eldiario.es

Menú

Adjudicadas cuatro torres anemométricas para el Consejo de Aguas de Gran Canaria

Estas infraestructuras permitirán el estudio del viento, la temperatura y la humedad con la colocación de aerogeneradores en las desaladoras de Guía, Gáldar y La Aldea, y en la depuradora de Jinámar

- PUBLICIDAD -
E.D.A.R. Jinámar

E.D.A.R. Jinámar Canarias Ahora

El Cabildo adjudicó por 154.000 euros la colocación de torres anemométricas en centros del Consejo Insular de Aguas de Gran Canaria para el estudio del viento, la temperatura y la humedad que permitirán la colocación de aerogeneradores en las desaladoras de Guía, Gáldar y La Aldea, y en la depuradora de Jinámar.

El consejero de Sector Primario, Miguel Hidalgo, anunció este lunes que esta iniciativa se enmarca en el Plan Renovagua del Cabildo, que destinará más de 18 millones de euros para implantar el uso de energías renovables en 26 instalaciones del Consejo Insular de Aguas.

Con esta iniciativa se dejará de emitir 17.423 toneladas de CO2 a la atmósfera y, también, se evitará la importación de 4.700 toneladas de petróleo, además de suponer un ahorro de más de 2 millones de euros al año.

La instalación de estas torres anemométricas, que ha sido adjudicada a la UTE Normawind-Vértigo Montajes Renovables, es previa a la colocación de aerogeneradores en esas cuatro dependencias, a las que se sumarán con posterioridad la desaladora de Arucas-Moya, la depuradora de Guía-Gáldar y la nave de Los Corralillos.

Las estaciones anemométricas son estructuras triangulares metálicas que sirven para verificar el potencial eólico que existe en la zona, por lo que tienen la misma altura que los aerogeneradores, 78 en el caso de la desaladora de Roque Prieto en Guía, mientras que las situadas en Bocabarranco en Gáldar y La Aldea tendrán 80 y la colocada en la depuradora de Jinámar en Telde, 76 metros.

Estas torres metálicas disponen de distintos instrumentos de medición, como anemómetros, veletas, sensores de temperatura y humedad, barómetros, un pararrayos y un sistema de alimentación y balizamiento que permitirán conocer los datos de la velocidad del viento, la temperatura y el nivel de humedad para el correcto funcionamiento y la seguridad de los parques eólicos, que se colocarán en un plazo de seis meses.

El proceso para la instalación de cada estructura, que tendrá en cuenta el posible impacto medioambiental, consistirá en la cimentación de cada torre metálica, la colocación de los instrumentos de medición, del cableado y los armarios de control eléctrico, para acabar con la restauración del terreno, concluye la nota del Cabildo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha