Agentes de Frontex vuelven a Canarias para identificar migrantes en situación administrativa irregular

Un cayuco con 72 inmigrantes a bordo, uno de ellos fallecido y tres en estado grave, ha llegado esta miércoles al puerto de los Cristianos, en Tenerife

La Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas, Frontex, enviará siete agentes a Canarias para "ayudar" a la Policía Nacional a identificar y a filiar a los migrantes llegados por vía marítima al Archipiélago. "Frontex aumenta su apoyo a España", anunció la Agencia a través de su cuenta de Twitter. Esta Agencia se creó en 2004 para "ayudar a los Estados miembros de la Unión Europea y a los países asociados a Schengen a proteger las fronteras exteriores del espacio de libre circulación" del espacio comunitario. Este viernes, la comisaria Ylva Johansson se desplazará junto al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a Canarias para abordar junto a las autoridades locales la gestión de la crisis migratoria.

Frontex ha confirmado a este medio que ofrecerá asistencia técnica y operacional a España, para controlar "los flujos de inmigración ilegal y los crímenes transfronterizos", centrándose en recopilar e intercambiar información en la identificación de nacionales de terceros países. Los agentes de Frontex están en Gran Canaria y la operación prevé mantenerse hasta principios de 2021.

Ya en 2006, durante la denominada crisis de los cayucos, España pidió apoyo a la Unión Europea para que pusiera en marcha un operativo entre varios países coordinado por Frontex, con el objetivo de incrementar la vigilancia y controlar la llegada de personas migrantes. La Agencia, con sede en Varsovia (Polonia), realizó su primera misión marítima en Canarias, coordinando a varios países de la UE además de España, como Francia, Italia o Portugal. El operativo HERA consistió en el despliegue de personal especializado en la zona, medios marítimos y aéreos que patrullaban el litoral africano, además de sistemas de satélite para controlar el Atlántico. Este equipo no lo aportó Frontex, sino los países miembros de la UE y la agencia reembolsa los costes del despliegue, tantos de los guardias de fronteras como del transporte, combustible y mantenimiento del equipo. La Agencia europea invirtió 3,2 millones de euros de los cuatro que costó la operación en el Atlántico.

La misión comenzó en agosto de 2006 y se llevó a cabo con fines disuasorios para que las personas que pretendían partir en cayucos o pateras hacia Canarias desistieran. El objetivo se cumplió, ya que de las 31.678 personas que sobrevivieron a la ruta migratoria canaria ese año, se pasó a 12.478 en 2007, 9.181 en 2008, 2.246 en 2009 y a 196 en 2010.

Hasta este martes 3 de noviembre, Canarias ha registrado la llegada de 11.409 personas por vía marítima en 411 embarcaciones. De ellas, 5.328 llegaron en octubre. El mes con mayor flujo de llegadas desde la crisis de 2006. En las últimas semanas ha aumentado la llegada de cayucos procedentes de Senegal, dejando una estela de tragedias en la frontera sur. Entre ellas, el naufragio de una embarcación que partió de Mbour y en la que murieron al menos 140 personas tras la explosión del motor y el hundimiento de la barcaza. Este mismo miércoles, un cayuco con un fallecido y cinco personas en estado grave desembarcó en Los Cristianos, Tenerife.

Etiquetas
Publicado el
4 de noviembre de 2020 - 17:14 h

Descubre nuestras apps

stats