Canarias estudia los efectos del cambio climático en los hábitats y las especies de las islas no capitalinas

A través del 'Proyecto Ojeadores' también se obtiene información de los impactos en el medio natural derivados de la actividad humana, entre los que se incluyen la acumulación de basuras, residuos o envases abandonados y vertidos

La Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, a través del Servicio de Biodiversidad, desarrollará el Proyecto ojeadores en las islas de Fuerteventura, Lanzarote, La Palma y La Gomera para detectar los efectos del cambio climático en los hábitats y especies de interés comunitario en estos territorios, con especial atención a la Red Natura 2000.

El consejero regional responsable del Área, José Antonio Valbuena, explicó que “este proyecto experimental, que ya se había iniciado en El Hierro, cuenta con un equipo de dos biólogos, especializados en botánica y zoología, con conocimientos previos del territorio en cada una de las islas no capitalinas”. “Los cinco equipos realizarán recorridos a pie por Zonas de Especial Conservación, Zonas de Especial Conservación para las Aves o Hábitats de Interés Comunitario para su análisis y toma de datos”, añadió. Estos trabajos se repetirán cada año para detectar los efectos derivados del cambio climático y tomar acciones de prevención para el futuro.

En las últimas décadas, Canarias ha registrado cada vez con más frecuencia eventos climáticos anómalos que reflejan un aumento de la temperatura en las islas. Los efectos de este calentamiento pueden provocar cambios en la distribución de muchas especies silvestres, variaciones en los ciclos hidrológicos, expansión de especies exóticas, etc. Es el caso de especies de árboles centenarios o de diferentes grupos de edad que no han sobrevivido a los cambios del clima, explica el Gobierno de Canarias en un comunicado.

A través del Proyecto Ojeadores también se obtiene información de los impactos en el medio natural derivados de la actividad humana, entre los que se incluyen la acumulación de basuras, residuos o envases abandonados y vertidos, así como de núcleos poblacionales de especies exóticas, para realizar acciones a corto plazo que posibiliten su desaparición, ya que comprometen el estado de conservación de nuestros hábitats y especies de interés comunitario y la integridad de la Red Natura 2000.

El Ejecutivo asegura que el desarrollo de un protocolo de toma de datos para el seguimiento de los espacios naturales de la Red Natura 2000 en Canarias y su puesta en práctica permitirán homogeneizar esta tarea en todas las islas para la realización de los informes sexenales con la información actualizada de estos hábitats y especies de interés comunitario, con especial atención a las especies terrestres protegidas para su traslado al Gobierno central. Por otro lado, se realizarán estudios de distribución con información actualizada de especies protegidas terrestres en espacios de la Red Natura 2000, en el que se incluirán inventarios y estudios particulares de especies de interés comunitario.

Etiquetas

Descubre nuestras apps