eldiario.es

9

Año nuevo, crítica nueva

Vamos a ver si con el año nuevo cambio un poco el estilo de mis comentarios, y los hago menos directos, más dulces, menos agrios. Es decir, que como vienen muchas curvas, debo ser comprensivo para el conservadurismo de muchos amigos, que es lógico se pongan la venda antes que la herida, no sea que después de heridos no vayan a tener vendas. Dándole vueltas al asunto/trasunto, me acuerdo cuando en el PCE hicimos una reunión clandestina todavía con Santiago Carrillo con peluca, y entre Carrillo y José Carlos Mauricio nos explicaron que Adolfo Suárez y Manuel Fraga habían sido muy claritos explicándoles que si no aceptaban la monarquía, renunciaban a la bandera republicana, y a la mismísima República, el Ejército estaba dispuesto a hacer de nuevo otra escabechina y tente tieso. Recuerdo que alzamos la voz algunos militantes presentes en el sepelio de la República, y Chano Alzola Tristán y Emilio Díaz Miranda me parece recordar que fueron los “mas republicanos” y contestones, y en mi caso balbucee cuatro palabras y fui aplastado por la capacidad dialéctica de Mauricio, ante la mirada bondadosa de Santiago.

Salí de la sede de Prudencio Morales un tanto alicaído, pensando en mis dos abuelos, republicanos, uno del Partido Repúblicano Federal y de la Federación Obrera Canaria, que dirigía Franchy Roca, y el otro de la UGT y el PSOE. Pensaba en aquellos momentos con cuatro o cinco asistentes a la reunión que nos fuimos al bar “Hermanos Betancort” de la calle Princesa Guayarmina, que coño le diría a mis abuelos (perdón por la salvaje expresión), y a mi padre, claro, también republicano hasta la médula. La verdad es que la mayoría de los asistentes salimos con el miedo un poco en el cuerpo, y no se me quitó incluso al día siguiente trabajando en “La Provincia”. Me parece que la tal reunión fue a finales de 1976 o principios de 1977, antes de las primeras elecciones constituyentes para la monarquía franquista/borbónica –perdón, ya vuelvo a las andadas- y el horno todavía no estaba para bollos porque la Brigada Política Social estaba muy nerviosa y podía dar zarpazos de última hora muy peligrosos.

¿A qué coño viene todo esto?. Pues ayer un amigo socialista me colocó el disco de que el PSOE tendría que abstenerse en la segunda o tercera votación desde que se constituya el nuevo Congreso de los Diputados y dejar gobernar en minoría al Partido Popular. “Hay que ser realista, el Ibex 35, el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y Ángela Merkel, están presionando a Susana Díaz de una forma tremenda para que tome el mando y luego se abstenga y deje vía libre al PP. No se puede hacer nada en contra. Además están ya llevándose enormes sumas de capitales a los paraísos fiscales los grandes financieros, los ricos, y esto puede ser un desastre. Sí, sí ya sé que es duro, pero la socialdemocracia lo único que puede hacer es tratar de que los trabajadores cobren un poquito más, que tengan algo de sanidad y educación pública, poquita cosa aunque sea, y en definitiva tratar de que la cosa no vaya a males peores”.

Le invito dentro de mi nueva moderación 2016 a una cerveza en una terraza de Las Canteras, y le pregunto : “Oye, ¿eso no es socioliberalismo?”. Me mira sonriendo y me remata: “Llámalo como quieras, eso si quieres es accidentalismo siglo XXI, y si queremos vivir tranquilos los años que nos quedan, eso es lo que nos conviene a los pensionistas”. Pagué las dos cervezas y me fui a dar un baño a “El Charcón”. Me pareció ver la cara de Manolo Padorno y de José Luis Gallardo en el fondo del mar gritándome “A seguir luchando, a seguir luchando”.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha