Una cocina ubicada en una realidad paralela, unos gramos de ironía, una pizca de hartazgo, unas gotas de esperanza y un sobre de "bastaya" en polvo son los ingredientes que emplea este periodista, profesor y lobo estepario 2.0 para cocinar cada uno de sus textos. ¡Que os aprovechen!