La portada de mañana
Acceder
La negociación sobre la vivienda y la luz avivan la tensión en el Gobierno
Los datos no avalan el alarmismo por la variante Delta
Opinión - Las lágrimas de Garamendi, por Esther Palomera

La solidez grupal y Fran Sol dan los puntos al CD Tenerife en Vallecas

Fran Sol celebra su gol al Rayo Vallecano

El orden defensivo y la letalidad de Fran Sol devolvieron al CD Tenerife al camino de las victorias con un resultado de prestigio en Vallecas, ante un aspirante a los cruces por el ascenso que no encontró antídoto frente a la respuesta que ofrecieron al planteamiento de Ramis. El Rayo no tuvo el balón en un primer tiempo visitante y a la vuelta del descanso, ya encimado en su campo el Tenerife, ni encontró el ritmo que le distingue, ni ocasiones claras más allá de un remate de Catena bien resuelto por Dani Hernández.

Llegaba el Tenerife a la cita en Madrid obligado a reclamar su verdadera capacidad de respuesta, cuestionada tras la derrota hiriente en Lugo y un empate insípido, en casa, ante el Fuenlabrada. Y no hizo otra cosa, no es poco, que responder a la reclamación de su técnico cuando apela en las malas a la aplicación táctica y la tensión como premisa para competir en una Liga como la de Segunda, donde un error puntual suele decidir el resultado.

Metido en faena otra vez, el grupo de Ramis recuperó el nivel que le dio cinco triunfos seguidos un mes atrás, ninguneó el crédito su rival —cuatro victorias en sus últimas cinco citas— y cambió de rol a ratos. Antes del descanso pareció que el Tenerife era el equipo de play-off y luego, en una segunda mitad espesa, jugó con la solvencia del que se sabe con menos recursos técnicos y trata esa carencia con la aplicación comunitaria.

Jugó el Tenerife un primer acto dinámico, llegando puntual a las disputas y ganando las segundas jugadas. Y ofreció como novedad la capacidad para jugarla en corto antes de buscar el pase largo al espacio para los delanteros. En lo uno asomó una promesa de futuro con la respuesta de Vada y Nono para juntarse con medios o laterales y en lo otro no encontró petróleo: no está dotado Apeh para fabricarse ocasiones en pelotas divididas y anduvo hoy Fran Sol peleado con la pericia en los controles sobre un césped, por lo demás, en un estado infame.

Dominado el medio juego, ocasiones reales no hubo. Solo una respuesta titubeante de Dani a un tiro de Álvaro García (m.4), un remate sin éxito de Sipcic en el área chica (m.9), una volea de Moore (m.18) que no encontró los palos y un mano a mano de Nono con Luca Zidane (m.20) que cogió demasiado escorado al extremeño. El Rayo, entre tanto, recordó su calidad con alguna conducción de Trejo y una galopada de Fran García. Y punto final.

La respuesta local tras el descanso fue hacerse con el medio juego. Renunció el Tenerife al balón, juntó las líneas en su media cancha y esperó, paciente, a tener alguna salida limpia para habilitar a sus delanteros. En realidad, no lo encontraría hasta ponerse en ventaja porque el 0-1 —ya con el Rayo apostando a todo o nada con Guerrero y Santi Comesaña— llegó de un córner provocado por Apeh forzando a Saveljich a cruzarse en una carrera sin mayor peligro lejos del área.

Tiró el saque de esquina Nono, arrastró a los defensas hacia el primer palo Carlos Ruiz y la cazó, arrancando la carrera desde fuera del área, Fran Sol, recordando que los buenos delanteros son los capaces de aprovechar la única que tienen para redimirse de una tarde oscura, como ésta, en la que antes solo había cuajado su trabajo defensivo.

El partido amenazó con hacerse eterno con media hora por jugarse, pero el Tenerife no se descompuso y Ramis hizo el resto. Primero sacó a Javi Alonso para que jugara por Apeh metiendo más presión por delante de los medios y luego pudo sorprender —si no se supiera que Ramis protege el resultado antes de otros efectismos— con un relevo triple: una parte de naturalidad —Joselu en vez de un Fran Sol vaciado— y dos de sensatez —Alberto para incrustarse con los centrales y Kakabadze como segundo lateral por delante de Moore— hasta tejer una malla que solo amenazó rotura, con una buena respuesta de Dani, por un remate envenenado de Catena en el 81, en uno de esos balones colgados desde el flanco que tanto éxito dan al Rayo otras veces.

Se quedan los blanquiazules a tiro de un partido de la zona media, enfangando a Logroñés y Oviedo y con tres jornadas de margen sobre el descenso, que marcan Albacete y Cartagena. Tiempo suficiente para hacer bueno este éxito en Vallecas mientras encuentra la oportunidad para probar el valor de Germán Valera, recuperar a los fundamentales lesionados y decidir (Ramis) de quién será la puerta en el último tercio del curso.

(0) RAYO VALLECANO: Luca; Advíncula, Catena, Saveljich (Leo Ulloa, m.71), Fran García; Mario Suárez (Santi Comesaña, m.61), Trejo; Antoñín, Joni Montiel (Guerrero, m.61), Álvaro (Iván Martos, m.46); y Andrés Martín.

(1) CD TENERIFE: Dani Hernández; Moore, Sipcic, Carlos Ruiz, Pomares; Nono (Kakabadze, m.85), Aitor Sanz, Folch (Alberto, m.85), Vada (Bermejo, m.63); Apeh (Javi Alonso, m.68) y Fran Sol (Joselu, m.85).

ÁRBITRO: Iosu Galech Apezteguia (Comité Navarro). Expulsó a Catena (m.90+4). Amonestó a Mario Suárez (m.27), Saveljich (m.48), Trejo (m.75), Fran García (m.90+6) e Iván Martos (m.90+8) y a los visitantes Aitor Sanz (m.11), Dani Hernández (m.82), Carlos Ruiz (m.88) y Joselu (m.89).

GOL: 0-1, Fran Sol (m.65).

INCIDENCIAS: Partido de la 24ª jornada de LaLiga SmartBank 20-21, jugado a puerta cerrada en el estadio de Vallecas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats