eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Regional Manifestos Project

El Regional Manifestos Project es un proyecto de investigación que con sede en la Universidad de Deusto, financiado por el MINECO. En este proyecto recogemos datos y analizamos  las propuestas y las preferencias de los partidos a través del análisis de sus  programas electorales. También aplicamos la misma metodología al análisis de los discursos digitales (twitter,blogs) de los políticos y los partidos. Nos planteamos hasta qué punto las propuestas de los partidos coinciden con las preocupaciones de los ciudadanos, cómo  reaccionan los partidos ante la descentralización política y qué factores condicionan la oferta programática de los partidos. El equipo lo forman Braulio Gómez Fortes, Sonia Alonso Sáez de Oger y Laura Cabeza Pérez.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 35

GRÁFICO: UPyD más de izquierdas que C's

¿UpyD y C's están tan cerca como parece cómo para presentarse juntos a unas elecciones? La única ocasión en que se han enfrentado en todo el estado español fue en las elecciones europeas del 22 de Mayo. Nosotros hemos hecho el ejercicio de comparar sistemáticamente los programas que presentaron a estas elecciones, para ver si coinciden en su posicionamiento político sobre algunos de los temas más relevantes de la competición política más allá de su común defensa a ultranza de la unidad del estado español. Hemos aplicado un código a cada propuesta utilizando la metodología de nuestro proyecto, Regional Manifesto Project, que puedes consultar aquí. Y el resultado es el gráfico que puedes ver a continuación:

Seguir leyendo »

Menos y peor: Europa en los programas electorales de Alemania 2013

El acuerdo de coalición en Alemania entre la CDU/CSU y el SPD ha sido aprobado recientemente en un referéndum interno celebrado entre los miembros del partido socialdemócrata alemán mientras el público europeo era testigo expectante de los acontecimientos. Lo quieran o no los ciudadanos alemanes y sus élites políticas, importa, y mucho, para el futuro de la Unión Europea la composición del nuevo gobierno alemán. De ahí el seguimiento cercano que se ha producido en el resto de países miembros de las negociaciones en torno al acuerdo de coalición y de la votación interna posterior organizada por el SPD.

Ahora que sabemos cómo termina la historia de la elección alemana de 2013 y que comienza la historia de un nuevo gobierno para los próximos cuatro años, es el momento justo de analizar las posiciones en torno a Europa de los partidos alemanes según han quedado reflejadas en sus programas electorales. Después de todo, son estos textos los que contienen las promesas hechas por los partidos al electorado alemán. ¿Cuánta relevancia dieron los partidos alemanes a la política europea en sus programas electorales? ¿Qué posiciones adoptaron en torno a Europa? ¿Qué distancia separaba al SPD de la CDU/CSU?

Seguir leyendo »

¿Quién tiene el programa electoral más nacionalista?

En este gráfico se refleja el porcentaje de propuestas relacionadas con el debate territorial que contienen los programas electorales de los principales partidos nacionalistas de las tres comunidades históricas, Cataluña, Euskadi y Galicia.

Seguir leyendo »

Los cambios en la agenda nacionalista de CiU y PNV

CiU y el PNV han sacado más votos que ningún otro partido en todas las elecciones autonómicas celebradas hasta ahora en Cataluña y el País Vasco (con excepción de las elecciones catalanas de 1999 y 2003, donde el PSC ganó por la mínima). Sin embargo, si observamos las últimas encuestas, el PNV apenas acusa el desgaste de estar en el gobierno y sigue siendo el partido preferido por los vascos, por encima de EH Bildu, pero en cambio CiU no ha dejado de perder apoyos hasta ser sobrepasado en intención de voto por su socio coyuntural, ERC. En este contexto creemos que puede resultar interesante comparar cómo ha evolucionado la oferta política de los dos partidos en las últimas elecciones en lo tocante a la agenda nacionalista. Y no hay mejor forma de hacerlo que analizando la evolución del contenido de sus programas electorales. Los programas electorales son una de las fuentes de evidencia empírica sobre la política más accesibles que hay y reflejan fielmente los cambios en el énfasis que dan los partidos a los distintos temas. En los siguientes gráficos mostramos la forma en la que ha cambiado la agenda nacionalista de CiU en comparación con la de su homólogo vasco, el PNV, en tan solo una legislatura.

