eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Matilde Barón Ayala

Matilde Barón Ayala es Investigadora Científica del CSIC en la Estación Experimental del Zaidín (EEZ) de Granada, donde dirige un grupo de investigación dedicado al estudio de la FOTOSINTESIS Y EL ESTRÉS VEGETAL. Ha sido además en los últimos años miembro de la Comisión del Área de Ciencias Agrarias del CSIC y gestora asociada del programa EXPLORA del MICINN para proyectos de investigación heterodoxos. Actualmente, es Directora de la EEZ y representante del CSIC en la Comisión Ejecutiva del Parque de las Ciencias de Granada. Es Licenciada y Doctora en Ciencias Biológicas por la Universidad de Granada, obteniendo en ambos casos el Premio Extraordinario. Apasionada por la divulgación científica, ha sido responsable de Divulgación y Prensa en la EEZ y destacan sus actividades conjuntas con el Instituto de Astrofísica de Andalucía durante las Semanas de la Ciencia y la Tecnología. Es miembro del Comité Asesor de la colección de libros CSIC ¿QUÉ SABEMOS DE…?. y ha publicado también en diversos medios artículos divulgativos sobre estrés vegetal, fotosíntesis o mujeres científicas. También ha impartido conferencias divulgativas y participado en programas de radio sobre estos temas. Junto con otros investigadores tiene un blog científico http://vidauniversoydemas.wordpress.com/about/

Plantas estresadas y vinos excelentes

Mis amigos acostumbran a llamarme “magiareta” por mi desbordante entusiasmo por Hungría, que se inició hace un par de décadas con mi asistencia a un congreso que reunió a un variopinto grupo de participantes: Fisiólogos, sicólogos, médicos, siquiatras, fitopatólogos. ¿Qué hacía una investigadora en bioquímica vegetal como yo en un foro como ese, que reunía desde aquellos que trabajábamos  en patógenos de plantas a los que lo hacían con niños traumatizados por contiendas bélicas?

Lo cierto es que Hungría es la cuna de Hans (János) Selye, un médico húngaro emigrado a Canadá en el periodo de entreguerras, creador del concepto de estrés allá por los años treinta,  y que ha demostrado ser válido para cualquier ser vivo, incluidas nuestras plantas domésticas y los cultivos que nos alimentan. De hecho, el vino húngaro más famoso, el dulce Tokaji, es un producto procedente de uvas estresadas.

Seguir leyendo »