eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ruth Toledano

Activista en defensa de los derechos animales.

Creadora y editora del blog antiespecista El caballo de Nietzsche, en eldiario.es

Creadora e impulsora de Capital Animal, proyecto de arte, cultura y animalismo, cuya primera edición tuvo lugar en Madrid en 2016.

Tutora de proyectos en el Máster de Edición Santillana-Univ. Complutense.

Colaboradora en la Cadena SER.

Durante 17 años, columnista de Opinión en El País (de 1998 a 2011) y en la red de diarios regionales del Grupo Prisa.

Editora en el Grupo Santillana y coordinadora de proyectos editoriales en El País.

Colaboradora en publicaciones LGTB, como Zero y Shangay (compromiso reconocido con varios premios: Triángulo Rosa 2002; Premio Periodismo COGAM 2009; Premio a la Trayectoria Profesional AET-Transexualia 2011; Pluma de la FELGTB 2014).

Poeta (Paisaje al fin y Ojos de quién, Huerga & Fierro Ed., así como antologías Ellas tienen la palabra, Mujeres de carne y verso, Poetas en La cacharrería...)

Primera mujer Cronista Oficial de la Villa de Madrid.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 12565

El académico histérico: mosqueperros vs perraflautas

Yo fui una purista de la lengua. Se me inculcó un respeto por el idioma que sentó las bases de mi amor a la literatura y a la filología. Con reverencia por las palabras me enseñó a leer y a escribir mi abuela Lines, que era maestra formada desde niña en la Institución Libre de Enseñanza, un proyecto pedagógico aniquilado por el franquismo porque educaba en la libertad, el laicismo, la integración de las mujeres, la consideración de los animales, la admiración por la naturaleza. Como otras resolviendo con soltura ecuaciones matemáticas que para mí eran crípticas, yo he gozado en el colegio tomando apuntes en transcripción fonética. Aún hoy no me como una tilde y una buena coma me hace sonreír. Hubo un tiempo en que habría dado mi vida por salvar un poema (Un sauce de cristal, un chopo de agua, / un alto surtidor que el viento arquea, / un árbol bien plantado mas danzante / un caminar de río que se curva, / avanza, retrocede, da un rodeo/ y llega siempre…)

Es decir, me importa la gramática. No soy una zarrapastrosa de la sintaxis, aunque he saboreado el desorden de algunas vanguardias. No soy una antisistema de la ortografía, me entristecen las faltas. No soy una perraflauta de la etimología, si bien adoro los perros, las flautas e indagar en el origen de las palabras. No soy una terrorista contra el diccionario, aunque sea ese un artefacto peligroso que en alguna entrada puede estallarte entre las manos. De hecho, soy, por el contrario, una de aquellas puristas que se resistían a renunciar a los signos de apertura de interrogación y exclamación en la escritura digital. De eso hace, claro, mucho tiempo. Evolucioné.

Seguir leyendo »

Un feminismo que defiende la violencia

“Así como tiene que llegar a las más pobres, si el feminismo no es transversal al animalismo, no es feminismo. Ya son cuarenta años de los 70 para acá, ya es hora de que el feminismo baje hasta las mujeres más necesitadas y se dirija directamente a todos los animales. Si no, ¿para qué?”. Lo dice una mujer que lleva décadas de activismo feminista en México: la dramaturga Jesusa Rodríguez, ahora también senadora de la República mexicana con el triunfo de Andrés Manuel López Obrador. Sus palabras ilustran estos días de confusión que tienen de fondo la ciudad de Pamplona, donde se están perpetrando los primeros sanfermines tras la sentencia a la Manada y la puesta en libertad provisional de sus miembros. Ante esta coyuntura se han expresado diversos colectivos feministas del Estado español.

En redes se hizo viral una campaña para que este año durante el txupinazo (pistoletazo de salida de la celebración de la violencia: los sanfermines son un evento eminentemente taurino y, por tanto, violento) las mujeres fueran de luto, vistiendo camisetas negras en lugar del tradicional atuendo blanco. El pañuelo rojo al cuello sería morado, el color del feminismo. Sería una manera de hacer visible la indignación por esa sentencia y esa libertad. Una propuesta que difundieron numerosos colectivos y personas feministas, pero que rechazaron las organizaciones feministas de Pamplona. Estoy de acuerdo con ellas aunque no por las mismas razones. Las mías son muy simples: creo que el luto no es completo, que incluso es falaz, si no se refiere a todas las víctimas de la violencia de los sanfermines. La mujeres violadas y los toros asesinados. Defender a unas víctimas y olvidar a otras no es propio de un movimiento justo como el de la liberación de las mujeres. Menos aún promover la violencia contra esas otras, que es lo que hicieron las organizaciones feministas de Pamplona cuando rechazaron la propuesta de las camisetas negras: pidieron a las mujeres que “no abandonen las fiestas de San Fermín”. O lo que es lo mismo: el pánico, la tortura y la muerte de los toros.

Seguir leyendo »

La Corona agoniza

Para las cosas esenciales nunca es el momento ni hay tiempo, así que es obvio que el gobierno de Sánchez no va a hacer nada que ponga en cuestión la Jefatura del Estado, el Reino de España. Los socialistas monárquicos (esa contradicción en sus términos) dirán que no es el momento. Los socialistas republicanos dirán (entre dientes) que en esta legislatura no hay tiempo. O viceversa. Tanto monta monta tanto. Tiempo tampoco hubo ni era el momento en las legislaturas anteriores. Acaso en las del más allá.

Pero se pongan como se pongan unos y otros socialistas o no la Corona agoniza. Se la puede mantener como se mantuvo a Franco: enchufada al aparato para mantenerla con vida, aunque vegetativa; entubada para que le llegue el oxígeno a un cerebro de encefalograma plano. Me refiero a la muerte orgánica de la monarquía, a la expiración gráfica del régimen (no vaya a ser que acabe en la cárcel acusada de faltar a los Borbones, cosa a la que, por otra parte, tengo todo el derecho, faltaría más). Otra cosa es la imposición, que nos obliguen a tener una muerta encima (no hay más que verla, por lo suelos, valga la paradoja). Se impone con provocación: el exhibicionismo de la fuerza necrófila.

Seguir leyendo »

"Todo el aparato corrupto del narcoestado que gobierna México está hecho para que haya un fraude electoral"

Si la palabra México encarnó, fue en el cuerpo de Jesusa Rodríguez, en cuya piel se siguen las huellas de los pueblos originarios. Lleva sombrero y viste prendas indígenas como un acto de reivindicación y resistencia. Ahuyenta la lluvia como los tiemperos: soplando las nubes con humo de cigarros Alitas. Adora las piedras y le gusta moverlas.

Maneja con tal familiaridad los saberes ancestrales que pareciera que solo juega con un colorido hilo milenario, pero la fuerza de su expresión ejerce una fascinación transportadora. Ya sea hablando de Giordano Bruno o de Sor Juana Inés, Jesusa Rodríguez es una chamana de palabras. Con ese poder, ha sido capaz de resucitar a Ignacio Ramírez, el universal  Nigromante, en su ciudad natal, San Miguel de Allende, Guanajuato.

Seguir leyendo »

Carta abierta a Pepe Guirao

Querido Pepe, me permito comenzar dirigiéndome así a ti porque es como siempre te he llamado antes de que fueras ministro. Lo hago con el respeto debido a tu nuevo cargo y con el cariño personal que te tengo. También con la admiración que siento por tu trayectoria profesional en el ámbito del arte y la gestión cultural, que avala sin ninguna duda tu nombramiento al más alto nivel de unas funciones que llevas realizando con brillantez desde que eras muy joven. Sabes que yo deseaba que fueras ministro de Cultura y que tu nombre era el primero que muchas personas más o menos cercanas barajábamos cuando se creó el nuevo Gobierno. Una gran mayoría del mundo de la cultura ha aplaudido tu llegada. Yo lo celebré en público y en privado. ¿Quién mejor que José Guirao, Pepe, para un puesto de tal responsabilidad y relevancia?

Si con muchas personas lo celebré con alegría fue, no solo por tu experiencia y conocimiento de la historia del arte, de la creación contemporánea y de la gestión de nuestro patrimonio cultural, sino también por tu posicionamiento explícito a favor de una cultura de paz, de una cultura de no violencia. Así lo demostraste con tu apoyo en 2016 al proyecto Capital Animal y así lo manifestaste en tu emocionante y lúcida intervención cuando se presentó en La Casa Encendida de Madrid, en compañía del añorado Forges, de los artistas Niño de Elche y Paco Catalán, y del comisario Rafael Doctor. Tus palabras fueron savia de futuro mejor: te referiste a los otros animales como nuestros “iguales”, te lamentaste del “arraigado desprecio” hacia ellos y apelaste a la “necesidad de un cambio antropológico radical” y de “una cura de humildad para esta especie soberbia que se siente impune ante todo”.

Seguir leyendo »

Carta abierta a Màxim Huerta

Me voy a permitir tutearte, Màxim, porque es lo que habría hecho si te hubiera conocido antes de que fueras ministro. De hecho, quizás hayamos coincidido, pues compartimos varias amistades, pero tengo mala memoria. Con el respeto debido a tu nuevo cargo, me permito tutearte porque considero que no hay que cambiar ante alguien solo porque le haya sido encomendada una tarea de responsabilidad para la comunidad. Tú tampoco deberías cambiar por ello. Al contrario, deberías valorar que te hayan elegido por ser tú, por ser quien has sido, por lo que representan las acciones y expresiones de tu trayectoria. Por el hecho de ocupar un sillón tan prestigioso, tú no deberías tener tan mala memoria como para olvidarte de quién eres.

Cuando las redes ardieron ante tu nombramiento, pues muchas personas cuestionaron tu perfil para el cargo, yo salí en tu defensa. Me pareció, y así lo hice público, que, más allá de otros méritos, solo por el hecho de que fueras antitaurino ya eras la mejor elección. Simplemente porque la tortura taurina depende, aunque sea un insulto a la inteligencia y a los tiempos, del Ministerio de Cultura al que ahora sirves y para el que vas a trabajar desde la máxima competencia. Ahí, a la cabeza del Ministerio de Cultura, ser o no ser antitaurino supone entender o no la cultura, no solo como el conjunto de costumbres y comportamientos que se dan en una sociedad (con independencia de que sean moralmente reprobables), sino como el cultivo de la creación, de las artes y el saber, del desarrollo intelectual de la sociedad y de las más edificantes “maneras de vivir juntos” (el entrecomillado procede de la definición de cultura recogida por la UNESCO). La cultura es un proceso evolutivo que va cambiando con la época y del que se espera que, civilizador, nos haga mejores. Que la tauromaquia sea un hecho que forma parte de la historia de nuestra cultura, entendida como conjunto de costumbres y comportamientos, no significa que la historia no pueda, y deba, cambiar. De hecho, así llegará a ser. En el siglo XXI no debe concebirse una cultura de violencia. Por tanto, no debieras haber incluido la tauromaquia al decir que eres “ministro de todas las culturas”, cuando te preguntaron sobre el tema en la entrevista que te hicieron el sábado en La Sexta Noche. En el siglo XXI solo debe admitirse y fomentarse la cultura de paz.

Seguir leyendo »

Sánchez debe gobernar escuchando a quienes le hicieron presidente

Ya que Rafael Hernando y Albert Rivera tienen siempre en la boca a la extinta ETA para disparar palabras como infamias, me sirvo de tan dudosa inspiración: salimos de la era Rajoy como quien es liberado de un zulo (político, moral). Las secuelas del secuestro son graves y costará superarlas. Tras estos últimos días frenéticos y sorprendentes, Pedro Sánchez, el nuevo presidente del Gobierno, tiene la responsabilidad de tratar de curar esas secuelas. Así se lo ha encomendado una mayoría parlamentaria, es decir, la mayoría de la representación ciudadana en el Congreso de los Diputados.

Sánchez deberá gobernar ahora para esa mayoría ciudadana que no soportaba más el saqueo de la democracia perpetrado por el Gobierno del Partido Popular, que ha llegado ser sentenciado judicialmente como corrupto. El nuevo presidente no lo tiene fácil y es probable que estos días de cierta liberación sean la antesala de una también cierta decepción. Pero si la ciudadanía ha celebrado lo que sabe que puede defraudarle es porque ya venía profundamente defraudada de casa y tenía muy claro cuál era el objetivo prioritario: echar a la mafia del poder. Una vez logrado ese objetivo (lo que no deja de ser una inyección de confianza en los mecanismos democráticos y en la capacidad de incidencia de la estrategia política, por improvisada que haya sido), Sánchez tendrá que estar a la altura de la deuda adquirida y, como suelen repetir los mandatarios, gobernar para todos. Pero de verdad. ¿Qué posibilidades hay de eso?

Seguir leyendo »

"Quien utiliza un argumento como que la lechuga también sufre no está queriendo tener una conversación lógica"

'Los Muertos del Miedo' es la cuarta entrega de ANIMALADAS. ¿Qué es el proyecto ANIMALADAS y quiénes participáis en él?

Seguir leyendo »

Ni tenéis razón ni tenéis corazón

Esa fue una de las consignas que se repitieron ayer domingo en la manifestación antitaurina con la que recorrimos las calles de Madrid: ‘Ni tenéis razón ni tenéis corazón’. Dirigida a los taurinos que siguen extendiendo la violencia por esta península renombrada como ‘piel de toro’ (dicen quienes lo han leído que fue Estrabón en el siglo I a.C.), el lema resume la naturaleza del tauricidio: para su defensa no hay argumentos, como tampoco hay compasión.

Mientras lo coreaba bajo un sol de justicia, recordaba al sabio Coetzee, escritor que la tarde antes había presentado en Fundación Telefónica su libro Siete cuentos morales, publicado en español por El hilo de Ariadna y Literatura Random House. El admirado premio Nobel reflexionó sobre su ya mítico personaje Elisabeth Costello, una mujer casi viva que ha encarnado el pensamiento del propio Coetzee, quien dijo de ella que considera sobredimensionada una racionalidad, heredera de Descartes, que puede ser destructiva, y apela a la empatía para redimir a la humanidad. Desde las páginas de Coetzee, desde la sosegada exposición de la razón y el corazón de su creador, Costello gritaba con nosotras: ‘Ni tenéis razón ni tenéis corazón’.

Seguir leyendo »

La brecha de 299.946 euros de las “chicas o féminas”

El otro día se celebró por todo lo alto la Copa de la UEFA que ganó el equipo de fútbol masculino Atlético de Madrid. Como viene siendo tradición, las calles del centro de Madrid fueron cortadas para recibir a los jugadores en la plaza de Neptuno. A golpe de megafonía, Madrid recibió a “sus héroes”, tal y como  los denominó el portal de la propia UEFA. En la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles, donde se aloja el Ayuntamiento de Madrid, con las autoridades deportivas y municipales se encontraban también las jugadoras del Atlético de Madrid femenino, que este año han sido campeonas de la Liga Iberdrola. Nadie las ha calificado de “heroínas”, ni siquiera Enrique Cerezo, presidente del club, que les dirigió unas palabras. De hecho, ni siquiera supo cómo referirse a ellas, según él mismo confesó.

El presidente del Atlético de Madrid dijo, refiriéndose a las deportistas: “Ya no sé si decir chicas o féminas o algo, porque eso del #MeToo me tiene muy preocupado”. Las palabras clave de su frase son “algo” y “eso”, pero vamos a centrarnos en lo fácil. ¿”Chicas o féminas”, señor Cerezo? La palabra “chicas” puede tener un pase, siempre que usted también se refiera como “chicos” a los jugadores de su club, y teniendo en cuenta que la mayoría de las personas que se dedican al deporte profesional son jóvenes. Pero, ¿“féminas”? ¿Usted utiliza esa palabra en su vida cotidiana para referirse a las mujeres? ¿Qué tal, precisamente, mujeres? Y, más allá de “chicos”, si es que usted usa ese término, ¿cómo se refiere a los jugadores masculinos de su club? Sospecho que ni siquiera como “hombres” sino, simplemente, como “jugadores”. ¿Qué tal, entonces, “jugadoras” para las que forman parte de su equipo femenino?

Seguir leyendo »