Gráfico 1. El peso del nacionalismo (% de frases) en los programas electorales

Seguir leyendo »

Lo que hay que recortar son los programas electorales

Una crítica recurrente desde los primeros seis meses de mandato del Partido Popular ha sido su flagrante incumplimiento del programa electoral. No es el único partido de gobierno europeo, ni español, que ha incumplido sus promesas en los últimos años. Por ejemplo, el PSOE, sin ir más lejos, hizo lo contrario de lo que decía su programa electoral en su último año en el gobierno. En teoría democrática se entiende el incumplimiento del programa electoral como una falta grave en la relación de agencia entre el votante y el partido de gobierno y una amenaza a las bases fundamentales de la democracia representativa. La teoría dice que las promesas se respetarán porque los políticos se preocupan por las siguientes elecciones y saben que, si faltan a sus promesas, serán castigados por sus votantes1. Esto tendría sentido en un mundo en el que tanto votantes como políticos tuvieran la misma información y ésta fuera perfecta. Pero no vivimos en un mundo así.

En la práctica, sabemos que los políticos tienen muchas maneras de manipular, ya sean las circunstancias o a los electores, para que parezca que han cumplido o para “vender” los incumplimientos como formas de proteger el interés general ante cambios coyunturales. Si el mundo fuera tal que la mayoría viviera mejor podría deducirse que, a pesar de los incumplimientos, los políticos estarían representando los intereses de los ciudadanos. En este sentido se ha querido pronunciar Mariano Rajoy cuando ha dicho que no ha cumplido su programa electoral pero que ha cumplido con su deber. José Luís Rodríguez Zapatero también prefirió cumplir con su deber a cumplir su programa. Pero desde mayo de 2010 los intereses de la mayoría están siendo arrinconados, por lo que no podemos concluir que en los últimos tiempos se está produciendo una representación basada en resultados en vez de en promesas. En definitiva, los políticos tienen margen de maniobra y hacen buen uso del mismo para defender intereses que no tienen necesariamente que ver con el bien común.

Seguir leyendo »

Tantos Partidos Populares como Comunidades Autónomas

En las últimas semanas el Partido Popular apoyaba, por un lado, al PNV para que se pudieran aprobar los presupuestos de la Diputación de Vizcaya y, por otro, se veía fuera de la Diputación de Barcelona por su posición antinacionalista. El mismo partido respondía de forma diferente a dos realidades políticas distintas. Hasta aquí nada anormal; es lógico que los partidos adapten su estrategia a las realidades sociales, culturales o políticas donde compiten. La búsqueda de aliados políticos es norma en las democracias más proporcionales y se puede satanizar a los partidos nacionalistas, como el PNV, aunque seguidamente pactes con ellos.  Pero no sabemos por qué extraña razón los cambios de pareja o las inconsistencias en el discurso del Partido Popular no generan ruido mediático y en cambio el PSOE es objeto de ataques externos e internos en cuanto sus líderes autonómicos marcan una posición diferenciada en su territorio.

Los partidos saben que para hacer daño electoral al adversario tienen que tener algún grado más de credibilidad en el tema objeto de debate y discusión. Por ejemplo, el debate de la corrupción no parece que compense a ninguno de los dos grandes partidos, ya que los ciudadanos perciben que ambos son igual de corruptos. En cambio, si hay un debate donde el PP se ha sentido poderoso y donde el PSOE no ha sabido articular una respuesta acertada es el de la necesidad de que los partidos estatales mantengan el mismo discurso en todo el territorio del Estado. Solo hay que ver la alegría con que los dirigentes populares celebran las periódicas discusiones entre el PSC y el PSOE, llamando la atención sobre los líos que tienen los socialistas para defender lo mismo en toda España. De hecho, en las pasadas elecciones vascas y catalanas uno de los discursos más repetidos por los candidatos del PP se basaba en la exclusiva españolidad de su partido y en su preocupación -no compartida- por la vertebración de España.

Seguir leyendo »

CiU y ERC, una extraña pareja a la extremeña

Izquierda Unida de Extremadura enfureció recientemente el ánimo de no pocos opinadores dentro de la órbita progresista, tanto en la prensa y radio tradicionales como en las redes sociales. Todos indignados con la IU extremeña. Su delito, pactar con un partido de derechas, el Partido Popular, y continuar sosteniendo su gobierno a pesar de las brutales políticas de austeridad ejecutadas por el mismo partido desde Madrid. El motivo del pacto contra natura era una presunta causa mayor, posibilitar la alternancia en Extremadura. ERC también alude a una causa mayor para dar su apoyo a un partido de derechas que no ha dejado de recortar el bienestar de los ciudadanos catalanes en los últimos años: la necesidad de celebrar un referéndum sobre la independencia de Cataluña.

