eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Nanda Santana

Lectora empedernida desde chica, un día decidí que también quería contar yo las historias. Me siento afortunada por haberlo hecho desde joven, en radio, prensa, gabinetes de comunicación y aulas. Profe de periodismo y aprendiz de novelista, creo que el mundo necesita un buen baño... Y que los buenos contenidos son el jabón... Me encanta la comunicación y el marketing digital y creo firmemente que cada uno firma su propio destino (y también sus textos). Me indignan las injusticias, de ahí que escriba tanto de igualdad. Pero también me fascina la crianza, la psicología y, en general, todo lo relativo al crecimiento personal y las emociones. Espero que disfrutes leyendo mis cosas.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 48

Desactivando la masculinidad machista

Editado en enero de este año por Planeta,   El hombre que no deberíamos ser. La revolución masculina que tantas mujeres llevan siglos esperando  se asemeja a los opúsculos de Chimamanda Ngozi Adichie en que son claros, breves y fáciles de entender. Intensos y concentrados como el primer café del día, no hay paja en sus páginas hasta tal punto que prácticamente la totalidad de su contenido es   carne  de subrayador de colores. Catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Córdoba, miembro de la Red Feminista de Derecho Constitucional, hijo, padre,   Octavio Salazar cuenta periódicamente sus impresiones en su blog.

Ahora, este heterodoxo jurista define en menos de cien páginas el perfil de ocho clases de hombres (poderoso, ausente, violento, dominante, depredador, precario, esclavo e invulnerable). Al reflexionar sobre el primero, recuerda que “cualquier análisis que hagamos relativo al género debe ser un análisis sobre el poder y la distinta experiencia que mujeres y hombres tenemos de su ejercicio”, para asegurar después que “si efectivamente deseamos que nuestras democracias funcionen de otra manera y consigan al fin la igualdad real, necesitamos un modelo diverso de hombría que deje atrás la omnipotencia de quien se sabe sujeto privilegiado y que sea capaz de reconocer a sus compañeras como equivalentes (…) No debemos olvidar que nuestro protagonismo en lo público se ha construido siempre sobre el silencio de las mujeres”.

Seguir leyendo »

ColectivaCaos, teatro para soltar lastre de género

La música de la famosa canción de Luis Fonsi les sirve para conectar rápidamente con un público que esperaba las frases conocidas, no una letra diferente y encima, feminista. Pero la melodía es contagiosa y enseguida los escolares de distintos colegios de Primaria que llenan el patio de butacas del CICCA corean la nueva letra y se mueven a su ritmo. Cuando las notas suenan, ya lleva tiempo en escena un personaje que da miedo. Es el machismo, que piensa en voz alta y les cuenta sus perversas intenciones de dominar la humanidad separando a hombres y mujeres; haciendo creer que los primeros son mejores y superiores a las segundas.

Seguir leyendo »

“El rap no es machista, lo son las personas”

A sus apenas 24 años el portorriqueño Bud Bunny se ha convertido, con millones de visionados y reproducciones de sus temas, en uno de los máximos exponentes del trap latino, ese subgénero del reguetón con influencias del rap que hace furor entre niños y adolescentes, con letras tan sexualmente explícitas como pegadizas. Frente a él y cantantes similares, mujeres como la rapera Patricia Fuentes Kane protestan ante la etiqueta de machismo que se le ha puesto al género. Ellas hacen rap y se sirven de sus ritmos, sus características y peculiar facilidad para transmitir sus vivencias e inquietudes. “El rap para mí” -cuenta- “es poesía social, con un carácter reivindicativo siempre, para luchar contra las desigualdades socioeconómicas, es como una lírica de la que te sirves para poder transmitir lo que te está pasando y cómo te afectan los problemas del mundo. Y sí, a veces podemos hacerlo de una manera tal vez bruta, pero siempre real. Y en mi caso, siempre desde el máximo respeto y con honestidad”. Y por lo que respecta a la falsa acusación de machismo que arrastra el rap, niega la mayor. “En todo caso lo serán algunos cantantes. Porque el sexismo está en las personas, no en la música. Si tú eres machista, a todo lo que hagas le imprimirás ese toque, igual que si eres racista. El rap no es machista” -asevera convencida- “lo son algunos raperos, es decir, hombres machistas que utilizan el rap para ejercer el machismo, como lo ejercen en el resto de las cosas que hagan”.

De raíces canarias por partida doble -abuelas de Gran Canaria y de Tenerife- Kane vive actualmente en Madrid y disfruta a partes iguales de su trabajo como asistente personal y de un proyecto musical que comenzó como una afición y se ha convertido en algo más serio. “Estas dos facetas de mi vida siempre habían estado muy distantes. Para mí, que llevo escribiendo canciones desde los 12 años como hobby la música fue inicialmente una vía de escape, algo que hacía con mis amigos para expresarme y dar rienda suelta a mis emociones. Pero se ha convertido en algo más profesional, sin casi pretenderlo, porque nunca soñé con triunfar en la música. Hoy en día, ambos trabajos están muy presentes y disfruto con las dos de manera diferente”, explica.

Seguir leyendo »

Más mujeres fénix en los medios (II)

En lo que respecta al tratamiento informativo de los asesinatos machistas, ¿qué quiero dejar de oír? Pues la declaración del vecino contando que parecía un tipo encantador, que eran una pareja normal. Porque tales mensajes no aportan nada útil. Ningún argumento, dato o novedad que nos ayude a comprender por qué los hombres siguen maltratando y asesinando a las mujeres y a las niñas. Lo pertinente sería dar voz a quienes saben del tema, mayoritariamente expertas, por cierto, excepción hecha de algunos pocos migueleslorentes. Esto es de manual y hace tiempo que está dicho y recomendado. Está en los protocolos que han escrito, entre otras, personas como mi maestra Pilar López. Pero los periodistas seguimos sacando a los vecinos.

¿Por qué? Porque es lo fácil, lo que te llena rápido una noticia. Porque somos ignorantes (en el sentido literal del término). Porque apenas hemos estudiado en las facultades de Periodismo -o aprendido en esa formación continua que deberíamos tener- cómo informar bien sobre el maltrato machista. Porque la precariedad laboral que vive el periodismo en nuestro país -y especialmente en nuestras islas- ha traído consigo redacciones escasas de personal y, por tanto, exceso de temas que cubrir y poco tiempo para leer, documentarse y escribir con rigor sobre ellos. Porque en general, salvo casos excepcionales de autodidactas, tampoco tenemos formación teórica en Igualdad ni hemos investigado sobre las relaciones entre patriarcado y empresas informativas, sobre la representación mediática femenina, o dicho de otro modo, sobre cómo los medios (no) nos proyectan a las mujeres, en toda su diversidad y pluralidad, que es mucha.

Seguir leyendo »

Más mujeres 'fénix' en los medios (I)

Hace unos días, la directora de la Unidad de Igualdad de la ULPGC, Ángeles Mateo, me invitó a intervenir en una Jornada sobre el tratamiento informativo de la violencia de género. Por supuesto, acepté encantada, máxime cuando el acto tendría lugar en marzo y poco antes de un 8M que marcará un antes y un después en la reivindicación de los derechos de las mujeres en todo el mundo. El tema, amplio y complejo, daría para muchos artículos de investigación académica. Para una breve intervención en una mesa redonda me limité a dar unas pinceladas, una percepción global y un tanto epidérmica, que así y todo, da una idea gráfica de la situación.

¿Qué veo, qué he visto en los medios estos primeros meses del año, los últimos del anterior? Veo a Juana Rivas que sigue su lucha contra vientos, mareas e incluso posibles (pero devastadores) fallos del sistema judicial; veo a la primera mujer asesinada por maltrato machista -que en paz descanse- en Tenerife, a la que siguen otras; veo que las actrices de Hollywood inician una protesta que activa un efecto dominó que se ha extendido a otros ámbitos, laborales o no. Leo cómo el movimiento Me Too y el Time’s Up se expanden por todos los países en un unánime y firme clamor femenino: Hasta aquí hemos llegado. En España veo cómo la agresión sexual de una manada de trogloditas machistas abre un debate público donde lamentablemente un sector de la sociedad sigue poniendo el foco sobre la víctima en vez de sobre el agresor. Mis hijos -y tantos menores de edad como ellos- siguen viendo en la prensa impresa una página enterita con fotos de chicas desnudas o casi, en pose provocativa e insinuante, invitando-incitando al consumo de sexo: mujeres cosificadas, objeto de transacción comercial. Y negocio para la empresa editora, que ingresa por esos anuncios. (El PSOE canario propuso hace poco que no se contrate publicidad institucional en medios que publiquen este tipo de anuncios, a ver en qué queda). Veo, veo… Veo y sigo viendo víctimas. Así son representadas la mayor parte de las veces: pobres mujeres. Y aunque esto es así y hay que trabajar por cambiarlo, también es verdad que poco a poco va creciendo la presencia femenina relevante en los contenidos mediáticos. Profesionales o no, directivas o no, vemos a mujeres fuertes, seguras, luchadoras, con discursos interesantes.

Seguir leyendo »

Las pancartas a la calle y el delantal al balcón

Evocando la hazaña de las mujeres islandesas en 1975, que paralizaron su país y obligaron al gobierno a reflexionar sobre sus demandas de mejora, y con el precedente de la Marcha de las Mujeres de 2017 en Estados Unidos para protestar contra la misoginia de Trump, el movimiento feminista internacional ha convocado para el próximo 8 de marzo, fecha emblemática donde las haya, una jornada de paro. De paro total, pues va más allá de lo laboral y se extiende al ámbito de la educación, el consumo, los cuidados a menores, personas enfermas y/o dependientes y, por supuesto, a las tareas domésticas, a las que las mujeres siguen dedicando el doble de tiempo que los hombres. Para recordar ésta y otras desigualdades más sangrantes que cuestan vidas.

Dejar de hacer lo cotidiano para hacer activismo social y sororidad ese jueves. Una forma radical de hacer caer en la cuenta, a quienes no quieren darse cuenta, del impacto que tendría en el día a día que no hubiera mujeres, que no las hubiera dispuestas a hacerse cargo. Que no las hubiera trabajando, cuidando, cocinando, llevando al niño o a la abuela al médico u organizando ese viaje familiar o profesional. Y una vez reconocida la inmensa importancia de la participación femenina en todos los ámbitos de la vida, agendar con premura el momento de sentarse a escuchar, a dialogar, a negociar. Se exige el final de la desigualdad y el maltrato existentes. Se piden mejoras para ellas, que son avances para toda la sociedad. De hecho, ése es el sentido del Si nosotras paramos, se para el mundo, lema de esta convocatoria: no es parar por parar. Es parar para hacer pensar y para reivindicar lo que es de justicia. Como lo fue el fin de la esclavitud o de la segregación racial. Porque lo que se reclama son cosas elementales en sociedades con leyes que reconocen legalmente la igualdad entre hombres y mujeres: poner fin a la brecha salarial por motivo de género, que se activen prácticas efectivas para disminuir y erradicar la feminización de la pobreza, que se deje de asesinar y maltratar a niñas y mujeres y que la igualdad baje del ámbito teórico al práctico y se convierta en un derecho y una práctica de facto además de de iure. De modo indirecto se pide el apoyo y la implicación masculina en una causa que beneficia a toda persona.

Seguir leyendo »

Cuando la partitura es obra de ellas

Hildegarda von Bingen, Lili Boulanger, Francesca Caccini, Celia Torrá… ¿Suenan sus nombres, su vida, su obra? Ciertamente no. Son perfectas desconocidas. Sin embargo, si se lee sus apellidos en el índice de un libro junto a otros más ilustres como Mendelssohn o Schumann, se empieza a vislumbrar que la cosa va de música, de mujeres que amaron las notas y el sonido, de artistas ignoradas, como hace unos años ya denunciara Ángeles Caso en el ensayo de divulgación histórica Las olvidadas: Una historia de mujeres creadoras. Casualidad o no, casi a la vez que recibí de regalo un volumen de mujeres compositoras me llegó la noticia de un evento sobre ellas en Canarias. 

Arrecife y la fábrica de melodías es un libro diferente porque no solo invita a leer sino también a escuchar. Y no música cualquiera, sino una selección de la que hicieron mujeres compositoras a lo largo de la Historia. “Siempre que he asistido a un concierto de música clásica, he escuchado obras escritas por hombres. Cuando estudié la asignatura en el colegio, el instituto o la universidad, siempre me hablaban de los mismos nombres, todos varones por supuesto. Y yo pensaba: ¿es que no ha habido ninguna mujer a lo largo de la Historia que haya compuesto música? Entonces me puse a investigar”, cuenta en el prólogo su autora, la maestra y musicóloga Patricia García Sánchez.

Seguir leyendo »

¿Para cuándo una Ley que impida la brecha salarial, señor Rajoy?

