Repueblan La Caldera con más de 3.000 plantas de matorral de cumbre

Operarios  del Parque Nacional, en la zona de Los Andenes, entre plantas repobladas y protegidas con protectores individuales. Foto: ÁNGEL PALOMARES.

El Parque Nacional de La Caldera de Taburiente ha iniciado una nueva campaña de repoblación en la que se colocarán más de 3.000 plantas de cumbre. “Aprovechando que el verano llega a su fin y los días están siendo frescos, hemos empezado a repoblar con apoyo de los retenes de incendios, diversas especies del matorral de cumbre”, ha señalado a LA PALMA AHORA el director-conservador del principal espacio natural de la Isla.

Los riscos de La Caldera han vuelto  a florecer al final de verano

Los riscos de La Caldera han vuelto a florecer al final de verano

“Lo estamos haciendo tanto en parcelas protegidas, como es el caso de Vizcaíno (al Este del Monumento al Infinito en San Andrés y Sauces), como en lugares abiertos, en concreto en la zona de Los Andenes, en los que se ha colocado un protector individual a cada planta”.

Esta última solución, explica Palomares, “la vamos a emplear en aquellos lugares donde no es efectiva una protección colectiva (sitios pequeños, o con mucha densidad de matorral)” ya que, subraya, “es interesante tener plantas de las diversas especies que sirvan como focos de dispersión de semillas por gravedad, en especial en las zonas más altas, cerca de la divisoria del Parque”.

Las especies son las habituales en las parcelas protegidas: retama, retamón, gacia, tagasaste y tajinaste azul, genciana, rosado y violeta. “Esta vez”, apunta, “se han añadido pequeñas cantidades de cedro canario, clavelillo (Cerastium ) y peralillo de cumbres (Sorbus aria)”. En las repoblaciones “con protectores individuales (en prevención de daños de conejos) no se incluyen los tajinastes por el mayor crecimiento diametral que tienen en las primeras fases, por lo que este tipo de protección no resulta eficaz”, apostilla.

Por otro lado, agrega, “en los lugares con amplias zonas desprovistas de vegetación se continúan las labores de construcción de vallados para la protección colectiva de las repoblaciones que se instalen en su interior”. Con estos cercados se intenta “evitar los daños de conejos, como el que se ha terminado recientemente en las faldas al Norte del Pico de la Nieve” o los provocados por “cabras y arruies, además de conejos, como la que se está construyendo desde hace pocos días en la cabecera del barranco de los Cantos de Turugumay, en la vertiente del Parque, cerca del Telescopio Isaac Newton”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats