eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Pedro Joaquín Tamés Romano

Ingeniero Técnico Agrícola.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

Luchemos por la supervivencia del sector primario

No es nada nuevo que el sector primario, (de donde se obtienen los bienes sin transformar procedentes de la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca),  viene reduciendo progresivamente su importancia dentro del global de su aportación al conjunto de la economía, tanto a nivel nacional, regional o insular, por distintas razones que más adelante tratare de explicar, cuestión que debería preocuparnos a todos, ya que entiendo se trata de un sector estratégico para el funcionamiento global de la economía a nivel mundial, así como no dejará nunca de ser, como bien dice la palabra “primario”, que es el primer eslabón productivo para el ser humano, del que luego independientemente de su valor cuantitativo se suman el resto de los sectores tradicionalmente utilizados en la macroeconomía, como son el sector secundario (industria)  y el sector terciario (servicios). 

A nivel orientativo cabe recordar que el nivel de ocupación del sector primario en los años 50 del siglo pasado era un 50% aproximadamente, en los años 80 se reducía a un 17,30% (fuente INE a nivel Nacional);  a finales de los 90 rondaba entre un 5-6%, en el 2010 apenas un 3,5%, siendo en la actualidad según datos contrastados un 2,20% del total (fuente ISTAC estos últimos datos referidos a Canarias), lo cual nos refleja una clara tendencia a la disminución de las personas en activo dedicadas a este importante sector primario, descenso que creo debe haber llegado a su punto más bajo, ya que de alguna parte deben salir los alimentos básicos que tomamos diariamente (leche, cereales, frutas, hortalizas, carnes, pescados, etc.), lo que irremediablemente nos hace estar  abocados a un excesivo nivel de dependencia del exterior (más del 90% en Canarias, según todos los estudios sobre este tema), ya sea de la Península o de terceros países (donde es difícil controlar si estos productos se producen con las suficientes garantías alimenticias que se exigen en nuestro país que los equiparen con los producidos aquí.

Seguir leyendo »