La brecha salarial, esa expresión de una de las muchísimas injusticias que sufrimos las mujeres, apenas ha variado en los últimos años. De ello -de que existe y de que es una injusticia- es muy consciente la OIT, que asegura en un informe de 2016 que, de no tomar medidas, llevará más de 70 años cerrarla por completo. Coinciden en ello también la OCDE y la Comisión Europea. Sólo lo ignora el máximo responsable del gobierno de la nación, que en reciente entrevista radiofónica planteó  no meternos en eso ahora. Como si  eso fuera algo banal, como si no fuera un problema urgente que solventar. Como si la desigualdad entre hombres y mujeres en el ámbito laboral no fuera un asunto que competa al Gobierno. Como si nos pudiera dar igual que en España las mujeres cobren un 85,1% del sueldo de sus colegas masculinos, según Eurostat.

En Europa, afortunadamente, son menos ciegos y soplan otros vientos. Ya en 2014, la Comisión emitió una recomendación a los Estados miembros para atajar la desigualdad salarial. Y a día de hoy Islandia, Alemania y Reino Unido han aprobado medidas legislativas para igualar los salarios y las oportunidades entre ambos géneros. De hecho, la norma islandesa, en vigor desde el pasado 1 de enero, afirma sin tapujos que la diferencia salarial por género es ilegal, tanto en empresas privadas como en públicas. Para garantizar igualdad salarial, se harán las oportunas auditorías, estableciendo sanciones para quien incumpla y exigiendo además a las empresas un certificado de igualdad salarial.

Seguir leyendo »

Mutilación genital femenina: no querer nacer niña

"Podemos afirmar que la ablación es un asesinato machista, porque un porcentaje elevadísimo de niñas mueren literalmente de dolor, por shock neurogénico. Si no lo hacen, pueden morir horas o días después por la hemorragia. Si logran sobrevivir, se enfrentan según van creciendo a un día a día con dolores. Y a padecer un sufrimiento atroz cuando su marido, la noche de bodas, les raje de nuevo la zona, si de pequeñas les hicieron la infibulación (en la que se cose la herida). Por supuesto, el riesgo de fallecer en el parto es elevadísimo. Sé que oírlo suena fuerte pero es la realidad a la que se enfrentan ahora mismo tres millones de niñas por año, unas 8.000 al día. Es una cifra brutal y en Occidente debemos tomarla más en serio porque no le damos importancia”. Quien hace estas desgarradoras afirmaciones es el cirujano Iván Mañero, quien, tras 20 años de trabajo vinculado a la solidaridad y a la cooperación, decidió no solo emprender su batalla personal para erradicar esta brutal práctica, sino aprovechar su pericia como cirujano estético en operaciones de cambio de sexo para plantear el reto de reconstruir la zona mutilada.

“Fue algo natural. Yo ya atendía un orfanato, una escuela y un hospital en Guinea-Bissau. Llevábamos desde 2001 trabajando en este país al sur de Senegal. También me había acercado en España a las necesidades quirúrgicas de las personas transexuales, y me había especializado en la materia. Así que contaba con lo necesario: tenía la técnica y tenía a las niñas, que venían a la escuela o estaban en el orfanato. Implicarme en la lucha contra la ablación, para devolverles la vida y la dignidad a esas mujeres a través de la reconstrucción de los genitales fue la evolución lógica de mi compromiso”, cuenta.

Seguir leyendo »

La pasión por comisariar de un jubilado muy activo

A quienes usan habitualmente Facebook les sonará la   fanpage  AC/DC, que, jugando con el acrónimo del famoso grupo australiano de rock, se presentaba como Área Cultural Diego Casimiro y proponía todo tipo de exposiciones y experiencias artísticas a visitantes y seguidores. Meses después de iniciada esta aventura, su creador sigue en activo y los años no le quitan energía para alimentarla, sino más bien todo lo contrario. Recién cumplidos los 70, parece un   dandy  de libro con sus elegantes corbatas y pajaritas, su barba bien cuidada y una sonrisa cálida que invita al visitante a entrar en la sala.

Lejanos quedan sus 9 años y el inicio precoz de la vida. Eran otras épocas, frecuente el trabajo infantil y escasas las posibilidades de estudiar. Lo salvó la lectura, en la que se inició pronto gracias a la Librería Selecciones. De formación autodidacta, con 26 años crearía su primer negocio de heladería artesana e iniciaría su carrera como agente comercial. Pero no solo de pan vive el hombre y Casimiro se aficionó pronto a los tableros. Campeón de España de ajedrez y socio fundador del Club Islas Canarias, en la década de los 80 descubrió finalmente su pasión por el arte y dio sus primeros pasos como coleccionista. Prejubilado en 2010, desde entonces vive para proyectar, dirigir o presentar eventos culturales como curador y agente independiente, actividad que hace fácilmente compatible con su otra gran pasión: hacer amigos.

Seguir leyendo »