eldiario.es

9

De mayor no quiero ser Emprendedor autónomo…

En nuestro país, para poner en marcha una aventura empresarial, hacen falta 7 procedimientos, 14 días de media, el 5,2% de coste del capital inicial de la empresa y un 13,4% del capital mínimo para comenzar.

Llevo años escuchando eso de que “si no encuentras trabajo, créatelo tú”. Es muy fácil decirlo, pero créanme que no tanto hacerlo. Pero no solo porque todo el mundo no está preparado para ser emprendedor, que es una razón de peso y daría para otro artículo, sino porque más que una carrera de fondo, es, en toda regla, una prueba de obstáculos continuos que hemos de superar, en la mayoría de casos, sin haber entrenado… 

Perfecto, ya tenemos la idea, las ganas, incluso algún cliente amigo que está dispuesto a pagarnos por algo que antes le hacíamos gratis. Aunque lo que acabo de escribir es de las cosas más importantes, recuerden: Idea + Ganas + Clientes (junto con un estudio de mercado), entra en juego la famosa burocracia, y la dificultad de financiación de nuestro país. 

El último informe anual Doing Business del Banco Mundial, versa que es más fácil abrir una nueva empresa en 81 países antes que en España. En nuestro país, para poner en marcha una aventura empresarial, hacen falta 7 procedimientos, 14 días de media, el 5,2% de coste del capital inicial de la empresa y un 13,4% del capital mínimo para comenzar; todas las cifras están bastante por encima de la media de las economías desarrolladas del mundo, incluso dobla algunos parámetros.  

La verdad, me da que pensar. Fíjense en otro dato, según este reputado informe, si se analiza la variable tiempo/coste necesarios para poner una empresa en funcionamiento, España está a la altura de Afganistán, Gaza o Sudán del Sur (con mucho respecto a estos lugares). Sin duda, hay muchas cosas que mejorar. 

Pero en ocasiones, el problema igual ni está en la creación, que ya hemos visto que es todo un suplicio; también existen muchos problemas a la hora de licencias de actividad, de obra, requerimientos medioambientales, pautas legales varias… 

Aún hay más, una vez le explicaba a un amigo extranjero el tema del IVA. Le decía que, si un trimestre te salía a devolver, realmente no te devolvían ni un céntimo, ya que te pasaban un capote que decía: podrá compensarlo al final de año. Sin embargo, si te salía a pagar, tenías unos 20 días para abonar religiosamente la cuantía al Estado. Mi amigo que preguntó literalmente si estaba de cachondeo… Muy a mi pesar, le tuve que explicar que en nuestra patria no vale igual el dinero a devolver que a ingresar, o al menos, no tiene los mismos tiempos de disfrute. 

Más cosas, la gran mayoría de las personas emprendedoras suelen ser autónomos. ¿Saben cuánto paga un autónomo en el resto de países europeos? Luego se los digo, pero primero vamos con España. Pagará igual alguien que facture 25.000 euros a otro cuya cifra sea de 300 euros, sí, así de rotundo, unos 267 euros al mes (y subirá en un par de meses). 

En el país de Rafa Nadal, gratis el primer año, sí, 0 euros… y a partir del segundo se abonarán unas cuotas acordes a la facturación que se vaya consiguiendo y a la tipología de profesión que se tenga. Me parece muy justo el modelo francés, incluso Forbes puntúa con un 9,5 sobre 10 su sistema.

En el país de la pizza, no hay cuota mensual para el emprendedor autónomo, se abonará dependiendo de lo que se facture. Al igual que en Francia, los italianos también distinguen entre las profesiones, aunque con unos porcentajes algo más elevados. 

En el país de la Merkel, la cuota es de 140 euros (seguridad social), más un seguro médico, pero realizan muchas variantes y ventajas a la hora de calcular qué pagarás, es decir, dependerá de si superas los 1.700 euros/mes, de si tienes menos de 30 años… Además, no se abonaría IVA ni IRPF en el caso de que el emprendedor no haya cobrado sus facturas. 

En el país del Brexit, incluso se permiten tener 2 tipologías de autónomos, los que menos ganan, que abonan unas £2,75 a la semana (3,77 euros), y aquellos que ganan más y tendrán que abonar un porcentaje en función a sus ingresos. 

En el país de los tulipanes, abonan 50 euros anuales a la Cámara de Comercio, y unos 100 euros mensuales en concepto de seguro médico, si aunamos ambas cantidades, estamos hablando casi de un 50% menos que en España. 

Como ven, las diferencias son bastante grandes, un emprendedor autónomo debería pagar en función a sus ingresos, a su facturación; nos queremos parecer a Europa pero solo en algunas cosas. En España hay 3.200.000 autónomos, de los que el 62% son personas físicas, es decir, que no están ligados a ninguna sociedad. Pero el dato más demoledor es que el 86% del total, no llega a la base mínima de cotización, es decir, no superan los 893 euros. 

En definitiva, verso que hay que apostar más y mejor por el emprendedor autónomo, no obstante dan empleo a más de 870.000 trabajadores en este país. 

Me reafirmo en el titular, “de mayor no quiero ser emprendedor autónomo”… pero actualmente no cambiaría las ventajas que tiene, ser guionista, director y protagonista de tu propia película de vida. 

Un saludo. 

Rayko Lorenzo.

www.raykolorenzo.com

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha