eldiario.es

9

Susana Ruiz

Profesora de artes plásticas, ilustradora, diseñadora gráfica e interiorista. Con la política por vocación (coordinadora del Comité Ciudadano de Santander Sí Puede) y la escritura por salud mental, voy sobrellevando la vida.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 15

De lo que se cae

En Santander se nos caen las cosas. Diréis que como en otras partes, ya que al fin y al cabo la gravedad no es mayor en la capital cántabra y en esta ciudad las personas no son ni más ni menos torpes por el hecho de vivir en ella. Pero sí que parece que por estos lares impera de manera categórica la Ley de Murphy: "Si hay más de una forma de hacer un trabajo y una de ellas culmina en desastre, alguien lo hará de esa manera". Lo que está claro es que algunos se han olvidado de desarrollar lo que se denomina diseño defensivo y que viene a cubrir las contingencias derivadas de un mal uso por parte de quien va a disfrutar del producto en cuestión. O de que llueva, vaya.

El pasado lunes 13 de enero se hundía un parque infantil de Nueva Montaña. La suerte y la hora tan temprana en la que se produjo el derrumbe se conjuraron para no tener que lamentar víctimas aunque los daños materiales son cuantiosos. De nuevo Santander se ha visto sacudida por un suceso que viene a recordarnos los acaecidos en la calle Sol, en el Cabildo, en Valdecilla o en el Hotel Bahía. Un enfoque multicausal para explicar los motivos del colapso de dichas estructuras, que se reduce en la mayor parte de los casos en negligencias humanas a la hora de realizar todo tipo de trabajos constructivos, tanto en su diseño y ejecución inicial, como a la hora de acometer reformas sobre las mismas o su entorno más cercano. Murphy estaría sonriendo socarrón viendo llevada su premisa hasta tales extremos.

Seguir leyendo »

El no de Revilla

Y de nuevo sesión de investidura, trepidante, alucinatoria a ratos, siempre didáctica. Este teatro de lo político elevado en los últimos tiempos a categoría de espectáculo nacional, por mucho que me guste que supere en audiencias a ciertos reality show ya que ello debería llevar implícita una mayor cultura sobre cómo funciona nuestra democracia, no deja de ser prácticamente lo mismo. Mentiras, insultos, hipérboles, descalificaciones, trilerismo, demagogia…vamos, que ni el mejor Sálvame de Lux.

En la parte que nos toca como cántabras, he de decir que el revillismo no defrauda. Apenas dos días antes de la sesión parlamentaria que debía decidir en primera vuelta quien nos va a gobernar los próximos cuatro años - aunque lo dejaremos para el día 7-, el PRC anuncia su 'no' a Sanchez. Rasgándose las vestiduras y la patria, argumentaron para cambiar su voto la más que posible ruptura de la unidad del Estado por el acuerdo con ERC. Pues muy bien, esa cantinela ya la hemos oído antes de boca de la ultraderecha, la derecha ultra y los ultras de la derecha. Podían haberse molestado un poquito más, haberle dado un toque más local, algo que no rechinara en los oídos de los votantes progresistas de ese partido, que los hay y muchos.

Seguir leyendo »

Lo económico es también político

El dinero es político. Cuando decidimos gastar unos euros en comprar una camiseta en una gran cadena comercial no solo adquirimos un bien de consumo más o menos necesario, sino que compramos probablemente explotación laboral a bajo coste para nuestros bolsillos sin que se nos despeine la coleta, porque es mejor no cuestionarse ciertas cosas cuando la precariedad propia no permite suplir nuestras ansias de consumo en compras éticas. Pobres explotando a pobres para que la gran rueda del mercado capitalista siga devorando vidas a cambio de que nuestras carencias vitales se vean cubiertas de forma momentánea por ese estímulo cortoplacista que se formula a través de la adquisición de bienes altamente fungibles. Una camiseta para hoy, otra para mañana.

Y no hay nada más político que los presupuestos de la administración pública. Un ayuntamiento es la parte de esa mastodóntica estructura que más directamente incide en nuestro día a día. Una cotidianeidad que consiste en cruzar aceras, solicitar ayudas, usar locales municipales o pagar el IBI. Si fuéramos seres racionales entenderíamos que, sea el color que sea el que vista al gobierno municipal, lo fundamental en un ente local es favorecer y estimular la vida de su municipio. Pero, en el mejor de los casos, no estamos hablando de seres racionales sino de meros gestores de lo público; y en el peor, de políticos que supeditan el gasto a una ideología dañina y profundamente perniciosa para la sociedad que pretenden dirigir, entendiéndose aquí ‘dirigir’ en una de sus múltiples acepciones: ‘encaminar la intención y las operaciones a determinado fin’.

Seguir leyendo »

Cuentos de Navidad

Ella se llama Remedios, o Rosa, o María, o cualquier nombre que queráis ponerle. Tiene muchos años y cada uno de ellos está marcado en los surcos de su cara y en las arrugas de sus manos. Es pequeñita, con esa fragilidad del papel de fumar, suave y delicada, que se rompe en unos dedos retorcidos por la artrosis. Me sonríe de vez en cuando al pasar con la bolsa de la compra mientras anda despacito, como si el mundo fuera a romperse con cada uno de sus pasos.

Un día cualquiera de este invierno me la encontré sentada en un banco del parque. Se acercaba la Navidad y aún no hacía ese frío que te cala hasta los huesos. Tenía los ojillos cerrados y una media sonrisa en la cara, iluminada por ese sol que ya no calienta lo suficiente. Desde pequeña me han gustado las personas mayores; mis padres me cuentan que me solía sentar a su lado en la plaza cuando no estaban mis amigas, dispuesta escuchar las mil y un historias que acumulan en sus espaldas dobladas por el tiempo.

Seguir leyendo »

De lo vacío

Vivo en un pueblo. Dicho así parece una confesión propia de un grupo de autoayuda de ruralistas anónimos. Desde que la vida me trajo a Cantabria nunca he querido vivir de otra forma: pequeños municipios de no más de 2000 habitantes, rodeados de pastos y montes, en los que algunas de las tradiciones y costumbres de esta tierra aún resisten al paso del tiempo asediadas por la modernidad. Desde la óptica de una sociedad urbanita no es fácil entender una elección que, según ciertos estándares, cercena las posibilidades de encontrar ocio, comercio y accesibilidad. Ante esos comentarios suelo sonreír y enseñarles alguna foto de los atardeceres sobre la Ría de Limpias.

Esta semana el INE publicaba los últimos datos sobre la tasa de natalidad en España y nos hemos dado de bruces con la realidad de los números: casi el 80% de los municipios españoles ha registrado más muertes que nacimientos en los últimos 20 años. El mapa de España es un enorme agujero negro en el cual solo se salvan las grandes ciudades y los municipios limítrofes. Nuestra comunidad no escapa a esa tendencia y los pueblos del sur se desangran sin que nadie parezca querer poner remedio. Un éxodo que comenzó en los últimos años del franquismo empujado por una mayor industrialización de las comunidades limítrofes como el País Vasco y que las diferentes políticas aplicadas desde el gobierno de Cantabria no ha logrado detener; por ausencia de las mismas en una primera instancia y por incapacidad de poner el foco donde es necesario en los últimos años.

Seguir leyendo »

Culpables

Después de 27 días de búsqueda el asesino de Marta Clavo se entregó en una comisaría de la Guardia Civil. Para escribir este artículo he tenido que bucear en la red, leyendo varias decenas de reseñas acerca de este asesinato machista- que lo es, a pesar de que la Ley de Violencia de Género aún no reconozca los crímenes cometidos fuera de las relaciones de pareja- y el nivel de morbo y casquería desplegado de nuevo me vuelve a resultar repugnante.

Yo no voy a analizar quién era Marta, su vida, sus últimos momentos. Me parece una cuestión básica de respeto por la víctima además de no aportar absolutamente nada más allá de saciar las ansias miserables de un sector de la población. Y me importan bien poco las motivaciones del asesino, otro monstruo más, el cómo la mató y el porqué. Pero hay un aspecto que subyace a este homicidio, que agrega una capa más, que pone de relevancia un aspecto concreto: los modelos de relaciones y las aplicaciones de citas.

Seguir leyendo »

Los adioses

Son complejas las despedidas, una bifurcación de caminos que abren nuevos senderos. Hay adioses sinceros que dan las gracias por los tiempos compartidos, plagados de buenos deseos al que parte de nuestro lado. Los hay lentos, que se deslizan por la comisura de los labios como lagrimas solitarias; son adioses postergados, melancólicos, anunciados. También hay adioses sonoros, portazos del alma que cierran las puertas a nuevos reencuentros. Los hay dulces, llenos de caricias y besos porque saben que son meros paréntesis de vidas que se volverán a unir. Los hay terribles; despedidas que desgarran y arrasan todo a su paso convirtiendo los recuerdos en tierra quemada donde nada bueno volverá a prender.

La política está escasa de adioses. Algunas contemplamos estupefactas como ese “aferrarse al sillón” nos regala titulares de viejos dinosaurios que se resisten a dejar de opinar de lo divino y lo humano, manchando más si aún cabe el tensionado panorama de la política de este país. Resurgen de sus cenizas anunciando el apocalipsis zombi de los pactos de gobierno, esgrimiendo la estabilidad y la cordura frente a los que van a desangrar España a ritmo de iniciativas bolivarianas. Como si ellos no la hubiesen saqueado antes durante estos cuarenta años de democracia, a base de corrupción y corruptelas, hasta dejarla en los huesos y pasto de la ultraderecha.

Seguir leyendo »

El dolor

Hoy es 25 de noviembre, Día Internacional contra la Violencia de Género. Cientos de concentraciones se celebran en todo el país para recordar a las que ya no están, a las que están pero no cuentan, a las que sobrevivieron o a las que siguen encerradas en el infierno.

En días como hoy me pregunto qué hacer cuando el dolor nos atraviesa. Cuando los golpes los sentimos como nuestros, cuando nos sangran las heridas colectivas, las muertes, las violaciones. Cuando corremos por la noche hasta sentirnos a salvo en el portal, cuando nos increpan por la calle, cuando te acosa un vecino o tu jefe. Cuando nos abusa un padre, cuando no nos creen, cuando se ríen. Cuando denunciamos y nos quedamos solas, cuando no nos protege el sistema, cuando somos víctimas de ese sistema. Cuando no tenemos donde ir y tienes que quedarte, a pesar de los gritos o los golpes. Cuando tenemos que entregar a nuestros hijos e hijas al mismo hombre que pegaba a su madre, una y otra vez, y otra vez, y otra vez. Cuando te conviertes en 'nadie', apenas una muñeca de trapo destrozada por las humillaciones y el maltrato psicológico. Cuando nos llaman putas, cuando nos llaman mojigatas, cuando nos llaman pero ya no podemos contestar porque alguien decidió que, o eras suya, o no serias de nadie.

Seguir leyendo »

Puritanismo progre o de cómo coser botones

El feminismo ha topado con los problemas para follar de Def con Dos. Vayan por delante mis más sentidas disculpas; de saber que se les iba a causar tremendo trauma, en lugar de exigir libertad sexual para hacer de nuestros cuerpos y nuestras relaciones lo que nosotras decidamos, habríamos seguido como hasta ahora: con las piernas abiertas de forma continua, a pesar de los tirones y las agujetas, para que ellos se desahogaran según sus necesidades.

'Stop Puritanismo' es el último single de la banda de Strawberry, que personalmente me ha acompañado durante años en mi almanaque musical. Lo comento por si alguien se descuelga con aquello de que no los he oído en mi vida, que no conozco sus letras o que no entiendo su discurso. En esta ocasión debe haberles dado un ataque de voxismo. O también puede ser que tantos fluidos corporales acumulados por la abstinencia obligatoria a causa de mujeres puritanas que no se ofrecen generosas a aliviarles se les hayan desplazado de las gónadas para acabar inundando el cerebro. O quizás que la edad se lleva muy mal.

Seguir leyendo »

¿España ingobernable?

Este es un análisis a vuela pluma, atropellado, elaborado según van cayendo los resultados y los líderes van saliendo a hacer sus valoraciones en directo. No voy a decir nada extraordinario si señalo que el claro vencedor de estos comicios es la ultraderecha. El riesgo que se ha asumido con la repetición de elecciones por la incapacidad del PSOE de asumir que el bipartidismo y los gobiernos en solitario con mayorías absolutas han muerto en este país lo pagaremos todas. Mientras escribo, los votantes de VOX gritan “A por ellos” a la vez que Abascal anuncia que recurrirán “las leyes liberticidas y anticonstitucionales” que nos protegen de gente como él. Ese ‘ellos’ también eres tú.

Dejando a un lado un análisis minucioso de cada territorio, de cada porcentaje o de cada escaño, de quien baja o sube y porqué, una mirada amplia a los bloques y los posibles pactos de investidura solo deja de nuevo un mensaje claro: dialogo. La ciudadanía ha vuelto a decir lo mismo a nuestros representantes políticos. Que se tienen que sentar y poner de acuerdo. Que les elegimos y pagamos por ello. Que el trabajo de un parlamento es ese y no aplicar el rodillo de las mayorías monocolor. Nosotras hemos hecho nuestro trabajo, votando otra vez. ¿Lo harán ellos?

Seguir leyendo »