no puede decir su nombre real, por el miedo a las represalias que supone defender la tierra en algunas zonas de Colombia. A todas les une su lucha contra el aceite de palma.

Todas son mujeres, activistas y con su labor combaten los abusos que esconden las plantaciones industriales de palma aceitera, que arrasa con la biodiversidad de los ecosistemas tropicales y con las economías tradicionales de sus pueblos.

Seguir leyendo »

La huella que deja el arroz que comes: del agua al efecto invernadero

Para más de la mitad de la población mundial, es algo que nunca falta en su plato. Para las personas más pobres, sobre todo en Asia, es, a menudo, lo único que comen. Y sin embargo, el arroz, ya sea blanco, violeta, marrón o cualquiera de las más de 40.000 variedades diferentes que se cree que existen, apenas ha llamado la atención de los movimientos ecologistas internacionales. Tampoco, a diferencia de otras materias primas, existe aún una certificación que regule su sostenibilidad.

No es porque su impacto medioambiental sea menor al de otras materias primas. Los campos de arroz usan hasta un 40% de toda el agua utilizada para el riego y emiten un 10% de las emisiones globales de metano, gas de efecto invernadero, debido a la descomposición en ausencia de oxígeno que se produce bajo el agua.

Seguir leyendo »

¿Sabes de dónde procede el azúcar de tus polvorones?

Durante estos días navideños, los excesos son normales. Y entre ellos, con turrones, polvorones y otros dulces de por medio, los excesos son a menudo azucarados. Sin embargo, aunque los turrones y polvorones puedan parecer los mismos que se han comido durante toda la vida, el azúcar que contienen ha cambiado sustancialmente durante los últimos años, o al menos el lugar del que procede.

El mercado del azúcar ha sido tradicionalmente uno de los más protegidos internacionalmente y la mayor parte de los países productores han aplicado durante décadas importantes barreras a la importación. La Unión Europea no fue menos y en 1968 aprobó su política azucarera, al amparo de la Política Agrícola Común (PAC), que establecía unos precios mínimos a los agricultores y unas cuotas de producción a la vez que limitaba las importaciones.

Seguir leyendo »

Forzadas a casarse con un hombre por ser lesbianas en Camboya

Sung Sokun apenas se había quitado el vestido de novia cuando consiguió escabullirse en su noche de bodas para evitar consumar un matrimonio al que había sido forzada. "Intenté explicarle a mi familia que yo no podía amar a un hombre, que me gustaban las mujeres, pero no lo entendieron", relata Sokun, quien fue repudiada durante años por su atrevimiento. No era la primera vez que sus padres intentaban obligarla a cumplir el rol tradicional de la mujer en Camboya, un país en el que las relaciones homosexuales no están penadas, pero que no siempre son bien vistas socialmente, especialmente en el caso de las lesbianas.

Seguir leyendo »

Tres de cada cuatro elefantes destinados al turismo en Asia son maltratados

En febrero del año pasado, el británico Gareth Crowe eligió Tailandia como destino para sus vacaciones junto a su pareja y la hija de esta. Como tantos otros turistas que llegan al país asiático, en su itinerario no podía faltar un paseo en uno de los majestuosos elefantes que se han convertido en el símbolo de la nación. La experiencia resultó fatal para el británico, que fue lanzado al suelo con virulencia por el paquidermo y murió al acto, mientras que la hija de su pareja, que también estaba paseando sobre los lomos del animal, resultó herida.

Crowe no era la primera víctima mortal de un turista por montar en elefante en el país, pero relanzó el debate sobre los principios éticos de una industria que ha florecido durante las últimas décadas a medida que incrementaba el número de viajeros extranjeros en el país. La industria nació, sin embargo, como una necesidad.

Seguir leyendo »

Claves para evitar la explotación que hay detrás de tu viaje por el Sudeste Asiático

Playas paradisiacas o frondosas junglas. Modernas megalópolis o pequeños pueblos pesqueros. Templos hindúes milenarios o inmensas mezquitas musulmanas. La variedad de paisajes y experiencias que ofrecen los diez países del Sudeste Asiático atrae cada año a un número creciente de turistas.

La región recibió en 2015 a 108 millones de visitantes, frente a los 81 de 2011, según los datos más recientes recogidos por la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático. En casos como el de Tailandia y Camboya, se han consolidado, además, como destinos de moda para los turistas españoles. Muchos de ellos han aprovechado este verano sus vacaciones para recorrerlos. Otros prefieren esperar a que llegue septiembre o el comienzo del otoño y aún planean su itinerario por estos países asiáticos.

Seguir leyendo »

La conexión entre tu coche, tus preservativos y la deforestación en Asia

Desde que tiene memoria, Pak Dahlan, un campesino de la provincia de Riau, en Indonesia, solo recuerda plantaciones de caucho alrededor de la casa de sus padres donde creció y que hoy se ha convertido en su casa. Sus padres, como el resto de los vecinos, eran unos pequeños propietarios que se ganaban el jornal extrayendo la blanca savia de las heveas que crecían en las pocas hectáreas de terreno que tenían y con la que luego producían las láminas de caucho.

Seguir leyendo »

¿Por qué tu resort en Tailandia es tan barato?

Aung Myint Oo llegó hace 15 años a la turística isla de Phuket, en el sur de Tailandia, en busca del trabajo que no podía encontrar en su Birmania natal. En pleno furor por el incremento constante de turistas europeos y americanos, la isla vivía un frenesí urbanístico y encontrar un trabajo como peón de obra era relativamente fácil si se aceptaban las largas horas bajo el sol y el magro salario.

Negociar las condiciones era impensable, porque, como la mayoría de sus colegas de trabajo, Aung Myint Oo no tenía papeles y había llegado al país a través de las redes de tráfico de personas.

Seguir leyendo »