La portada de mañana
Acceder
El fiscal advierte de que García Castellón cruza todas las líneas
Jaque mate a las abejas: la agricultura intensiva acaba con los polinizadores
OPINIÓN | 'Fernández Díaz como síntoma', por Esther Palomera
Sobre este blog

Espacio de opinión de Canarias Ahora

Hacia una Archidiócesis canaria

0

Desde hace más de 40 años, en diferentes instancias católicas se ha planteado la necesidad de plantearse la creación de una Archidiócesis canaria o Provincia Eclesiástica canaria. Desde la celebración del Estudio Socio Pastoral de la Diócesis de Canarias (1972-1975) y, sobre todo, desde el traslado del obispo José Antonio Infantes a Córdoba varios colectivos de curas y cristianos de base del Achamán han sugerido dos cosas: que los nuevos obispos de las islas sean en lo posible canarios y que las diócesis canariense-rubicense y nivariense conformen una unidad para dejar de depender (aunque dicha dependencia haya sido más simbólica que real), de la Archidiócesis o Provincia Eclesiástica de Sevilla, en la que están integradas además Cádiz y Ceuta, Córdoba, Huelva y Asidonia-Jérez.

Tales planteamientos se han valorado en diversos momentos e incluso han llegado a Roma, barajándose la creación de una provincia eclesiástica con dos diócesis como había en otros lugares o, incluso, la creación de otros obispados en las islas. Pero, las divisiones provinciales, por no apuntar incluso las luchas insularistas, no han ayudado a encontrar una alternativa acorde con nuestra realidad de Archipiélago.

Es verdad que en las últimas décadas ha habido actuaciones coordinadas e incluso algunas pastorales conjuntas de ambos obispos. Coordinadora de Grupos, Comunidades y Movimientos Achamán, Proyecto Hombre para personas con problemas de drogadicción, Cáritas, Catecumenado de Adultos, Comisión Mixta Comunidad Autónoma e Iglesia Católica, Secretariados de Migraciones, la creación del Instituto Superior de Teología Islas Canarias, con directores alternativos, han sido ejemplos que pueden ser la base de nuevos pasos eclesiales acordes con nuestra identidad archipielágica diferenciada y los retos que plantea a la atención pastoral en estos tiempos a una comunidad con una sensibilidad y problemática común.

Además, la diócesis nivariense con sede en La Laguna y que comprende las islas de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro, tiene desde 2005 un obispo canario, Bernardo Álvarez; y la diócesis de Canarias, que incluye Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote y La Graciosa, que preside José Mazuelos, cuenta con el recién nombrado primer obispo auxiliar canario, Cristóbal Déniz, que será proclamado el próximo 26 de marzo. Quizás la Diócesis nivariense solicite también al Papa, si no lo ha hecho todavía, la elección de otro obispo auxiliar para atender mejor las realidades eclesiales de las cuatro islas occidentales.

El mismo papa Francisco acaba de dar un paso más en la descentralización de la Iglesia. Con un motu proprio, de hace apenas un mes, modificó el Código de Derecho Canónico para transferir competencias a los obispos hasta ahora reservadas a la Santa Sede. Igual en esa línea, entre las propuestas de las fases diocesanas del Sínodo de los Obispos pueden estar el de la creación de una nueva Archidiócesis canaria o Provincia Eclesiástica canaria que responda de una manera más cercana y coordinada a los desafíos tanto eclesiales como sociales que nos son comunes. Sería un paso importante incluso como un testimonio eclesial de unidad isleña, y para el fomento de una sociedad canaria más acogedora, solidaria y comprometida con las personas y colectivos más desfavorecidos.

Sobre este blog

Espacio de opinión de Canarias Ahora

    Autores

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats