La portada de mañana
Acceder
El último órdago de Putin provoca una nueva escalada de la guerra en Ucrania
El auge del empleo reduce los jóvenes que ni estudian ni trabajan a mínimos históricos
Qué fue y qué no fue el 1-O, por Neus Tomàs
Sobre este blog

Los migrantes alojados en Tunte abandonan el pueblo tras pasar la cuarentena

Los migrantes alojados en Tunte se suben a una guagua para su traslado a otros centros.

Adrián Suárez

Las Palmas de Gran Canaria —

0

Los 28 migrantes que pasaban la cuarentena en el Aula de Naturaleza Virgen del Pino de Tunte (San Bartolomé de Tirajana, Gran Canaria) han abandonado el centro este miércoles tras haber pasado dos semanas en cuarentena. Según declaraciones a este periódico de Antonio Rico, presidente de la Cruz Roja en Canarias, los migrantes serán distribuidos por distintos centros de la isla.

La llegada de estas 28 personas al pueblo del interior del principal municipio turístico de Gran Canaria generó gran polémica a principios de agosto. Los vecinos levantaron barricadas para intentar detener el paso de la guagua que los transportaba y la Policía Nacional tuvo que intervenir para dispersar las protestas, que se saldaron con una detención.

Rico y la Delegación del Gobierno aseguran que el traslado se trata de un proceso rutinario para la optimización de los recursos de acogida disponibles. El presidente regional de la Cruz Roja explica que, una vez han pasado las dos semanas de cuaretena para asegurar que no hay riesgo sanitario, los migrantes son distribuidos por 24 centros en los que se alojan unas 1.200 personas.

Entre otras cuestiones, cuando llegó este grupo al pueblo, los vecinos de Tunte criticaron el movimiento entre centros de los migrantes por cómo afectaba eso a su integración en la comunidad. Decían que lejos de cualquier rechazo racista o xenófobo, ellos habían acogido a los anteriores usuarios del Aula de la Naturaleza y temían tener que volver a empezar de cero el proceso de integración con un nuevo grupo de migrantes.

Sin embargo, el principal argumento para las barricadas era el miedo a que la llegada de los migrantes produjera un brote de COVID-19 en el pueblo, aunque ninguno de los 28 que finalmente se trasladaron al pueblo hubiesen dado positivo en las pruebas PCR. Estos migrantes formaban parte de un grupo de 71 que pasaron tres noches en el muelle de Arguineguín y entre los que se detectaron doce positivos de coronavirus, que fueron aislados en otras instalaciones. Aunque ha habido decenas de casos importados de coronavirus a través de los extranjeros llegados a Canarias por mar, no se ha registrado ningún contagio en Canarias a partir de una persona migrante.

Tras las barricadas, el Gobierno de San Bartolomé de Tirajana defendió que la respuesta de la población no fue racista y criticó a la Delegación del Gobierno por falta de comunicación y coordinación con las instituciones locales durante este proceso de traslado.

Sobre este blog

    Autores

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats