La portada de mañana
Acceder
El año en el que la gente se dio cuenta de que era pobre
CRÓNICA | 'Nadie quiere romper el Gobierno', por Esther Palomera
OPINIÓN | 'Escenas de la lucha de clases en San Bernardo', por Elisa Beni

Vecinos de Garafía recogen firmas contra la nueva vía Las Tricias-Llano Negro

El trazado del nuevo tramo de carretera entre Las Tricias y Llano Negro previsto en el proyecto pasa por los barrios de Los Barreros, El Castillo, Colmenero, Los Lomitos y Catela.

La Palma Ahora

Villa de Garafía —

0

El Movimiento por la Defensa de la Tierra Garafiana y Alternativas de Progreso Vecinal ha puesto en marcha una campaña de recogidas de firman  en la plataforma change.org contra el nuevo trazado del tramo de la carretera LP-1 Las Tricias-Llano Negro. Hasta la fecha, esta acción, bajo el lema Salvemos el paisaje rural de Garafía, paremos el proyecto de carretera faraónico, cuenta con más de 1.000 rúbricas. 

El citado colectivo, en el manifiesto Salvar lo natural, elaborado al efecto, indica que, tras al “anuncio público del proyecto Nuevo trazado de la carretera LP1 tramo: Las Tricias–Llano negro. Isla de La Palma, vecinos y vecinas de Garafía nos unimos en diciembre de 2022 para informarnos sobre el proyecto, organizarnos y plantear posibles soluciones ante las consecuencias medioambientales, funcionales y de habitabilidad que este proyecto puede suponer para parte del pueblo garafiano”.

Características del proyecto

Señala que “se trata de un nuevo tramo de carretera (una tercera carretera) entre Las Tricias y Llano Negro, pasando por los barrios de Los Barreros (La Tricias), El Castillo, Colmenero, Los Lomitos y Catela”.

Detalla que en total son “seis kilómetros de asfalto” y contará con “nueve viaductos”. El presupuesto asciende a 84 millones de euros y las obras durarán 5 años.

En el manifiesto también se apunta que está previsto expropiar 252 parcelas. Asimismo, 43 bienes patrimoniales se verán afectados.

El redacción del proyecto, indica, cuenta 590.000 euros.

Expone que el proyecto fue ideado en los años 80 para favorecer la repoblación de Garafía.

Añade que el tramo de carretera fue “descartado en 2006 por el Plan Territorial Especial por su alto impacto ambiental, por su alto costo económico y por la mayor necesidad de renovar el tramo existente”.

El proyecto, impulsado por la Consejería de Obras Públicas, Transporte y Vivienda del Gobierno de Canarias “fue relanzado en el 2011 por el Plan de Ordenamiento Insular sin considerar el informe técnico precedente”.

La justificación del proyecto  

La justificación del proyecto redactado por la empresa Evalúa Soluciones Medioambientales, se indica en el manifestó, es la siguiente:

“-Reducción de la distancia de la actual carretera, LP1 Las Tricias-Llano Negro, en más de la mitad del recorrido.

-La disminución del tiempo medio en recorrer el tramo por los vehículos de 12 minutos.

-La reducción de la peligrosidad de la vía.

-La reducción del consumo de los vehículos para recorrer el tramo. Disminuyendo así, la huella de carbono del tráfico.

-La mejora de la conectividad de los pueblos al norte de la actuación con el resto de la Isla y la accesibilidad, posibilitando el generar sinergias socioeconómicas“.

Problemática 

El Movimiento por la Defensa de la Tierra Garafiana y Alternativas de Progreso Vecinal expone en el manifiesto que “el único beneficio que proveería esta carretera es la reducción del tiempo de viaje hacia Puntagorda de 12 minutos para los habitantes de Llano Negro”. 

Considera “un despropósito gastar 84 millones de euros y destruir un paisaje rural para que 625 personas puedan viajar 12 minutos más rápido”.

Sostiene que el 84% de las 253 parcelas y los 43 bienes de patrimonio “se pagarán a menos de 2,50 euros el metro cuadrado”.

Asimismo, señala que “la población de Santo Domingo no se beneficiará del recorte de tiempo ya que seguirá siendo más rápido llegar a Puntagorda por la actual LP-114”.

“No son 12 minutos que van a cambiar la configuración socioeconómica de Garafía. La destrucción del paisaje rural si tendrá un impacto negativo en el turismo rural. La repoblación y la mejora socioeconómica pasa por una mejora en el acceso a los servicios públicos de calidad, que no fuerce el desplazamiento continuo a los municipios más cercanos”,  se expone en el manifiesto.

Este proyecto “no reduce la peligrosidad del tramo actual que seguirá siendo muy transitado por los vecinos de El Castillo, Catela y Hoya Grande, tanto como por los turistas y trabajadores que se dirigen al Roque de Los Muchachos”.

La disminución de “la huella de carbono del tráfico gracias al recorte de distancia no bastará en compensar la inmensa huella de carbono provocada por las obras”.

Etiquetas
stats