eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Moisès Subirana Iborra

Miembro de Ingeniería sin Fronteras y de la Plataforma Agua es Vida. 
  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 9

La familia primero

Reconozco que cada vez me cuesta más ubicarme en esta gran familia que es el independentismo. No es que no quiera ser eh, entendedme, pero, no sé como, me voy sintiendo progresivamente desplazado. Estoy en una comida familiar de Navidad donde soy el bicho raro con quién nadie quiere hablar, pero me aceptan porque soy de la familia y no hay más remedio. A veces pienso que me necesitan y todo.

Vamos por partes. O intentémoslo, porque hoy en día o saltas pantallas cada 3 meses o estás out.

Seguir leyendo »

La família primer

Reconec que cada vegada més em costa ubicar-me en aquesta gran família que és l’independentisme. No és que no hi vulgui ser eh, enteneu-me, però, no sé com, me’n vaig sentint progressivament desplaçat. Estic en un dinar familiar de Nadal on sóc el bitxo raro amb qui ningú hi vol parlar, però m’accepten perquè sóc de la família i no hi ha més remei. A vegades penso que em necessiten i tot.

Anem a pams. O intentem-ho, perquè avui en dia o saltes pantalles cada 3 mesos o estàs out.

Seguir leyendo »

El negocio del agua: no hay derecho

El 5 de octubre de 2010, el juez Eduard Paricio dictaminaba que la Sociedad General de Aguas de Barcelona, más conocida como AGBAR, prestaba el servicio de suministro de agua en la ciudad condal de forma "ilegítima" y que la tarifa que cobraba era, literalmente, "ilegal", ya que no había “contrato de concesión”.

La sentencia, por desgracia, no supuso una depuración de responsabilidades públicas por haber permitido durante décadas que una empresa privada se lucrara a costa de un servicio básico. Por el contrario, los responsables de la administración -el Área Metropolitana de Barcelona- y la misma AGBAR decidieron ir un paso más allá. Dos años más tarde, regularizaron la situación de forma burda y de dudosa legalidad a través de la creación de una empresa mixta -85% privada-, concedieron a AGBAR privilegios adicionales y, por si fuera poco, le pagaron 190 millones de euros por el buen servicio que ofrecía. 

Seguir leyendo »