En las recientes elecciones catalanas CiU ha perdido 85.700 votos y doce escaños en contra de todo pronóstico. No han sido pocos quienes han interpretado este resultado como un rotundo fracaso del plan soberanista de Artur Mas. CiU habría perdido votos por exceso (los votantes menos nacionalistas que apoyaron a la coalición en 2010 habrían abandonado el partido espantados) o por defecto (serían los votantes más nacionalistas los que habrían desertado en esta ocasión para decantarse por los genuinamente independentistas, ERC). Cualquiera de esas interpretaciones se deja en el tintero el peso del rechazo a la política económica y social de CiU. Artur Mas ganó las elecciones en 2010 con un programa electoral en el que la profundización del estado del bienestar copaba un 18% de las propuestas y donde no había rastro alguno de los recortes que iba a aplicar al llegar al poder (datos del Regional Manifestos Project). El euro por receta en la sanidad pública, la subida de las tasas en las matrículas universitarias, el endurecimiento de las condiciones para el acceso a la renta mínima de inserción, el apoyo al Partido Popular de Mariano Rajoy en la aprobación de la ley de reforma laboral y en la subida del IVA, la reducción salarial que ha afectado a todos los trabajadores públicos (independientemente de su salario base) o la irrupción del tema de la corrupción en plena campaña electoral pueden haber pasado tanta o más factura en las urnas a CiU como su giro soberanista.

Seguir leyendo »

CiU perdería las elecciones en Escocia

Los partidos nacionalistas nacieron y se desarrollaron con una agenda política clara y prioritaria, para ellos y sus bases, de autodeterminación nacional. Sin embargo, no todos son iguales. Aunque comparten el objetivo último de la independencia y la formación de un estado propio, existen diferencias fundamentales entre ellos respecto de la estrategia a seguir para conseguir dicho objetivo. Según sean partidarios de perseguir la meta de la independencia directamente, sin paradas intermedias, o no, los partidos nacionalistas se mostrarán más o menos radicales en sus posicionamientos concretos y en sus tácticas electorales. Pueden armar paquetes de políticas muy variados que ofrecer a los electores, unas veces dando prioridad a temas culturales y de identidad, otras a temas competenciales, e incluso otras veces dejando coyunturalmente de lado la agenda nacionalista para concentrarse en temas distintos, traídos por el contexto, como puede ser una crisis económica. Es el caso del PNV en las recientes elecciones autonómicas vascas. Los partidos nacionalistas, además, pueden ser de derecha o de izquierda, conservadores o progresistas, e incluso de extrema derecha o de extrema izquierda. Toda esta variedad nos lleva en ocasiones a olvidar que, a pesar de todo, son partidos nacionalistas, que esa es su razón de ser.

Esto viene a cuento de las posiciones defendidas por el SNP en Escocia y por CiU en Cataluña respecto a la convocatoria de sendos referéndum de independencia. En condiciones de autogobierno dentro de un estado descentralizado, los partidos nacionalistas, por su propia naturaleza, temen hacerse superfluos. Conseguidos sus objetivos inmediatos de autonomía política sólo quedan dos opciones: seguir tensando la cuerda o dejar de enfatizar el conflicto territorial y pasarse a otros temas. Históricamente, los partidos nacionalistas que optaron por la segunda estrategia desaparecieron o se debilitaron hasta el límite de la irrelevancia. Es el caso del partido flamenco Volksunie, que primero sufrió una escisión de su ala más radical en los setenta, el hoy Vlaams Belang, y, más de dos décadas después, tras un largo proceso de pérdida de votos, se dividió en dos nuevos partidos. La escisión radical e independentista N-VA fue el partido más votado en Flandes en las elecciones federales de 2010. Para los partidos nacionalistas es menos arriesgado seguir avanzando en la agenda de autodeterminación nacional que dar su programa por implementado y cambiar de tema. Los incentivos de la competición partidista así lo exigen y no entendemos por qué este hecho nos lleva en España a rasgarnos las vestiduras.

Seguir leyendo »

Elecciones vascas 21-O. Todos se creen Blancanieves.

Los partidos siguen escribiendo programas electorales, y muy largos. Suponemos que es porque siguen dando importancia a este documento para quien quiera conocer sus propuestas de primera mano. Además, en estas elecciones vascas todos los candidatos disponen por primera vez de una cuenta propia en Twitter desde donde están expresando sus posiciones y opiniones directamente a la ciudadanía, sin que éstas puedan ser distorsionadas por ningún medio de comunicación, jerarquizando a su antojo sus propuestas temáticas. Nuestro proyecto, el Regional Manifestos Project, está analizando el contenido de estos dos canales de emisión directa de mensajes hacia el electorado y queremos compartir con vosotros algunas disonancias que estamos encontrando entre la imagen que emiten en Twitter los candidatos y las propuestas que hacen en sus programas o a través de sus propios tweets:

Patxi López

Seguir leyendo »