Manu Pineda es un activista por los derechos humanos, representante de la asociación Unadikum, cuyo trabajo se centra desde 2011 en la franja de Gaza. Su labor principal consiste en ofrecer protección física como "escudos humanos" a campesinos y pescadores palestinos.